Pin, pam, ¡pum!

.

Ya está. La derecha de la derecha en España lo ha vuelto a conseguir. Ha logrado colocar en nuestras vidas, en todas las tertulias, en los grupos de Whatsapp y en los bares un debate sobre un asunto superado, un consenso que como el de la violencia machista se ha ido por el garete de la demagogia y el oportunismo político.

No, en los colegios públicos de España no se adoctrina. A ningún niño. De nada. De ninguna ideología. Sencillamente es mentira y es un problema que no existe. El mal llamado pin parental que propone Vox (censura parental habría que llamarlo) está planteado para que los padres puedan impedir que en un colegio se den ciertas materias extraescolares que puedan convertir a los niños en gays o lesbianas (supongo que por ahí van los tiros), en peligrosos comunistas, en pequeños etarras o algo parecido.

Desde el siglo XIX, cuando la iglesia entendió que o controlaba los colegios o podría desaparecer, el consenso educativo en España es un oxímoron. Nunca lo hubo y nunca interesó. Pero a pesar de esa multitud de leyes que se han superpuesto una a la otra, hay cierto consenso educativo y los colegios funcionan respetando de una manera admirable a todas las sensibilidades y a todas las minorías. Quizás en Vox no se han enterado, porque nunca han participado en ellos o porque los hijos de los dirigentes van a colegios privados, pero en los centros hay una multitud de organismos de control en los que están presentes los padres. Cada colegio tiene su propio consejo y su Ampa. Son los padres, todos, los que proponen, plantean, critican, reforman y hasta trabajan por mejorar la educación de sus hijos. No es un padre solo, un llanero solitario, el que decide lo que se puede hacer o no en el colegio de su hijo. Vamos a poner ejemplos:

¿Puede un padre musulmán, de ideología wahabita, activar su pin parental y suprimir cualquier actividad extraescolar voluntaria que tenga que ver con la asignatura de Religión católica de los hijos de los padres que sí han optado por ella?

¿Puede un nacionalista catalán, vasco o gallego activar su propio pin parental para suprimir toda la educación en castellano del colegio donde reside?

¿O esto solo vale para los padres de Vox temerosos de que sus hijos aprendan a respetar al diferente y a que hay hombres que se enamoran de hombres, mujeres de mujeres, personas asexuales o trans atrapados en cuerpos que no son los suyos?

Etiquetas
Publicado el
18 de enero de 2020 - 09:49 h
stats