El método

Mr Chance Nieto se presentó a la campaña electoral de 2011 prometiendo que reduciría el número de altos cargos y gerentes, defendiendo que en Capitulares había empleados públicos, fueran funcionarios o no, de gran valor, que estaban desaprovechados y que, contar con ellos, permitíría ahorrar dinero. Ya se justificó malamente cuando tuvo que nombrar al "fenómeno" Juan Luis Martínez como supergerente para la Gerencia de Urbanismo y la reordenación general del ayuntamiento, o a Carlos Sierra o Antonio Prieto para dirigir Aucorsa y Sadeco respectivamente. En aquel momento, se comprometió a que ya no se traerían más fichajes "extranjeros", pero poco le ha durado esa promesa.

No sabemos si habrán seguido las enseñanzas de El método El métodode Marcelo Piñeyro, pero el alcalde, junto a Terminator Navas, se han lanzado a procesos selectivos en el Consorcio de Turismo y en la Fundación Agrópolis para elegir gerentes. El método Gronholm en que se basa la película hacía visible la forma selectiva de elegir directivos por parte de multinacionales, enfrentándolos en un clima de competitividad, miedo, dudas hasta acabar demostrando lo peor de sí mismos. Los personajes de Eduardo Noriega, Carmelo Gómez o Eduard Fernández acaban paranoicos ante el reto de conseguir como sea el puesto. En cualquier caso, el proceso selectivo puesto en marcha por los peperos no ha tenido en cuenta a los funcionarios de la casa y se ha desarrollado en un clima de oscurantismo y secretismo que para nada es tranquilizante.

Al puesto de Agrópolis se ha comunicado que se han presentado treinta candidaturas pero solo ha trascendido el perfil del seleccionado, del que se ha destacado a su vez su juventud y su larga experiencia, lo cual parece incompatible entre sí. Para la dirección del Consorcio de Turismo, a falta de confirmación definitiva, se elegirá a un funcionario de la embajada en Cuba, que al parecer ha superado en experiencia profesional al resto de desconocidos candidatos. No sabemos si habrá sido determinante pero ambos ser cordobeses. Da la sensación de que esta condición de originarios de la provincia ha pesado mucho. Hay que recordar que Mr Chance Nieto se opuso al nombramiento de Carlota Alvárez como gerente de la Fundación Córdoba ciudad cultural alegando que había que tirar de la cantera cordobesa, a la que consideraba totalmente preparada.

La pregunta es ¿no se ha encontrado en el ayuntamiento de Córdoba nadie capacitado para esos puestos? Como segunda opción, ¿no había nadie en la ciudad para dirigir ambos organismos? ¿Ha sido imprescindible poner en marcha un proceso selectivo parecido al de El método?. Da la sensación de que Terminator Navas, tan cuestionado por los empleados públicos municipales tras su fugaz paso por el Departamento de Personal, desconfía de los funcionarios y pretende montarse su propio equipo procedente del exterior. Su peculiar carrera política pasa también por mantener el cierre y desmantelamiento del IMDEEC, justo cuando más necesario es un organismo ágil para el fomento de empleo y la empresa, habiendo despedido a cinco personas en una decisión que no dudo que será declarada nula por el juzgado de lo social, al tener como única motivación la persecución personal. No sería el primer caso, tras la sentencia que, en tal sentido, obliga al Imdeco a reincorporar a tres trabajadores.

Mientras, el departamento de personal se afana en sacar nuevo puesto de subdirector general, para consolidar la estructura directiva municipal y se enfrenta a una nuevo intento de aprobar una nueva relación de puestos de trabajo, lo que calentará aún más a los empleados municipales. Sumemos a ello el más que inminente e inevitable despido de unos cuarenta trabajadores de la gerencia de urbanismo, la más que posible liquidación de Procórdoba, los procesos de externalización o privatización de los puntos de información turística, el tanatorio de Cecosam o el Complejo medioambiental y la limpieza de colegios de Sadeco y el panorama de la gestión de los recursos humanos municipales anuncia tomenta. Si la tormenta es perfecta, acabaremos con una huelga de basuras.

Los sindicatos con representación en el ayuntamiento de Córdoba deben prepararse para defender la gestión pública, exigir que no se demonice al empleado público y a mostrarse favorables a acuerdos para buscar formas alternativas de mantener la estabilidad económica municipal y la calidad del servicio que se presta. Tienen enfrente a un equipo de gobierno poco tranquilizador, que se esconde detrás de un anteproyecto de reforma de la administración local que está cuetionado por los propios ayuntamientos gobernados por los de la gaviota y que no sabemos cómo acabará aprobándose si es que esto se produce. Un gobierno que va a sufrir una remodelación forzosa ante la sentencia que impide a dos de sus miembros (Reina y Martos) a abandonar su delegación, si no lo arregla Transformer Gallardón. Un gobierno municipal que no duda en intentar llevar el conflicto a un enfrentamiento del empleado público con el vecindario. No sería malo que Bette Sola exigiera que se cambiara el método.

Etiquetas
Publicado el
5 de mayo de 2013 - 11:32 h
stats