Pablo Alfaro: “A este equipo se le debe exigir mucho”

Pablo Alfaro, en un entrenamiento del Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Cambiar el rumbo. Los últimos resultados y la mala dinámica cosechada por el Córdoba ha obligado a la dirección deportiva blanquiverde a tomar decisiones drásticas. Por ello, a lo largo de esta semana, se ha anunciado la permuta en el banquillo ya que Juan Sabas rescindió el contrato que le vinculaba con la entidad cordobesa, mientras que Pablo Alfaro aterrizaba en la capital califa para comandar la primera plantilla. El técnico maño debutará en el próximo partido ante el Real Murcia. Un encuentro que se antoja una verdadera final tras el bache acaecido en las últimas citas ligueras. Por ello, el ex central del Sevilla ha pasado por sala de prensa y valoró el trabajo que sus chicos han realizado en las tres sesiones que ha podido dirigir. “Cada uno en su función tienen que dar el máximo”, explica.

Y es que Pablo Alfaro llegó a Córdoba el pasado jueves por la mañana, firmó su contrato, se presentó ante los jugadores y se enfundó la ropa de trabajo para intentar preparar el partido ante el Real Murcia lo mejor posible. “He tenido poco tiempo. Cuatro sesiones, pero con los informes que cosechaba ya tenemos una idea más completa. Vamos teniendo más información de cómo somos y el nivel humano del vestuario aún con todas las restricciones. Hay que sacar el máximo rendimiento en el menor tiempo posible. Con trabajo y esfuerzo vamos conseguirlo”, explica un técnico que se encontró con unos jugadores moralmente bien después de la salida de Juan Sabas, aunque “a nadie le agrada un cambio de entrenador. Es sinónimo de que se buscan cambios, pero también tengo que decir que no es un vestuario anímicamente tocado. Viene el equipo de entrenar y tienen muchas ganas de ganar el mayor número de partidos posibles. Esa actitud tengo que potenciarla para poder conseguir el objetivo”, apunta.

Sin embargo, ha cambiado la filosofía en el banquillo y el maño anuncia permutas inmediatas en el once que pisará el Estadio Enrique Roca. “Algún cambio sí que habrá. Estos serán creyendo en el buen fin del grupo, pero el futbolista del Córdoba tiene que saber que el trabajo tiene su recompensa y que las alineaciones se van a repetir muy pocas veces. Es, a fin y al cabo, una carrera entre sus compañeros y consigo mismo”, además que esto contribuirá al ambiente del vestuario debido a que “el futbolista que no era tan habitual ahora ve una luz al final del tunel y el que sí quiere mantener el puesto. Queremos intentar tener un sello propio, sin tirar lo bueno que tiene el equipo” ya que “esto se trata de competir. No le puedo pedir a mi mediapunta que trabaje la defensa a balón parado. Cada uno en su función tienen que dar el máximo”.

Aún teniendo poco tiempo para realizar su trabajo, Pablo Alfaro ha incidido en el rival durante estas cuatro sesiones y parece que los futbolistas se lo han tomado al pie de la letra. “En esta semana he buscado cambiar los hábitos para que haya un cambio. Están -los jugadores- con las orejas tiesas y con ganas. El entrenamiento ha sido muy bueno y yo doy la alineación dos horas antes del partido para que todos tengan la ilusión de que pueden jugar”, aunque avisa del potencial pimentonero. “Tenemos que ser capaces de taponar ese caudal ofensivo. Es fundamental y es verdad porque hablamos del máximo goleador, pero son situaciones y estadísticas no muy concluyentes. Sí que indican la efectividad que tienen de cara a gol”, agrega un maño que analiza en profundidad al Real Murcia de cara al partido de mañana. “Llevan varios años jugando con los mismos planteamientos y son un equipo muy competitivo. Saben cuáles son sus fortalezas e intentan que sus carencias no sobresalgan. Son fuertes en ese potencial ofensivo porque tienen delanteros contrastados y hombres que en la categoría son importantes”.

Por otro lado, Pablo Alfaro admitió en su paso por sala de prensa que necesita “equilibrio” para dominar el balón, por lo que “buscaremos una situación equilibrada, le daremos mucha importancia a la gente con talento y potenciaremos nuestras virtudes para minimizar las del rival. Para tener el balón hay que quitárselo al rival”. Asimismo, el maño quiere que el refrán entrenador nuevo, victoria segura se haga efectivo este domingo en el Estadio Enrique Roca. “Ojalá se cumpla el dicho. Vamos a intentarlo y que el siguiente partido lo sea también. Tenemos que ser conscientes de que no se gana fácil a nadie. Hay que quitarse los temores y ataduras para ser el equipo que debemos ser. A este equipo se le debe exigir mucho”, admite un Alfaro que llevará a los 22 jugadores disponibles a tierras murcianas. “Nos vamos a ir todos para Murcia. Es el primer viaje y quiero que convivamos todos. A partir de ahí y una vez pasemos la puerta de la nueva Condomina entraremos con todos los efectivos posibles”.

Etiquetas
stats