Arranca la negociación de los presupuestos del Ayuntamiento con Ganemos en el no

Concejales de Ganemos en un Pleno | MADERO CUBERO

En estos tiempos convulsos para la política, donde es más fácil romper acuerdos que firmarlos, Córdoba no es una excepción. La capital ha alumbrado 2017 sin presupuestos, al igual que otras ciudades como Sevilla, Málaga, Granada, Cádiz o Almería, cada una con sus propias singularidades. Las dudas que mostró Ganemos (la asamblea dijo que votaría que no) al proyecto de presupuestos diseñado por el cogobierno forzó a aplazar su aprobación inicial, prevista para la última semana del año. Y las dudas, según ha podido saber este periódico, se mantienen.

En la primera semana de enero, Ganemos ha mantenido diversos encuentros con el cogobierno. Se han visto los tres partidos (Ganemos más PSOE e IU), se han visto concejales de la formación verde con la alcaldesa, Isabel Ambrosio, y también lo han hecho con la concejala de Hacienda, Alba Doblas (IU). Pese a las reuniones, sigue sin haber acuerdo.

Ganemos se mantiene, de momento, en el no. Este martes, por ejemplo, se celebra en el Ayuntamiento una importante Comisión de Hacienda a la que en principio el cogobierno quiere llevar una primera aprobación del anteproyecto de presupuestos. En la reunión, los grupos anuncian sus votos (aunque luego pueden cambiar su signo en el Pleno), pero no deja de ser una especie de advertencia. También por parte del cogobierno: llevar los presupuestos a esta comisión significa su intención de convocar un Pleno antes de que acabe el mes para darle el visto bueno a la propuesta.

El caso de Córdoba es singular pero no excepcional. En Cádiz, donde gobierna Podemos, el PSOE ha dicho no a sus presupuestos. En Sevilla, han sido grupos afines a Podemos y a IU los que tampoco los aprueban. En Madrid, donde gobierna Ahora Madrid (dentro está Podemos e IU) el PSOE quiere negociar otro proyecto de presupuestos diferente. En Barcelona, ante la negativa socialista, Ada Colau ha pedido someterse a una cuestión de confianza.

En Granada, Málaga y Almería sus gobiernos dependen de Ciudadanos (el PSOE gobierna en la capital nazarí y el PP en las otras dos), que tampoco le ha dado el visto bueno de momento a las cuentas. Y en Córdoba se depende, principalmente, de la decisión de Ganemos.

En Córdoba la situación es más extraña porque las competencias de Hacienda y quien elabora los presupuestos está en manos de Izquierda Unida. Izquierda Unida, a su vez, forma parte de una coalición nacional llamada Unidos Podemos. Podemos es fuerte dentro de Ganemos, pero no determinante. Y la relación de la IU de Córdoba con Podemos tampoco es idílica. Y todo esto está en juego en una negociación que tiene más trasfondo político que de números.

Fuentes de Ganemos y del cogobierno coinciden en que la clave para el acuerdo está en que se cumplan las 51 medidas pactadas entre las tres formaciones que facilitaron que Isabel Ambrosio se convirtiera en alcaldesa. Sin embargo, también admiten que otra de las claves pasa porque mejore el clima de relación política entre los tres grupos. Ganemos nota que se le excluye de decisiones clave del equipo de gobierno (al que sostiene con sus votos) y el cogobierno lamenta el tono de determinadas intervenciones de los concejales de la agrupación de electores, que han llegado a suspender la gestión municipal en materia de Hacienda del PSOE e IU. No va a ser fácil, admiten las fuentes, que no obstante confían en que no se llegue a la medida extrema de tener que prorrogar los presupuestos del 2016.

Etiquetas
stats