Otro último día de estrés

Juanito, en la sala de prensa de El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Por delante tiene sólo un puñado de horas. Aunque esta vez es aplicado vuelve a ser, en cierto modo, el estudiante que deja todo para el final. Cierto es que la mayor parte de los deberes están hechos desde tiempo atrás -y no poco además- pero también su necesidad de culminar la tarea antes del examen. La evaluación continua es compleja y más vale estar preparado para no suspender. El hecho es que el Córdoba, y todavía más -casi seguro- su afición, se dispone a vivir otro último día de estrés. No tanto por el típico nerviosismo del estudio distraído sino porque faltan los detalles finales. Dicho de otra forma, ya alejada del símil académico, el club califal encara de nuevo el cierre del mercado de fichajes con asuntos por resolver. Tanto es así que, si se cumplen las expectativas establecidas, son hasta cuatro los movimientos que pueden producirse durante este lunes: tres incorporaciones y una salida.

En torno a El Arcángel la sensación es de sobra conocida. Son las horas finales y aún restan piezas por sumar al engranaje. La dirección general deportiva, y dentro de ésta la específicamente dedicada al primer equipo, tiene la tranquilidad de haber dejado la plantilla casi hecha con semanas de antelación. Bernardo Cruz fue el último en llegar y de eso hace casi un mes -cuando todavía faltan dos semanas menos un día para el inicio de la temporada-. Con todo, existe la intención de completar el bloque para tener máxima garantía a la hora de encarar una atípica -y desconocida-, así como compleja campaña en el Grupo IV de Segunda B -primero en el subgrupo B y tal-. Por tanto, la entidad persiste en su idea de sellar al menos dos fichajes más para culminar la tarea de ambiciosa reconstrucción del conjunto dirigido por Juan Sabas. El objetivo principal, por cierto, es el que suele ser: la delantera.

La parcela ofensiva es la que más ocupa -y casi preocupa- a la entidad desde tiempo atrás. Máxima es la confianza en los dos arietes con que cuenta el equipo por ahora. No hay dudas sobre el potencial de Piovaccari y Willy. Sin embargo, desde la dirección general deportiva se entiende necesaria la llegada de al menos un atacante más. Y no sólo por el factor numérico, que también claro está, sino por la cantidad de recursos de distinto tipo. De ahí que el Córdoba no cierre la puerta a un jugador mayor de 23 años, si se da la opción, pese a que no cuenta con licencias libres en este sentido -son 16 en Segunda B y las 16 están otorgadas o apalabradas-. Por tanto, la insistencia en dar al entrenador nuevas armas en ataque provoca que haya probabilidad -y más elevada con el avance de los días- de que se produzca una baja postrera.

Sobre el papel, el conjunto blanquiverde mantiene su interés primordial en la llegada de Diabate. Eso sí, no se cierra a otras de las muchas cartas que tiene en la baraja -al menos según el discurso oficial desde antes de junio, y más-. El delantero natural de Costa de Marfil, que el pasado curso militó en calidad de cedido en el Sevilla Atlético, representa el mayor objeto de deseo del cuadro califal desde hace semanas. Pero su incorporación, bajo préstamo en principio -y al final como quien dice-, no resulta nada sencilla. Básicamente porque el Mallorca se posiciona contrario a la pérdida de sus derechos federativos mediante traspaso con cláusulas a posteriori y el futbolista, hasta ahora, se niega a renovar el año de contrato que tiene con la entidad balear para salir por una temporada a otro club. Dice no sentirse valorado en Palma.

Precisamente esa disquisición es la que conlleva que el Córdoba todavía no tenga ese otro hombre de ataque que ansió durante todo el verano y ya después en el comienzo del otoño. La problemática condujo al club a sondear otras opciones establecidas en la agenda de la dirección general deportiva, como puede ser el veterano Isaac Aketxe o Berto González. El primero no necesita carta de presentación pero sí requiere un dato aclaratorio: al ser mayor de 23 años, su contratación obligaría la salida de un jugador de la plantilla. Un doble movimiento éste que parece tener preparado, por si hubiera de darse, la entidad. Hasta el punto de que Juan Gutiérrez Juanito, director deportivo del principal cuadro califal, aseguró que el futbolista que puede verse afectado está al corriente de la situación. El segundo, por cierto, es un canterano del Sporting de Gijón que recientemente entró en convocatoria del primer conjunto asturiano. Visto lo visto, está claro, no queda más que esperar acontecimientos en otro último día de estrés.

Etiquetas
stats