Famosos

Goldie Hawn ha visitado Córdoba. Un taxista le robó un maletín con joyas, dinero y relojes, desconocemos si de la marca Paul Versan. El botín también incluía un ordenador personal desde el que, imaginamos, el próximo año reservará su entrada para los Patios.

Isabel Gemio ha visitado Córdoba. Intervino en el pleno del ayuntamiento para regañar a los concejales por no plantearse si resultan útiles o no, entre otros asuntos graves y trascendentes. Su discurso severísimo lo escucharon los susodichos concejales, los periodistas acreditados y los ciudadanos anónimos debidamente identificados, además de fuerzas del orden presentes en la sala y tuiteros con tiempo libre.

Rafael Nadal visitó Córdoba. El alcalde debió volar hasta Nueva York para traérselo y que participase, así, en la semifinal de la Copa Davis más brillante jamás peloteada. Esta semifinal de la Copa Davis trae cola casi dos años después por un quítame-allá-esas-facturas: nada que no nos suene.

Ana Mato visitó Córdoba y calificó de «turismo sanitario» los recortes en la atención a los extranjeros sin permiso de residencia en España. Espero que las empresas de animación infantil le entregaran sus dossieres de trabajo, que nunca se sabe.

Vicky Martín Berrocal ha visitado Córdoba. Firmó ejemplares de su primer libro, ¿Qué haría Vicky?, en un conocido centro comercial. Más tarde —o más pronto— se fotografió en los puestos de un conocido mercado gastronómico. Aguardamos la crónica de su escapada a Córdoba en su blog de estilo.

Los políticos famosos han visitado Córdoba para presentar sus libros. Miguel Ángel Moratinos ha presentado su libro y Gaspar Llamazares ha presentado su libro, ambos —segurísimo— sobre temas de actualidad candente.

Naruhito no visitó Córdoba, probablemente por la ausencia de novedad editorial que justificase su desplazamiento.

Ada Colau, ya famosa, visitó Córdoba para participar en varias de las actividades de Stop Desahucios. Tiene libro nuevo pero no lo firmó en ningún conocido centro comercial, ni se fotografió en los puestos de un conocido mercado gastronómico, pese a que —suponemos— ingeriría algún alimento durante su estancia en nuestra ciudad.

Como el presupuesto ha bajado, pocos famosos visitarán Córdoba para actuar en La Noche Blanca del Flamenco. El eufemismo para aludir a esta situación se llama «apuesta por los artistas locales».

Visitaron Córdoba, también, José Antonio Griñán y Pablo Alborán, aunque por distintos motivos: uno nos cautivó en concierto y otro inauguró algo, no sé qué cada quién.

Nosotros, los cordobeses, desde mañana entretenidísimos con el juicio a Bretón y las desconexiones de los programas de la tele en las que identificaremos la Avenida del Aeropuerto y los Ministerios y a lo mejor con suerte a nuestra vecina que se desplaza en el 7 y la han pillado de refilón, y antes entretenidísimos con la Cata y las Cruces y los Patios y la Feria y no sé si algo se me olvida pero seguro que sobran días para organizar alguna otra Fiesta Que Realce Mayo, los recibimos con alegría.

Etiquetas
Publicado el
16 de junio de 2013 - 08:00 h
stats