Denuncian actividades paralelas al Ayuntamiento en centros cívicos

Centro Cívico de Arrabal del Sur .
Facua asegura que una asociación recién creada ha estado usando espacios en centros cívicos para atender a consumidores y mediar en los problemas que puedan tener, cuando la competencia es de la Oficina Municipal de Consumo

“Publicidad engañosa”, “uso de espacios municipales sin permiso”, “incumplimiento del reglamento de uso de los centros cívicos”, “reiteración en las irregularidades” y divulgación sin permiso de los logos del Ayuntamiento, además de prestar servicios cuya competencia exclusiva es del Consistorio. Estas acusaciones forman parte de hasta tres denuncias (dos formales y una tercera ampliada, y a las que ha tenido acceso este periódico) presentadas por la Federación de Consumidores de Andalucía en Córdoba Facua por el supuesto uso irregular que ha venido realizando una asociación de consumidores recién creada (en septiembre del año pasado) de espacios públicos en centros cívicos de la ciudad.

En abril, Facua denunció que la asociación de consumidores Crea (que cobra a sus socios una cuota anual de 24 euros) estaba publicitando sus servicios y usando para ello como sede dos centros cívicos, el de Arrabal del Sur y el de Vallehermoso. Facua criticaba que una asociación de consumidores recién creada estuviera usando centros cívicos y prestando un servicio, el de atención a consumidores, que ya oferta el propio Ayuntamiento. Además, lamentaba la situación de discriminación que se creaba con el resto de asociaciones de la ciudad, que no disfrutaban de este privilegio.

El 17 de mayo, la delegada de Participación Ciudadana, Alba Doblas, reconoció a través de un escrito que “efectivamente” se había comprobado cómo esta asociación de consumidores estaba usando dependencias del centro cívico Vallehermoso “sin que se haya autorizado en ningún momento” pero que no lo estaban haciendo en Arrabal del Sur. En su escrito, y en una reunión posterior, Doblas insistía en que “la información, recepción de reclamaciones y mediaciones en las dependencias municipales” habían de ser realizadas “exclusivamente en la Oficina Municipal de Consumo”. Ante ello, la dirección general de Centros Cívicos dio las instrucciones correspondientes para que no se siguieran prestando esos servicios.

No obstante, el pasado 2 de agosto, Facua volvió a denunciar que por segunda vez se estaban repitiendo los hechos. Esta vez, la asociación Crea aseguraba que había solicitado los espacios para atender a sus socios, no al ciudadano. No obstante, en su web detalla que atendería citas al menos hasta el año 2018 (con un calendario perfectamente desarrollado) cuando según el reglamento ninguna asociación puede hacer uso de un espacio de un centro cívico durante más de tres meses. Pasados los tres meses, debe solicitar una prórroga y justificar su demanda.

Facua comprobó cómo en la primera solicitud de esta asociación no se había aportado una memoria concreta sobre su actividad o los socios que componían el colectivo. Ahora, en la segunda solicitud se detallaba que se atendería exclusivamente a los socios, expone Facua, quien reclama que el Ayuntamiento ejecute las “actuaciones oportunas, las inspecciones que procedan, se valoren los hechos y se adopten las medidas necesarias, que en todo caso deberán ser contundentes y ejemplarizantes, para evitar que situaciones como estas se produzcan nuevamente”. De hecho, se extraña de que una asociación a la que ya se prohibió en mayo que siguiera ocupando espacios en centros cívicos haya vuelto a solicitar y conseguir su uso.

Fuentes municipales han asegurado que tras esta segunda denuncia se ha dictado la suspensión cautelar de todos los actos previstos por esta asociación en los centros cívicos hasta que se emita una resolución definitiva.

El responsable de Facua en Córdoba, Francisco Martínez Claus, ha puesto el grito en el cielo y reclamado responsabilidades tanto a los responsables del centro cívico Vallehermoso como a la directora general del área por “no estar vigilante ante este trato discriminatorio” que se ha producido dos veces en breve espacio de tiempo.

Además, también ha denunciado el uso de unos folletos para promocionar sus actividades que cuentan con el respaldo a través de la inserción de un logotipo del área de Participación Ciudadana del Ayuntamiento. Martínez Claus reclama que se aclare este extremo, y si la asociación ha usado sin permiso el logotipo del Ayuntamiento o bien ha sido el Consistorio el que ha permitido su uso.

Etiquetas
stats