¿Ahorrar es una moda o una necesidad vital?

.

En un reciente estudio sobre el ahorro en Europa, los españoles volvemos a aparecer con una tasa de ahorro medio en los hogares de tan sólo del 4,9%, un nivel muy bajo. Seguimos incrementando el consumo y no el ahorro, parece que no hemos aprendido de lo vivido en los últimos años.

Hemos vivido hace poco una crisis histórica y es posible que volvamos a cometer los mismos errores en la actual situación de desaceleración de la economía. Son muchas las voces que nos siguen recordando la situación de las pensiones y nos animan a ahorrar. Y pensamos que hoy con los sueldos que tenemos es casi imposible, hoy no es fácil destinar parte de nuestros ingresos a eso que llamamos ahorrar.

Volvamos a recordar qué es ahorrar: es la acción de guardar hoy un importe determinado del dinero que recibimos para gastarlo en un futuro cercano o lejano. Es la diferencia entre nuestros ingresos recibidos y los pagos que efectuamos en un espacio de tiempo determinado. La cantidad que se debería de destinar al ahorro debería ser al menos del 10% de los ingresos que obtenemos.

Seguimos pensando que hoy es más difícil destinar este 10% de nuestros ingresos al ahorro; sin embargo, es el momento en el que deberíamos pensar en destinar un porcentaje de nuestros ingresos al ahorro para anticiparnos al mañana.

¿Seríamos capaces de no salir a cenar un fin de semana? ¿Nos compraríamos un móvil más barato y no el último de moda? ¿Compraríamos menos ropa de marcas de moda? ¿Controlamos nuestros gastos habituales? ¿Podríamos hacer un esfuerzo extra una vez al mes?

Sabemos que no es fácil, supone un gran esfuerzo que debe centrarse, con la ayuda de nuestro presupuesto familiar, en conocer nuestros gastos, actuar sobre los gastos superfluos y sobre los gastos variables controlables.

El ahorro debe empezar por controlar los gastos e intentar obtener ingresos extras a través de los activos que tenemos.

¿Y por qué deberíamos realizar este esfuerzo?

Este esfuerzo -recordemos que "el que algo quiere, algo le cuesta"- es necesario para poder alcanzar la independencia financiera y conseguir vivir mejor sin la obligación de tener que destinar todos los meses gran parte de nuestros ingresos a pagar los préstamos del banco.

Cada uno de nosotros tenemos unos objetivos diferentes y unas motivaciones personales, cada uno de nosotros debería destinar la cantidad que podamos a ahorrar. Son diferentes las motivaciones que tenemos, aunque una gran mayoría ahorra para la jubilación, tener un complemento a la posible pensión pública.

Cuando hablamos de ahorrar no estamos diciendo que sea sinónimo de plan de pensiones, no. Pensemos hoy en el mañana y en nuestro presente, en cómo queremos vivir.

Etiquetas
Publicado el
11 de abril de 2019 - 01:16 h