Las cosas de comer

Taquillas de la Mezquita | MADERO CUBERO

Dice el Defensor del Pueblo de Andalucía, citando informes de la Universidad Loyola Andalucía, que la Mezquita de Córdoba supone el 1% del PIB de toda la provincia de Córdoba. Cito textualmente el informe: "El volumen monetario del shock de demanda presenta un doble componente: el del propio conjunto monumental y el del turismo cultural que atrae. El primer componente se ha cifrado en 7,96 millones de euros, distribuidos entre sueldos y salarios (49%) y compras de bienes y servicios (51%), según los datos presupuestarios del Cabildo Catedralicio. En cuanto al segundo, la demanda generada por los turistas culturales en Córdoba se ha estimado en 97,34 millones de euros para el año 2013, de los cuales 66,3 millones corresponden a turistas nacionales y 31,04 millones a turistas extranjeros" (Equipo de Estudios y Análisis Económico de la Universidad Loyola Andalucía y Cabildo Catedralicio, 2015).

No hay duda. Uno de los motores económicos de la ciudad es el turismo. Y la inmensa mayoría de los turistas que visitan Córdoba van a la Mezquita Catedral, un monumento único en el mundo. De hecho, en los hoteles se aloja un millón de turistas al año. La Mezquita es visitada por dos millones de personas al año.

Sobran los datos para saber que una de las cosas que da de comer a la ciudad de Córdoba es la Mezquita. Por eso, es tan sorprendente saber que el monumento, según la Junta de Andalucía, carece de un plan director en vigor. Sí que tiene un documento aprobado en 2003 que no es "exactamente" un plan director. Y que no se puede considerar como tal, según la Junta. El Cabildo lo niega categóricamente y pone la voz en el cielo.

En 2007, el Parlamento de Andalucía aprobó la Ley de Patrimonio más ambiciosa de toda España. Esa ley, de obligado cumplimiento, regula las funciones que tiene la Junta de Andalucía como el organismo supervisor para la protección del patrimonio histórico y arqueológico de toda la comunidad. Para hacerlo, en su capítulo III, establece cómo tienen que ser los conjuntos y parques culturales de Andalucía. Para garantizar su correcta protección, gestión, interpretación y difusión todos los Bienes de Interés Cultural (BIC) con la categoría de monumento (la Mezquita sin duda lo es) deben tener en vigor un plan director "que desarrollará programas en materia de investigación, protección, conservación, difusión y gestión de los bienes tutelados", expone el artículo 79. El artículo 82 añade que la redacción de un plan director es "obligatoria".

La ley es de 2007. El primer borrador del plan director de la Mezquita de 1999. En 2001 ese documento se devolvió para que se reformase, pero desde entonces, y siempre según la Junta, no ha habido ningún documento en valor.

Por tanto, sin plan director, ¿en qué se han basado todas las actuaciones, intervenciones, exposiciones y diferentes usos en la Mezquita Catedral desde 1999? En estas casi dos décadas, la mayoría de las intervenciones, las últimas, las ha financiado y ejecutado el Cabildo. Pero en aquellos años hubo cuantiosas inversiones públicas, como la restauración del crucero de la Catedral, financiadas por el Ministerio de Cultura.

La Mezquita Catedral es patrimonio de la Humanidad. Y es desde luego el principal alimento de la ciudad en estos años. Entre todos, hay que cuidarla. Pero la administración, desde luego, debería haber hecho algo más. Es inexplicable que con la ley de patrimonio en la mano el monumento no haya tenido un plan director hasta que una plataforma no ha preguntado por él y ahora, deprisa, se redacta uno.

Etiquetas
Publicado el
19 de agosto de 2018 - 02:15 h
stats