La Bouche Rouge

.

Recargables y sin plástico; lujo con conciencia sostenible, así son las nuevas barras de labios. Como muestra, una de las firmas pioneras: La Bouche Rouge. Es exquisita, personalizable, solidaria (por su apoyo a Eau Vive Internationale, hecha en Francia, con un toque de saber hacer artesanal y oh là là, cara. Sin embargo, puede ser un preciado objeto para conservar toda la vida e ir rellenando de nuestros rojos favoritos.

La Bouche Rouge conjuga el lujo parisino y la responsabilidad medioambiental. Una bella sonrisa no mira hacia otro lado mientras los microplásticos y toneladas de residuos contaminantes están destrozando la Tierra. Por eso, su diseño hace un esfuerzo por abordar el alarmante volumen de envases desechables (se estima que anualmente van a la basura mil millones de barras de labios).

El fundador de La Bouche Rouge, Nicolas Gerlier (https://fr.linkedin.com/in/nicolas-gerlier-1907343b), pasó diez años trabajando en L'Oréal, Armani y Lancôme hasta que sintió la necesidad de emprender una maison de maquillage. En su entrevista en The Cut, Gerlier cuenta que el eje de La Bouche Rouge "es ser respetuoso con el medio ambiente: limitar el plástico al mínimo absoluto (…) Es una mini-revolución en la industria. (…) Nos sentamos con los químicos. Somos exigentes y hacemos sonar la alarma: deja de hacer las cosas de cualquier manera. Queremos hacer las cosas de otra manera. Solo tenemos un planeta".

La Bouche Rogue ha crecido en torno al pilar de sus lápices labiales y es ya una completa casa de maquillaje. Su web oficial (https://www.laboucherougeparis.com) ofrece su gama de barras de labios (más de 25 tonos y tres acabados), máscara de pestañas (en envase de cristal), lápiz para ojos y, próximamente, una línea facial de maquillaje también recargables. Además, su colaboración con la revista Self Service da nombre al icónico tono de la marca, siempre conectada con proyectos alternativos y niche como The Dover Street Parfurms Market (https://www.doverstreetparfumsmarket.com/about-dspm), al que dedica su última edición limitada DSPM (https://www.laboucherougeparis.com/the-reds/dsm/).

"Estamos cultivando nuestra diferencia. Ya no es un "lujo" poder ser consciente del medio ambiente. ¡¿Qué va a pasar en 50 años ?! No quiero dar un sermón sobre la responsabilidad medioambiental, quiero crear el deseo de comprar de manera diferente. Es una pequeña inversión. Quiero que la gente diga: es muy agradable comprar un producto hermoso y conservarlo".

Por todo ello, se puede anotar La Bouche Rouge para los regalos o auto-regalos a la vista.

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestaciónNota:

Etiquetas
Publicado el
25 de septiembre de 2020 - 21:03 h