El Defensor urge a Córdoba a aprobar una ordenanza que regule el uso de patinetes en la ciudad

Un patinete eléctrico.

En el verano del año 2019, los patinetes eléctricos se multiplican por las ciudades de todo el mundo. Córdoba no es una excepción. Cada día que pasa, más patinetes empiezan a tomar calles, aceras, plazas y zonas peatonales. Cada día, decenas de comentarios se vierten en internet. Peatones y conductores enfadados con tal o cual maniobra. En el verano del año 2019, Córdoba aún carece de una normativa que regule el uso de estos patinetes por cualquier zona de la ciudad. El pasado 7 de agosto, el Defensor del Pueblo en Andalucía, Jesús Maeztu, emitió un informe en el que urgía a ayuntamientos como los de Córdoba a regular de una vez por todas el uso de estos nuevos vehículos personales. ¿Pueden o no circular por las aceras?

Los ayuntamientos de Sevilla y Málaga ya han modificado o aprobado nuevas ordenanzas para regular el uso de estos patinetes, y no sin polémica. La Dirección General de Tráfico (DGT) prometió mediar entre los consistorios, modificando la Ley de Tráfico. Pero con el Gobierno en funciones tampoco lo ha hecho. Mientras tanto, en ciudades como Córdoba no está claro qué pueden y qué no pueden hacer los conductores o usuarios de estos dispositivos. Los policías locales incluso se quejan de que tampoco tienen normativa para sancionar, más allá de recriminar a aquellos que identifican a una velocidad anormalmente alta circulando por una acera.

"Ante ese vacío legal, creemos que los ayuntamientos pueden y deben, hasta que no haya una normativa estatal que contemple su uso, regularlo recordando la prohibición de no circular a una velocidad superior a la del paso de las personas y establecer limitaciones en cuanto a su uso en función de las características de la acera u otros espacios peatonales, aglomeración humana, etcétera", plantea el Defensor del Pueblo en Andalucía, que reclama a ayuntamientos más habitados como el caso de Córdoba que empiecen a tomar medidas.

El Defensor lleva meses trabajando con una queja que ha abierto de oficio y que ya ha remitido al Ayuntamiento de Córdoba. Maeztu arranca afirmando que los ayuntamientos están apostando por "la creación y ampliación de espacios peatonales accesibles en coherencia con un nuevo modelo de ciudad más sostenible, amigable y cercano a las necesidades de la población, que palíe de alguna manera la presión que sufren estos espacios por su ocupación con mesas, veladores, sillas, cartelería de todo tipo y mobiliario urbano de manera abusiva, a lo que se añade la circulación por ellos de bicicletas y nuevos vehículos, tales como patinetes eléctricos, segway, etcétera".

El Defensor insiste en que ha corroborado como a diario "están apareciendo nuevos riesgos" para los peatones que tranquilamente transitan por una acera. "Esta realidad se aprecia cada vez más y está presente de forma acusada en ciudades que, por su casco histórico y paisaje urbano hacen atractivo el paseo por los distintos itinerarios de uso peatonal", señala. Es el caso de Córdoba. "Así las cosas, es difícil entender la permisividad que se produce al carecer de una regularización de estos vehículos que garantice el respeto de los derechos e intereses legítimos de las personas que transitan por los distintos viarios peatonales", lamenta.

El Defensor ha tirado de normativa de tráfico y señala que "parece que existe un vacío legal en lo que concierne a la regulación de los distintos" patinetes que se están incorporando a la vida de las ciudades. Ante ello, y mientras no haya una normativa estatal, le corresponde a los ayuntamientos empezar a tomar medidas".

Sevilla por ejemplo aprobó en marzo su ordenanza. Su normativa sólo dará autorizaciones para circular por el carril bici y por zonas 20 y 30, nunca por zonas peatonales, a los patinetes que carecen de sillín y tienen potencia máxima de 250 vatios. Los patinetes con sillín y más potencia, al ser ciclomotores, quedan relegados a circular por la calzada y requieren permiso de la DGT.

En el caso de Málaga, el alcalde, Francisco de la Torre, llegó a firmar un bando que prevé multas de 200 euros a los patinetes que infrinjan las normas y también a los que se aparquen en cualquier sitio, como estaba ocurriendo.

En Córdoba, mientras tanto, la ordenanza sigue pendiente.

Etiquetas
stats