La Policía llama a testigos para identificar al agresor del árbitro

El joven árbitro, ante los periodistas en la Clínica del Deporte | RAFA ALCAiDE
La víctima, de 15 años, aporta un parte de lesiones y el acta arbitral en su denuncia en la Comisaría, mientras los agentes inician la investigación para dar con el autor de los hechos

La Policía Nacional de Córdoba ha llamado a declarar a varios testigos para tratar de identificar plenamente al supuesto agresor de un árbitro de 15 años en un partido de fútbol entre alevines disputado este domingo en el campo de césped artificial de Fátima. Fuentes policiales han confirmado a este periódico que en este momento los agentes encargados de la investigación están instruyendo las diligencias oportunas después de que a las 14.00 de hoy el joven árbitro, de 15 años, interpusiera la denuncia correspondiente en la comisaría.

Las fuentes han detallado que el joven árbitro ha aportado el acta del partido, disputado entre el Salvador Allende y el Calahorra, un parte de lesiones (tuvo que ser atendido en el hospital tras recibir un puñetazo en la cara) y su propia declaración. El denunciante ha acusado directamente a una persona (la misma que señala en el acto del partido). Ahora, los policías tratan de "identificar plenamente" al supuesto agresor recogiendo el testimonio de diversos testigos, en su mayoría asistentes al partido de fútbol.

La investigación está en fase incipiente y aún se desconoce de qué se le acusará al agresor. Según ha podido saber este periódico, lo más probable es que el supuesto agresor acabe acusado de una falta de lesiones y otra de amenazas. En ese caso, árbitro y agresor se verían ante el juez en los próximos días, ya que estos casos se instruyen por juicios rápidos.

El joven árbitro G.  A. C., de sólo 15 años, denunció una agresión durante el transcurso del partido de la cuarta categoría alevín entre el Salvador Allende y el Calahorra por parte del entrenador de este último equipo, identificado en el acta con las iniciales F. J. A. P. Sin embargo, éstas no se corresponden con el responsable técnico de este equipo, que ni siquiera se encontraba presente en la instalación, según confirma el presidente de la Federación Cordobesa de Fútbol, José Santiago Murillo.

Se trataría, por tanto, de un caso sancionable de suplantación de personalidad al incluir con una ficha a otra persona que, al parecer, podría ser el presidente del club. Ante lo confuso de la situación, se producirá un careo en las intalaciones de la Federación Cordobesa de Fútbol para esclarecer la identidad del autor de la agresión denunciada por el árbitro. "Tenemos que llegar a una solución cuanto antes y atajar de manera radical este caso, que es una auténtica vergüenza para el fútbol", declara Santiago Murillo, quien anuncia que el organismo que preside se personará en la acusación "porque todos tenemos que unirnos para erradicar esta lacra".

Etiquetas
stats