San Valentín: lo más twee

Personas dulces, románticas, idealistas, familiares, a veces ingenuas, con algo de niños y de tierno corazón, vestidas con una estética de colores pastel y elementos vintage que el mundo anglosajón incluye en la tribu urbana twee -que significa dulce y el balbuceo de los bebés- disfrutan de su día grande en San Valentín. La rama rosa pastelosa del 14 de Febrero, por supuesto.

Me refiero al San Valentín de los corazones y los lazos por doquier, de las tarjetas de felicitación y la papelería artesanal, de las flores silvestres y los cupcakes, de los dibujos animados y de las adorables mascotas con las que todo/a twee que se precie quiere mostrarse en las selfies de Instagram.

Pensándolo bien, la parafernalia y el amor universal de San Valentín al enamorado/a, a la pareja, a la familia, al amigo..., nació twee mismamente. Y este febrero de 2015 incluso es twee el anuncio gay del Corte Inglés por San Valentín (plas, plas, plas, muchos aplausos).

Pero, ¿quién ha inventado o detectado el movimiento twee? ¿Quién ha puesto nombre a esa tendencia tan de agradecer de gente amable y feliz que adora a su abuela?

Como ya ocurrió con la Generación X, tan lejana en la memoria, un señor, el estadounidense Mr. Marc Spitz para más señas, escribe el libro "Twee"  y le pone marco y nombre a una realidad que está la calle, porque llevamos años viendo a muchachas en flor que lucen vestidos, diademas, complementos vintage, bailarinas y cuellos bebé, y a chicos con gafas de pasta, de impecable y educado aspecto. Y es Brooklyn (NY), según él, el foco creativo de lo twee como movimiento juvenil que superará al hipster.

Spitz habla de una revolución suave o blanda en la música, los libros, la televisión, la moda y le cine, y cita entre sus figuras más reconocibles y populares a Zooey Deschanel, Kanye West, Bell & Sebastian, Kurt Cobain, Walt Disney, J. D. Salinger, Tavi Gevinson  o Wes Anderson. El batiburrillo es considerable y crece cuando se incluyen series de televisión como New Girll y el gusto por las galletas caseras y las cervezas artesanales y por recuperar series y temas musicales de la infancia.

En cosmética marcas como Paul & Joe, fiel a su inspiración en tiernos animales, son representativas de la estética twee, al igual que las tiendas de artesanía que encontramos en Etsy y en los rincones bohemios de las ciudades.

Incluso el turismo se sube al feliz carro de la ternura, y una ciudad tan atractiva como Córdoba organiza por San Valentín el ciclo Córdoba enamora, con el amor de Ibn Zaydun y Wallada, Besos en los Patios y tapas románticas... Una endiablada confabulación del ángel más twee: Cupido.

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación. 

Etiquetas
Publicado el
7 de febrero de 2015 - 06:00 h
stats