Científicos del Ifapa concluyen que se logra mayor rendimiento en cultivos de secano al adelantar la siembra

Un campo plantado de girasoles.

Investigadores del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) de Alameda del Obispo, en Córdoba, han concluido que el mayor rendimiento de los cultivos de secano se logra adelantando la fecha de siembra de los mismos.

Así lo recogen en un estudio en el que, según ha informado la Fundación Descubre, han combinado por primera vez cuatro parámetros agronómicos, y estiman que sembrar 45 días antes eleva la cosecha un 30 por ciento en el girasol, mientras que en el trigo las conclusiones no logran tanta rotundidad.

El trabajo ha implicado combinaciones en el riego, fertilización, fecha de siembra y densidad de las plantas, a lo largo de seis años y centrado en el girasol, según ha detallado el investigador del Ifapa Ignacio Lorite, co autor del estudio 'Improving the sustainability of farming systems under semi-arid conditions by enhancing crop management', publicado en la revista 'Agricultural Water Management'.

Lorite ha explicado que, "al adelantar la siembra se produce antes la floración y, con ello, se reduce la probabilidad de que ocurra un evento extremo de temperatura durante la misma, por lo que el cultivo evita las fechas con mayor riesgo de calor elevado y estrés hídrico".

El grupo de Ingeniería y Tecnología Agroalimentaria del Ifapa cordobés estudia el girasol desde hace más de 20 años, aclarando Lorite que, aunque ha disminuido la superficie de cultivo, el girasol aún es referencia en muchas zonas de secano en Andalucía y, por tanto, adecuado para analizar cómo mejorar el rendimiento en condiciones de sequía.

Al ser imposible cambiar las condiciones meteorológicas, el punto de salida del estudio estuvo centrado en otro objetivo: cómo alterar el ciclo de los cultivos mediante los cuatro parámetros citados.

El riego de apoyo consigue que mejoren sus resultados las otras tres prácticas agronómicas, hasta el unto de que, según los datos del estudio, en años de sequía el riego incluso puede cuadruplicar la cosecha, indicando Lorite, respecto al incremento de la densidad de plantas, que en casos de severa falta de agua, elevarla un 30 por ciento mejora la cosecha en un 15 por ciento.

En el supuesto de sequía o estrés hídrico, no tiene sentido abonar con cantidades elevadas, puesto que el cultivo no lo va a aprovechar, y "es incluso contraproducente", según ha añadido el científico.

En cuanto a la polinización, las temperaturas muy elevadas no la favorecen y, "por eso, un adelanto en la siembra permite que la misma se realice en condiciones climáticas mucho más favorables".

El adelanto de la siembra no se ha producido en el campo andaluz por dos motivos. Primero, al coincidir entonces con la aparición de malas hierbas, que antes no tenían tratamiento y ahora sí. El segundo es el climático, pues "no es posible realizar grandes adelantos en la fecha de siembra por lluvias y bajas temperaturas, pero en un contexto de cambio climático estas condiciones no serán limitantes".

Tras seis años de trabajo en fincas de Carmona (Sevilla), Jerez de la Frontera (Cádiz) y Córdoba, los expertos validan el adelanto de la siembra como mejor opción, con sequía o incluso sin ella, ya que, según ha asegurado Lorite, "en ambos casos los resultados son muy satisfactorios".

El trabajo ha sido práctico y aplicado, y "los resultados son plenamente utilizables por los agricultores y técnicos", indicando el ingeniero que "la siguiente fase empleará todo el conocimiento generado en determinar el comportamiento del cultivo del girasol en condiciones de cambio climático. Igualmente se evaluará el comportamiento de las diferentes prácticas agronómicas en el futuro".

El estudio está financiado por los fondos Feder, y por el proyecto Sustag, dentro del programa Horizonte 2020, y por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA).

Etiquetas
stats