Comienza a tomar forma el paso de palio de la Virgen de la Trinidad

Respiraderos del paso de palio de Nuestra Señora de la Trinidad, en fase de ejecución | HERMANDAD DE LA SANTA FAZ

El paso de palio de la Virgen de la Trinidad, nuevo y enriquecido en su mayor parte, empezó a tomar forma en la noche del lunes en la parroquia de San Juan y Todos los Santos, donde los hermanos de la Santa Faz montaron los varales con las nuevas incorporaciones de orfebrería que le ha hecho el orfebre José Manuel Bernet siguiendo el diseño del cordobés Rafael de Rueda, que es el autor de la nueva imagen del paso, es decir, del palio, los respiraderos y la mejora de los citados varales.

Así, se ha hecho el montaje de la primera parte del paso, al que aún le faltan los respiraderos frontal y trasero que está terminando de ejecutar en su taller de La Algaba, en Sevilla, el orfebre encargado del proyecto. EL CIRINEO ha hablado con los autores de las nuevas piezas del paso, quienes han explicado los detalles del mismo.

El responsable del diseño, Rafael de Rueda, comenta que se trata de un proyecto que viene de antiguo, pues ya en 2010 se hablaba de esta idea con la hermandad, que deseaba un nuevo palio que fuese “definitivo” y con cierto estilo particular, que fuera distinto a lo que hasta ahora se había visto en Córdoba. La cofradía no le puso más condicionantes de ninguna clase, solo que tuviera un aire alegre y el sello de la Trinidad. De Rueda confirma, por tanto, que tuvo mucha libertad a la hora de enfrentarse al dibujo, que define como “ecléctico”, sin seguir un estilo concreto aunque es obvio que tiene bastante rocalla y el conjunto general tiene un corte rococó.

De Rueda tiene diseñado todo el proyecto completo, aunque solo se han dado a conocer las bambalinas y los respiraderos. Sobre el techo, cuyo diseño la hermandad guarda con celo, De Rueda no quiso dar detalles, aunque este periódico pudo saber que es diferente a lo habitual, sin la típica gloria y con mucha personalidad siguiendo también la línea rococó del conjunto. Están igualmente diseñados los candelabros de cola, sobre los que tampoco quiso dar detalles el autor.

Este año se estrenará la bambalina delantera bordada por sus caras exterior e interior por Jesús Rosado, de Écija, que fue presentada a finales de 2014, aunque la hermandad ha querido esperar a poder afrontar más elementos del paso para sacarla a la calle. El bordador tiene ya adelantadas piezas de la bambalina trasera a falta de montar para estrenarse en el año 2019 según las intenciones de la Santa Faz.

Respecto a la bambalina que se verá este año, Rosado explicó que se trata de “un bordado en muy altorrelieve, da casi aspecto de trabajo de orfebrería”. Por su parte, el fleco combina pasamanería y piezas bordadas con espejos. Algunas de las técnicas que ha utilizado son cartulina, hojilla, muestra armada y paredillas. La cartela central, que reproduce la Coronación de la Virgen, va bordada en sedas y “los jarrones que van en las aberturas de la bambalina van bordados al aire y las azucenas que brotan de esas ánforas están hechas en punto de milanés”, señaló Rosado. Así, ha quedado un trabajo muy bien interpretado con piezas gruesas que dan cierta impresión de ser de orfebrería, como explicaba el bordador, lo que le otorga al palio mucha personalidad.

El color del terciopelo de todas las bambalinas es azul plomo, al igual que el manto de la Virgen, que ha sido confeccionado en los talleres de la Santa Faz y donado por un hermano, al igual que han sido donados los faldones en color rojo cardenal, también hechos en la hermandad y que llevan el mismo color que el techo del palio.

Respecto a los varales, se han mejorado y enriquecido los que ya tenía la hermandad que han quedado con un aspecto totalmente diferente al anterior combinando los colores plata y oro y esmaltes en azul y rojo propios de la Trinidad. La combinación de oro y plata es propia de la orfebrería cordobesa en las piezas de Damián de Castro, que trabajó para la sede canónica de la Santa Faz en el siglo XVIII.

Unas piezas muy significativas del nuevo paso son los respiraderos. Este año saldrá el delantero y el trasero. La característica más especial del frontal es que no tiene simbología pasionista de María sino que es la Adoración de los Reyes la que lo preside en una cartela central con la Sagrada Familia y los Magos en el Portal de Belén. José Manuel Bernet, el orfebre que los está terminando en estos momentos, indica que comenzó en mayo -las piezas de los varales las inició hace año y medio-. La técnica utilizada en el respiradero “es de abultado, dándole relieve, y cincelado, perfilando el dibujo en metal plateado y con paños de oro de 24 kilates con elementos vegetales y rocalla y pedrería” como rubíes, dijo. Además, “algunas piezas van acodadas, que es una técnica del cincelado que hace que sobresalgan algunos relieves”. En el respiradero va incorporado el llamador como elemento decorativo. Así, hay una crestería que por un lado es fija y por otro el llamador.

Los respiraderos laterales no saldrán terminados este año y la cofradía no tiene fecha definida para presentarlos, así que esta Semana Santa irán en madera, pero no en bruto y lisos, sino que llevarán “algo novedoso”, según explicaron desde la hermandad a este periódico.

Por su parte, el autor del diseño se mostró satisfecho de que lo que vaya a salir a las calles de Córdoba esté completamente terminado visto desde frente. “Cuando se diseña un paso, se presenta un proyecto y se presenta una bambalina y pasa tiempo hasta ver el conjunto pero en este caso va a ver la gente cómo queda  con el frontal del respiradero, en el que el orfebre ha hecho un trabajo impresionante, y la bambalina”, por lo que de frente el paso de va a ver acabado en su totalidad, opinó Rafael de Rueda. Por otro lado, también es nueva la parihuela, realizada por Juan Pérez, de Córdoba, en madera y metal.

El paso se seguirá montando cuando lleguen los respiraderos a Córdoba pero permanecerá tapado en la parroquia de la Trinidad hasta que se presente y se bendiga en el altar mayor en la misa de hermanos del Sábado de Pasión.

En otro orden de cosas, la Santa Faz estrenará también este año un nuevo libro de reglas de estilo rocalla del siglo XVIII, restaurado por José Manuel Bernet y que ha sido un regalo de otra familia de la corporación del Martes Santo. Además, se presentarán los paños de bocina del tramo de Virgen bordados por el taller de la hermandad en aplicación y con el mismo diseño que los que el año pasado se estrenaron en el tramo del Cristo, aunque esos eran morados y los de la Virgen irán en tisú de plata, explicaron desde la hermandad.

Etiquetas
stats