Los récords caen y el Córdoba se levanta a falta de cinco

Uli Dávila, autor del gol del Córdoba en Barcelona. FOTO: ÁLVARO CARMONA
El equipo blanquiverde, ahora el que está más en forma de todos los candidatos al play off, depende de sí mismo en una Liga loca

A “Chapi” Ferrer le pillaron las cámaras en la grada del Colombino, presenciando el Recre-Numancia. El domingo, tras una paliza de más de diez horas en autobús tras la hazaña en Barcelona (0-1 al filial culé), el técnico realizó una suave sesión de entrenamiento con sus hombres. No quiere el catalán perder el tiempo. Los futbolistas, extenuados tras una campaña durísima, tampoco están dispuestos a desperdiciar así como así una oportunidad histórica en un campeonato histérico. Después de haberse metido en la boca del lobo y verle hasta la última muela, el Córdoba ha renacido con una racha sensacional: en el Miniestadi logró su tercera victoria consecutiva lejos de casa, algo que no sucedía desde hace 54 años. Llevan, además, seis partidos sin conocer la derrota y eso supone la mejor marca del actual curso. Los récords caen y el Córdoba se levanta. La transfusión de ánimos que han supuesto los resultados de las últimas semanas puede tener un valor incalculable.

Con 14 puntos de 18 posibles, los cordobesistas han logrado algo impensable hace un par de meses: depender de sí mismos para alcanzar una plaza en el play off de ascenso. Ahora mismo tienen 53 puntos, los mismos que el Sporting y el Recreativo de Huelva. Todos están apiñados en el entorno del sexto lugar, aunque viviendo momentos de distinto calibre. Lo de los onubenses ya lo pudo ver Ferrer en directo. Un triste empate casero ante el Numancia y pitada de un graderío en el que se detectaba un ínfimo estusiasmo. Y el Sporting, que elucubraba con un ascenso directo el día que recibió al Córdoba, anda ahora con los niveles de desesperación disparados. Tras caer en Alcorcón (1-0) han echado a Salmoral y han recurrido al “Pitu” Abelardo, que estaba en el filial asturiano, para dirigir los últimos cinco partidos. Se avecina un tramo final de verdadera locura.

Efectivamente, son muchos los rivales directos en la pugna por agarrar una de las plazas que van desde la tercera a la séptima (el Barcelona B, metido arriba, no cuenta para las eliminatorias de ascenso), pero el Córdoba puede decir ahora que su presente es más ilusionante. Ha conseguido algo tan difícil como una regularidad en los resultados y en Barcelona, además, una actuación de las que dejan huella. Batir al equipo azulgrana -que llevaba nueve semanas sin perder y sólo tres goles encajados en ese periodo- de un modo convincente ha reportado a los de Ferrer una buena dosis de prestigio. Al Córdoba ya lo miran de otra manera. Se lo ha ganado. Ahora tratará de conservar esa dinámica apelando al calor de los suyos. El club se apresuró a lanzar una campaña de entradas a precio reducido y regalo de localidades para ver al filial, que ha logrado una histórica permanencia en Segunda B en el año de su debut. El domingo todo apunta a una fiesta en las gradas, aunque de muros para adentro se mantiene una actitud de cautela extrema. Ferrer y los suyos tienen por delante cinco citas para conseguir lo que parecía imposible.

Zaragoza (casa): El próximo domingo, a partir de las 12:00, el Córdoba recibirá a un equipo al que le quedó claro después del último fin de semana que lo suyo es agarrar cuanto antes la permanencia para evitar una hecatombe. Los de Víctor Muñoz (que suplió a Paco Herrera) cayeron ante la UD Las Palmas por 1-2 en La Romareda, donde apenas se congregaron 9.000 espectadores. Fuera de casa, los aragonenes tienen números de descenso en la segunda vuelta. Tienen 47 puntos, a cuatro del descenso y a seis del play off.

Tenerife (fuera): En el Heliodoro vivieron un arranque de Liga espantoso, pero en la segunda vuelta la reacción ha sido espectacular. Los insulares han ido remontando posiciones poco a poco hasta meterse en zona de play off, que conservan pese a que el pasado fin de semana cayeron en casa ante un Girona (0-1) al que se daba por muerto y que ahora piensa en la salvación. El Tenerife es ahora sexto, con 54 puntos.

Real Madrid Castilla (casa): Tiene 42 puntos y las puede pasar canutas para conservar la categoría, pues se ha ido desinflando después de protagonizar una reacción brutal tras el cambio de entrenador (Toril fue despedido y su plaza la cubrió Manolo Díaz). El filial blanco empató este fin de semana en Valdebebas con el Jaén (1-1) y lleva siete jornadas sin vencer. Está, pese a todo, a sólo dos puntos de la permanencia.

Recreativo de Huelva (fuera): Un derbi andaluz entre “hermanos” que podría tener muchísimo en juego. Los albiazules tienen ahora exactamente los mismos puntos que el Córdoba, 53, y pasan por un momento irregular. Son, pese a todo, uno de los pocos equipos que ha permanecido durante todo el curso en la órbita del play off sin tener caídas drásticas. El conjunto que entrega Sergi Barjuán no ha ganado en las últimas cuatro jornadas y está en su peor posición desde la jornada tres.

Mallorca (casa): Para terminar, uno de los fiascos de la temporada. Hoy por hoy, con 44 puntos sumados (a uno del descenso y a nueve del play off), el equipo bermellón tiene una crisis de dimensión descomunal (deportiva, económica, institucional) sobre sí. Dispone de un plantel con nombres reconocidos, pero no ha manejado la peculiar presión de la Segunda División y se ha metido en un embrollo. Podría llegar a esta jornada final jugándose la permanencia.

Etiquetas
stats