¿Vas a pedir un préstamo "rápido"?

.

La cuesta de enero ha llegado como cada año. Tras las fiestas navideñas, en las que hemos incrementado nuestros gastos en regalos, comidas y diversión, toca ahora pagar.

Llega el fin de mes y es muy posible que nuestra cuenta corriente esté ya en números rojos. La tentación de solicitar un préstamo "rápido", de los de concesión por internet y por un importe no muy elevado, nos tienta. Son rápidos y de fácil concesión si cumplimos un mínimo de requisitos.

¿Es la solución acudir a este tipo de préstamos? ¿Nos interesa este tipo de préstamos?

Antes de solicitar este tipo de préstamos, debemos conocer y entender todas las condiciones y requisitos que conllevan estos préstamos "rápidos" de bajo importe.

Si navegamos por internet podremos descubrir las diferentes ofertas de entidades especializadas en la concesión de préstamos de importes hasta 6.000 euros, de rápida concesión, tal y como se anuncian.

Lo que más nos puede sorprender es que son préstamos de pequeño importe, de entre 30 y 1.000 euros, pensados para sacarnos de un apuro o imprevisto.

Y es en este tipo de circunstancias en las que tenemos que estar más atentos y vigilantes.

Por lo que podemos comprobar en las diferentes ofertas, son préstamos "rápidos" pero que nos suponen un alto tipo de interés a pagar. La TAE puede llegar a más del 5000% TAE.

Veamos un ejemplo. Por un préstamo de 300 euros a plazo de entre 7 y 30 días tendríamos que devolver 399, por lo que estaríamos pagando hasta una TAE 3112%. Es decir, por un préstamo de tan sólo 300 euros tendríamos que pagar 99 de intereses en un plazo muy corto de tiempo.

La primera conclusión que podemos sacar es que no hay que precipitarse. La rapidez tiene un altísimo coste. Hay que analizar las diferentes comisiones que nos pueden cobrar, bien por la apertura o estudio del préstamo.

Y sobre todo la TAE, es decir, la tasa anual equivalente que es realmente el coste real del dinero que estamos solicitando. En el cálculo de la TAE van a influir el plazo, el tipo de interés y la periodicidad del pago.

Otra vía rápida de conseguir el dinero que necesitamos con urgencia sería disponer del saldo en nuestra tarjeta de crédito, o incluso a través de la tarjeta de crédito fraccionar el pago del dinero que hemos dispuesto.

En estos casos la TAE también suele ser elevada.

Existen préstamos en algunas entidades vinculados a nuestra nómina, incluso sin coste, para ayudarnos ante estos imprevistos. Suelen ser préstamos a bajo interés, incluso sin coste en algunas entidades, vinculados a nuestra nómina domiciliada.

Aunque la mejor solución podría estar en una buena planificación financiera de nuestros gastos, en contar con un presupuesto familiar y en una buena gestión de dicho presupuesto.

Y, cómo no, contar con un ahorro para imprevistos.

Etiquetas
Publicado el
23 de enero de 2019 - 15:15 h