El Peñarroya sobrevive en Sevilla

.

Otro pasito más. El Climanabas Agrometal Peñarroya parece haber vuelto a encontrarse con su mejor versión, y este sábado sumó una nueva victoria para su palmarés que le permite seguir creciendo en el Grupo D-B de la Liga EBA. No estuvo exento del sufrimiento, pues el Betis le puso contra las cuerdas en más de una ocasión, aunque los peñarriblenses supieron aguantar el temple para llevarse los puntos de suelo hispalense.

Las sensaciones vuelven a ser positivas en el conjunto minero y eso se pudo comprobar una vez más de inicio en el Polideportivo Municipal Juan Ramón López García de Sevilla, pues los cordobeses arrancaron el duelo con intensidad y acierto ofensivo. Y todo fruto de la última novedad del club, que fue dueño y señor del partido durante todo el primer periodo. En efecto, el recién llegado Christian Okolie parece haberse adaptado a la perfección y ya incluso se echa el equipo a la espalda. Suyos fueron quince puntos (con un inmaculado 7/7 en tiros de dos) en los primeros diez minutos, los cuales permitieron que el primer parcial se resolviera a favor de los visitantes por 14-22.

Sin embargo, las rotaciones fueron haciendo mella en el Peñarroya, que más allá del pívot alemán no encontró otro flujo de anotación durante todo el primer tiempo. El Betis comenzó a tomar el control poco a poco, a través de un meritorio juego coral en el que brillaron Hao (9 puntos) y Sarabia (8), y que les permitió ir recortando las distancias de manera paulatina. Constantes errores en el triple y en la línea de tiros libres impidieron sumar progresivamente a los cordobeses, que aun así lograban mantener el tipo camino de vestuarios (27-31).

La pausa sentó extraordinariamente bien a los de Juanra Guzmán, que volvieron a enchufarse al partido en el segundo acto. Ahora con Caballero y Fall como focos anotadores, el conjunto minero volvió a hacerse con el control de la situación y a imponer su ritmo de juego, al tiempo que conseguía detener una y otra vez el despliegue verdiblanco. El parcial ahora se completó en un 11-18 que dejaba bien encarrilado el partido de cara al tramo decisivo.

Sin embargo, no hay que dar nada por hecho, y menos aún ante un filial. El segundo equipo bético quería apurar sus opciones y de nuevo volvió a la carga competitiva en los últimos diez minutos. Tocaba sufrir en un choque que se igualó mucho, aunque la solvencia visitante acabó imponiéndose, otra vez con Okolie, que se fue hasta los 21 puntos y rebotes, como guía en ataque, para el definitivo 52-58.

Etiquetas
stats