Cae una banda que simulaba accidentes de tráfico para cobrar el seguro

FOTO: GUARDIA CIVIL
La Guardia Civil detiene en Peñarroya-Pueblonuevo a 13 personas en la operación 'Airbag'

Compraban coches de segunda mano que habían sufrido un accidente, cambiaban el bastidor de unos vehículos de idéntico modelo que acababan de comprar y que aseguraban a todo riesgo, simulaban siniestros y luego cobraban la póliza. Así funcionaba la banda de 13 personas que la Guardia Civil ha desmantelado en Peñarroya-Pueblonuevo en el marco de la operación Airbag. Sus 13 integrantes han sido detenidos.

La investigación se ha extendido durante más de ocho meses y en ese tiempo la Guardia Civil ha tenido que revisar cientos de expedientes sobre siniestros de tráfico y sustracciones de vehículos que eran tramitadas y reclamadas a distintas compañías de seguros por los supuestos miembros de la organización delictiva. El transcurso de las investigaciones han permitido ir identificando a los integrantes de la organización, y ha incluido tres registros, dos en talleres de vehículos y una nave industrial, permitiendo recuperar e intervenir 9 vehículos de alta gama.

La Guardia Civil asegura que una vez que los falsificadores cobraban el seguro vendían los vehículos, la mayoría de la marca BMW.

Los agentes aseguran que el “modus operandi” consistía en comprar vehículos nuevos (directamente en concesionarios) o de segunda mano en muy buen estado, al tiempo que adquirían otros de similares marcas, modelos y fechas de matriculación pero muy baratos al encontrase en muy mal estado, normalmente provenientes de accidentes o con deficiencias técnicas.

Una vez que contaban con ambos vehículos, el nuevo lo aseguraban, con una póliza que cubriera explícitamente tanto la sustracción del vehículo como los daños por accidente, procediendo a la sustitución de los números de bastidor de ambos vehículos, de modo que el vehiculo en mal estado quedaba identificado con el número de bastidor del vehículo nuevo y viceversa. Una vez realizado el cambio de los números de bastidor, el grupo delictivo disponía de dos posibles alternativas para realizar el fraude, utilizando una u otra según las circunstancias, unas veces denunciaban la sustracción del vehículo nuevo y otras daban cuenta a la compañía aseguradora de un accidente de circulación simulado.

En el caso de las sustracciones de vehículo procedían a ocultar el coche en algún lugar lo que les permitía incluso poder utilizar el mismo duplicado en un hecho posterior, cuando simulaban un accidente, avisaban a una empresa de grúas para retirar el vehiculo siniestrado y proceder a su custodia hasta ser puesto éste a disposición de su titular.

Según la Guardia Civil, los delincuentes reclutaban a terceras personas, que fuesen de su total confianza para que figurasen como titulares de los vehículos que iban a ser duplicados y tomadores de las pólizas, objeto del futuro fraude, quienes tras el cobro de las indemnizaciones, entregaban el dinero a los integrantes del grupo, quedándose ellos con una cantidad convenida con anterioridad. El caso ya está en manos del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Peñarroya-Pueblonuevo.

Etiquetas
stats