Ayuntamiento y comerciantes de la Corredera se dan marzo para decidir

.
El alcalde se reúne personalmente con los 21 placeros del Mercado de Sánchez Peña y con los vecinos, y asegura que “esto no va a ser una imposición”

Los comerciantes del Mercado Sánchez Peña (el popularmente conocido como de la Corredera) tienen este mes para decidir si se marchan o no a las instalaciones que el Ayuntamiento y Mercasa construirán en el solar del antiguo Cine Andalucía. Éste es el plazo que barajan tanto los comerciantes como el propio Ayuntamiento para tomar una decisión definitiva después de que el propio alcalde, José Antonio Nieto, haya sentado en el salón de plenos a los 27 placeros y les haya explicado detalladamente el proyecto y contestado a sus preguntas.

Los comerciantes le han pedido tiempo al Ayuntamiento para tomar una decisión. El representante de estos, Rafael Cobos, aseguró a la salida de la reunión que ahora se darán unos días para que cada uno de los placeros se piense la propuesta de traslado y que posteriormente se convocará una asamblea en la que votará cuál será su postura. El alcalde, en cambio, ha insistido en que “esto no va a ser una imposición”, y que la propuesta para trasladar a todos los comerciantes al antiguo Cine Andalucía pasa por que exista un acuerdo muy amplio. “No vale con la mitad más uno”, ejemplificó el regidor.

El principal escollo planteado en la reunión por los comerciantes es, precisamente, que muchos de los placeros están endeudados por fuertes inversiones que han tenido que acometer para adaptar sus negocios. Muchos han comprado grandes frigoríficos o vitrinas, por ejemplo, que correrían riesgo en el traslado, aseguran. “Todo el mundo ha entrado reacio” a la reunión, reconocía Rafael Cobos, que ha destacado que Nieto ha contestado a todas sus dudas. “Ahora que cada uno le dé vueltas”, ha insistido, antes de tomar una decisión definitiva.

Otra de las grandes dudas de los comerciantes es qué pasará si deciden no marcharse. El regidor les ha insistido que no quiere renunciar a los más de seis millones de euros de inversión que ha prometido Mercasa y que por tanto sería el Ayuntamiento el que tomaría una decisión, pero ya sin los comerciantes de la Corredera. “Eso lo comprendo”, dijo el representante de los comerciantes.

“El objetivo del Ayuntamiento no es crear problemas”, insistió el alcalde, que destacó que “la propuesta que hemos hecho es la mejor que se podía hacer”. Nieto ha reiterado que “lo más difícil era conseguir la inversión”, y que el objetivo del Ayuntamiento es el de intervenir progresivamente en la zona en lo que ha venido a llamar “hitos de borde”, con actuaciones previstas, por ejemplo, en el antiguo convento de Regina, en las iglesias fernandinas o en el Templo Romano.

Etiquetas
stats