La calle San Fernando estará cortada al menos otra semana tras el derrumbe de la muralla romana

Imagen del derrumbe en la calle San Fernando | ÁLEX GALLEGOS

La calle San Fernando estará cortada al tráfico al menos durante otra semana después de que este martes se viniera abajo parte de la muralla romana a la altura del número 110. Este miércoles, el presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Salvador Fuentes, ha firmado una "orden de ejecución" dirigida a la propiedad del solar donde se produjo el derrumbe. Con esta orden, los arquitectos de la propiedad tienen que trabajar ahora, dirigidos por técnicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo y de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, en asegurar la zona.

La primera medida que se va a llevar a cabo es la construcción de una valla anclada al suelo que sea segura en caso de que se vuelvan a producir nuevos desplomes. Este mismo miércoles, en la zona, se observaban pequeñas caídas de piedras. El objetivo es que esa valla asegure los trabajos posteriores, y que la calle San Fernando recupere la normalidad, tanto de tránsito peatonal como de tráfico, mientras se trabaja en la consolidación de la muralla romana.

Los propietarios del solar son los Marqueses de El Carpio, los mismos con los que linda la muralla por su lado Oeste. De hecho, en este punto se localiza un jardín del palacio que preocupa también. La muralla, ahora al aire, soporta el peso de unos seis metros de altura de terreno vegetal que está empujando a sus piedras.

Ante ello, este martes los técnicos optaron por retirar los escombros de la calle pero no del interior del solar. Esos escombros actúan en estos momentos como sujeción de la propia muralla, según explicaron en rueda de prensa los técnicos. Una vez construida la valla, se trabajará "de manera manual" en la retirada de los escombros. El arquitecto jefe de la Junta en Córdoba, Alejandro Ibáñez, fue muy gráfico al detallar que los trabajos se desarrollarán como una excavación.

Los escombros están compuestos por material moderno y también por sillares romanos. Los trabajos se harán manuales para evitar, primero, que la muralla se siga viniendo abajo, y después para separar el material antiguo del moderno. Posteriormente, se observarán los daños producidos (se han venido abajo unos ocho metros lineales de muralla), se reconstruirán y el objetivo último es que la propiedad construya un nuevo inmueble que a su vez haga como contrafuente, como detalló el gerente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Luis Valdelomar.

El presidente de la Gerencia, Salvador Fuentes, insistió en todo momento en que el objetivo es garantizar la seguridad y descartó que haya más daños en casas colindantes.

La muralla dañada ha perdido entre sesenta y ochenta centímetros de espesor. En total, se calculan unos sillares de unos dos metros de ancho. También en el desplome ha aparecido un arco. Ahora se determinará su origen, si tiene que ver con las casas que ha tenido adosadas o es una conducción de agua más antigua.

La muralla romana de Córdoba tiene una longitud de un kilómetro, desde la Puerta del Rincón hasta la Cruz del Rastro. La mayor parte de su recorrido no es visible, ya que actúa como medianera entre viviendas. Mientras se construye la valla de seguridad las restricciones de tráfico se mantendrán.

Los cortes de tráfico

Tras el derrumbe de la muralla histórica de la capital sucedido en la mañana de este martes a la altura del número 110 de la calle San Fernando, el Ayuntamiento ha adoptado varias medidas de corte del tráfico y desvíos en varios puntos de la ciudad hasta que finalicen las labores de limpieza y desescombro por parte del operativo desplazado al lugar del siniestro.

De esta manera, la recogida en autobús de los niños en los colegios del centro de Córdoba que cuentan con este servicio se efectuará, extraordinariamente, en Ronda de los Tejares. Esta circunstancia ya se ha comunicado tanto a los responsables de los diferentes centros

educativos como a las empresas de transporte que prestan este servicio.

Líneas de Aucorsa

De la misma manera, el tráfico de autobuses de Aucorsa se encuentra temporalmente suspendido en esta zona, siendo las líneas afectadas la 1, 3, 7 y 12. Desde primera hora de esta mañana inspectores de la empresa municipal están informando a los usuarios de estas líneas de los desvíos en las rutas habituales que, en función de los recorridos, se realizan hacia Ronda del Marrubial o Conde de Vallellano.

De esta manera, y tal y como figura en la web de Aucorsa:

LÍNEA 1: Desde Blas Infante (Carlos III) continuará por Agrupación Córdoba, Ollerías, Colón, Vial Norte, Gran Capitán, Ronda de los Tejares, Ollerías a Agrupación Córdoba, donde retomará su recorrido habitual.

LÍNEA 3: Desde Gran Capitán continuará por República Argentina, Conde de Vallellano, Avda. de Cádiz, Puente de Miraflores y Ribera,donde retomará su recorrido habitual.

LÍNEA 7: Desde Ronda de Tejares continuará por Avda. de las Ollerías, Avda. Barcelona, Campo Madre de Dios, a Cuesta de la Pólvora, donde retomará su recorrido habitual.

LÍNEA 12: Desde Ronda de Tejares (C. Caño) continuará por Avda. de las Ollerías, Avda. Barcelona, Campo Madre de Dios, La Ribera a Miraflores, donde retomará su recorrido habitual.

Acerca de la circulación de vehículos en el entorno de la calle San Fernando, esta está controlada desde varios puntos por agentes de la Policía Local de Córdoba que han establecido filtros de acceso y restricciones a la circulación hacia la calle.

Igualmente, el paso de peatones está condicionado por las labores de limpieza y desescombro de la zona afectada.

Etiquetas
Publicado el
16 de octubre de 2019 - 14:22 h
stats