Fondo de emergencia

.

Hasta hace poco tiempo, pocos sabían lo que es un fondo o colchón de emergencia, pero ya en los últimos días hemos ido escuchando en un anuncio de una entidad bancaria cómo se cumplirían nuestros sueños gracias a nuestro fondo financiero.

La curiosidad siempre presente por adquirir nuevos conocimientos nos va a llevar a conocer qué es realmente un fondo o colchón de emergencia, o financiero.

Puede que en un principio nos suene o lo relacionemos con fondos de inversión, podría ser, pero no nos confundamos.

¿Y qué es un fondo o colchón de emergencia?

Un fondo o colchón de emergencia hace referencia al dinero que deberíamos tener ahorrado para hacer frente a ciertos gastos imprevistos que nos pueden surgir en cualquier momento.

Y no sólo para poder hacer frente a esos gastos inesperados, sino también ante situaciones excepcionales en las que por falta de ingresos debemos seguir atendiendo nuestros pagos obligatorios habituales de cada mes.

Pensemos por ejemplo en esos gastos obligatorios que tenemos todos los meses: el pago de la cuota de la hipoteca, del recibo de la luz, el agua, el alquiler, la comunidad de vecinos, colegio de los niños, etc.

¿Qué pasaría si, de repente, dejamos de obtener nuestros ingresos fijos mensuales?

Para poder hacer frente a estos pagos obligatorios debemos estar preparados, deberíamos tener nuestro fondo o colchón de emergencia listo.

¿Y de qué importe de dinero estamos hablando?

Lo ideal sería tener un importe de dinero en el fondo o colchón de emergencia, con la cuantía suficiente para hacer frente al pago de nuestros gastos fijos durante el plazo de entre tres y seis meses mínimo.

Es cuestión de que cada uno de nosotros repasemos cuáles son nuestros gastos obligatorios, de los que tenemos compromiso de pago, y necesarios en nuestra vida.

No será el mismo importe para cada persona, dependerá de las circunstancias personales.

Importante: si empezamos a constituir nuestro colchón o fondo de emergencia, cuidado con el producto financiero que utilizamos para irlo constituyendo.

El objetivo es tener preparado un dinero para casos de emergencia, es decir,  lo que buscamos es mantener nuestro dinero y no asumir riesgos innecesarios para este ahorro.

No tendría mucho sentido querer destinar un dinero para imprevistos y que contratáramos un producto de inversión con riesgo de pérdida de capital ¿no?.

Y tú, ¿tienes ya preparado tu colchón de emergencia?

Etiquetas
Publicado el
4 de octubre de 2017 - 23:23 h
stats