Acción por Córdoba: la última bala de Ricardo Rojas

Ricardo Rojas en el arranque de campaña de AxC | TONI BLANCO

"Hoy es una noche histórica para mí", confiesa sin rodeos Ricardo Rojas, candidato de la formación Acción por Córdoba (AxC). Son casi las doce de la noche, está a punto de arrancar oficialmente una nueva campaña electoral a las elecciones municipales con la tradicional pegada de carteles y para Rojas, que ya lleva unas cuantas noches así desde los tiempos de Alianza Popular, la de hoy es, sin embargo, única.

Es única porque, por primera vez, será su cara la que esté estampada en un cartel, del mismo modo que su nombre será el que encabece las papeletas de AxC en los próximos comicios, los primeros a los que Rojas llega como número 1 tras toda una vida dedicada a la política desde la segunda línea en el Partido Popular. Más de 20 años como concejal y otros cuantos más a nivel organizativo de los que hace gala y a los que es imposible no remitirse cuando uno se sienta a escuchar su discurso, trufado en estos últimos tiempos de referentes "cantábricos".

Así que no son ni las doce de la noche y Ricardo Rojas tiene ganas de fiesta y lo mismo puede decirse del resto de su candidatura, un conjunto heterogéneo de hombres y mujeres que, al contrario que su número 1, debutan en esto de la fiesta de la democracia. "Yo la última vez que pegué carteles era sindicalista y tenía que salir corriendo de los grises", bromea uno de los simpatizantes de Acción por Córdoba que ha acompañado a Rojas y a su equipo en la pegada, el tradicional pistoletazo de salida de las elecciones municipales.

"Yo he estado en muchas pegadas pero nunca he sido el protagonista. Hoy sí soy el protagonista y espero que a partir de esta noche Córdoba se dé cuenta de que yo puedo ser su alcalde", afirma Rojas en una entrevista con este periódico, en la que confiesa que, si bien personalmente aspira a ganar las elecciones, si no lo consigue "no pasa nada". "Lo que saquemos, ¡bendito sea! Lo que está claro es que no engañaremos a Córdoba", apostilla el candidato.

"Estoy en el mismo espectro político de Ganemos en Común"

Antes de arrancar posa para la foto siguiendo el consejo de una de las jóvenes que le acompaña en este nuevo reto, que le recomienda que no se mueva mucho, pues se le ven los tirantes. Rojas se ríe y dice que lo que se le ve es la barriga, y entonces es la joven la que rompe a reír. El candidato parece moverse con soltura en estas lides tras más de dos décadas en la vida pública, a la que espera volver en un par de semanas. Lo tiene difícil.

Cuando presentó oficialmente su candidatura a finales de febrero, más de uno se sorprendió. Aquella noche, Rojas y los suyos llenaron los salones del Córdoba Center y hubo quien hizo números: "Si cada uno de los que hay aquí convence a cuatro para que voten por Ricardo, entra en el ayuntamiento", decía uno de los miembros de la candidatura entonces. Claro que la política, como el propio Ricardo, se mueve a un ritmo engañosamente vertiginoso, y dos meses son una vida en este país que viene de un vuelco electoral a la izquierda en las últimas generales.

Rojas lo percibe con claridad y si hace solo dos meses prefería no manifestar a qué bloque apoyaría si llega a tener capacidad de decisión en Capitulares, este jueves sorprendentemente se sitúa "en el mismo espectro político de Ganemos en Común" y pide el voto a quienes pensaban votar por este partido, que no podrá concurrir a las elecciones por decisión judicial.

PREGUNTA. Pero usted entiende señor Rojas que esa afirmación no casa con la de alguien que hace unos meses reconocía que lloró al entregar el carnet del PP, ¿no?

