La mala educación

Como no sabía a qué dedicar estas líneas que encarecidamente un amigo me suplica en nota manuscrita todo viernes por la tarde consagre al cine, y dada la calidad de la mayoría de las películas que se estrenan, quizá es un buen momento para hablar del cada vez más otoñal tiempo en el que desaparece rápidamente la ropa veraniega, cosa que nos beneficia a algunos y perjudica a otras.

Pero si de hablar del séptimo arte se trata, afortunadamente para mi compañero de pluma siempre podremos echar mano del DVD, tabla de salvación cinematográfica para unos cuantos, ahora que acudir a las salas se ha convertido en un atroz suplicio dada la pérdida de aquello que unos pocos seguimos valorando, a saber, la buena educación, el buen gusto y el respeto al prójimo, por muy imbécil que éste sea. Por tanto hay que suponer que acudir a una sala, ver una película que cuanto menos resulte digerible y que no te moleste ningún primate tatuado se convierte cada vez más en una utopía, concepto que metafísicamente es improbable y humanamente imposible. Sobrecogido, tropiezo con un hecho incuestionable: la población humana aumenta, el número de víctimas del mal gusto cinematográfico se multiplica de forma escalofriante y aterradora y un gran número de cineastas siguen pensando en la trascendencia de sus trabajos, algo ridículo y propio de egos empobrecidos, sobre todo en épocas como la que vivimos. Me permito aquí manifestar un personal parecer sobre lo que creo porque, y esto empieza a asustarme un poco, cada opinión es tan respetable como cualquier otra, sobre todo tratándose de algo tan intrascendente como es esto del cine.

Y no hay más en estos momentos de optimismo algo decaído. Llega el final de esta desilusionada entrada cinematográfica, o lo que es lo mismo, la felicidad para algunos de los lectores del arriba firmante cuya pasión por el cine se limita a la fantasía y deseos de establecer una relación íntima con alguno de sus protagonistas. Imagino que alguno o alguna lo habrá logrado.

Etiquetas
Publicado el
29 de septiembre de 2012 - 08:31 h