Willy, en busca de la puntería perdida

.

El delantero vive del gol. Eso es indiscutible. Por mucho que pueda parecer un tópico y que el fútbol evolucione en tiempo, fondo y formas, al final siguen primando los números, y la carta de presentación de cualquier ariete es su rendimiento ofensivo. Luego, el nivel de juego le exigirá aportar en otras características del sistema, pero lo fundamental pasa por la cantidad de veces que el futbolista logra ver portería. Es algo con lo que hay que convivir y, desde luego, para armar proyectos potentes es básico contar con jugadores con la pólvora a punto. Y eso es justamente lo que está tratando de conseguir el Córdoba, que encara la recta final de su puesta en marcha para el inicio de la campaña. Por lo visto en lo que va pretemporada, el salto de calidad es notorio en el plantel blanquiverde, que parece haber encontrado el equilibrio atrás y la consistencia en el centro del campo. Por tanto, únicamente restaría ajustar cierta regularidad en la producción de ataque.

A día de hoy, el conjunto de Juan Sabas cuenta con dos efectivos naturales en la punta de lanza: Piovaccari y Willy Ledesma. Dos jugadores con una experiencia contrastada y que aterrizaron en el club en el mercado de invierno del pasado curso, ambos desde Segunda División, y con el propósito de otorgar ese plus de calidad que necesitaba en aquellos momentos el equipo dirigido por Raúl Agné. Sin embargo, lo cierto es que los refuerzos no terminaron de cuajar, y el peso goleador lo asumieron en la recta final jugadores como De las Cuevas, Javi Flores, Carlos Valverde o Iván Navarro. De hecho, ninguno de los dos delanteros consiguieron ver puerta en los encuentros que pudieron defender la blanquiverde. Eso sí, cabe recordar que Willy apenas pudo participar en tres partidos, mientras que el italiano sí que estuvo en seis, aunque con molestias físicas en la mayor parte de ellos.

Por tanto, con el reinicio del nuevo curso se espera una revolución y una mejora en el rendimiento. Y lo cierto es que Piovaccari ya pudo quitarse la espinita del gol con un doblete ante el Algeciras para su cuenta particular, la cual aumentó con un tanto más en el último choque frente al Pozoblanco. Sin embargo, el que aún no ha podido estrenarse es el pacense, que aún así ha participado, con mayor o menor acierto, en todos los amistosos disputados hasta la fecha. Pese a todo, experiencia no le va a faltar, pues el jugador acumula muchas temporadas en las que ha tenido que batirse el cobre con multitud de compañeros en dicha demarcación, demostrando finalmente que sabía encontrar el camino al gol. Talento no le falta, actitud y veteranía, tampoco, por lo que Sabas continuará exprimiendo sus capacidades para volver a ajustar una mirilla que, hasta la fecha, anda torcida.

Todo ello al tiempo que el equipo prepara su quinto amistoso de preparación. En una semana convulsa, en la que se han suspendido hasta tres choques (Ciudad de Lucena, Linares y Extremadura) a causa del Covid-19, el Córdoba viajará este sábado hasta El Palmar para medirse al Atlético Sanluqueño. Una nueva oportunidad para que Willy se reencuentre con el gol, sumándose a la dinámica positiva en la que anda inmerso el equipo. Es innegable que armas de ataque no le van faltar, ya que, además de los dos mencionados, el técnico madrileño contará con hombres como Samu Delgado, Moutinho, De las Cuevas o Carlos Valverde para potenciar la dinámica goleadora. Además, la dirección deportiva sigue trabajando para apuntalar la delantera. Y por ambición tampoco será, ya que la intención del equipo encabezado por Miguel Valenzuela y Juanito es incorporar a un delantero sub-23 y a otro de mayor edad. Y mientras se concreta, el de Torremejía tratará de encontrar al fin su puntería perdida.

Etiquetas
stats