RESPUESTA. Hombre, es que yo le voy a decir una cosa. Yo he evolucionado. Cuando yo dejo el carnet del PP lloro y me preocupa. Claro que sí. Porque he estado muchos años de militante del PP pero me he dado cuenta de que Córdoba no puede ser Córdoba si no hay un consenso o una confluencia. Y ahora mismo los componentes de mi candidatura son personas que no sé dónde han votado anteriormente, si han votado a izquierdas o han votado a derechas. Y si Ganemos en Común no se presenta, yo tengo que decir que AxC puede ser una candidatura que recoja sus iniciativas.

P. Entiendo que está planteando que sería capaz de tomar el testigo de Ganemos e incluso abstenerse para que Isabel Ambrosio sea alcaldesa, como hicieron ellos hace cuatro años.

R. Totalmente. Porque creo en las personas. Yo de lo que no me fío es de los partidos. Nosotros no vamos a llamar a Sevilla y a Madrid para tomar estas decisiones.

El cartel de la formación, que pegan con ilusión los candidatos de AxC dice precisamente eso: "Con las personas". Es el lema con el que concurre una formación que, si bien hace gala de estar conformada por personas sin vinculaciones políticas, ha recurrido a un veterano político profesional para encabezar su candidatura. Él, por supuesto, se distancia del resto y se reivindica como un verso suelto.

"No vengo a pedir un sueldo, cosa que hacen otros"

El candidato de AxC no tarda en expresar su firme decisión de plantear su campaña como un ejercicio para desmantelar la presunta hipocresía que atribuye al resto de candidatos. "Quiero que a partir de esta noche, todos los capitulares que se presenten nos digan cuál es su vida laboral. Yo he cotizado 43 años a la seguridad social y tengo una pensión. No vengo a pedir un sueldo, cosa que hacen otros", afirma.

Rojas señala directamente al resto de candidatos, desde José María Bellido -"todo lo que ha hecho es trabajar en política"-, hasta Pedro García -"terminó los estudios y se colocó en el Partido Comunista"-, pasando por Ambrosio -"que diga por qué mintió diciendo que era maestra"- e Isabel Albás -"que diga por qué fue una comercial y vendía zapatos"-.

P. No hay nada malo en vender zapatos. Seguro que en su lista hay algún vendedor.

R. Claro. Es parlamentaria andaluza, pero todavía no ha dejado el escaño. No lo deja porque quiere asegurarse que salga. Eso es lo que hay que decirles a los cordobeses, hablarles claro, con lealtad. Que el resto de candidatos digan por qué quieren estar en la política cordobesa. Yo lo digo: porque no quiero estar en mi casa.

Tras dejar claro a qué ha venido él, recuerda que éstas no van a ser "unas elecciones de mayoría absoluta" y que es momento de "sentarnos, dialogar y consensuar el modelo de ciudad que queremos".

Para él, lo más urgente es mejorar la limpieza de las calles y trabajar en el turismo, concretamente por el congresual. En este ámbito, además, reflexiona: "Córdoba, con cuatro denominaciones de Patrimonio de la Humanidad, tiene que atraer turismo por sí sola. Pero si le ponemos trabas y decimos que le vamos a poner una tasa a todo turista que venga...".

P. Es una tasa que tienen precisamente ciudades como Roma o París, con las que empatamos en patrimonio mundial.

R. Sí, pero sabe usted lo que le digo, que yo pondría la tasa cuando Córdoba sea como Roma, como Venecia, como París, como Londres...

P. A nivel patrimonial ya lo es.

R. Pero cuando tenga la misma afluencia de público que tienen esas ciudades. Córdoba no está a esa altura.

Y vuelve el Rojas de siempre: "Yo quiero ser el comercial de Córdoba, el que va a viajar para buscar inversores. Tenemos que ofrecer el suelo que tiene Córdoba", razona el candidato de Acción por Córdoba, que expresa su anhelo obviando que, antes de ser el comercial de Córdoba, tiene por delante dos semanas para convertirse en el comercial de su nueva formación. Que esta noche electoral sea una victoria en sí o un diploma dependerá de su puntería. Y Rojas se ha ido quedando con las balas justas. Quizá la última.

Aunque, a decir verdad, para hacer diana solo hace falta una bala.

Etiquetas
stats