‘Overbooking’ para el próximo vuelo

Carrión, seguido por sus jugadores en la Ciudad Deportiva | ÁLEX GALLEGOS

Ni uno, ni dos. De golpe da nueve pasos adelante. La relativa escasez de efectivos, que en realidad no fuera tal, es asunto completamente resuelto. Porque de tener un plantel a medio construir pasa a gozar de un colectivo más amplio de lo habitual. Es el efecto de la gran oleada de movimientos que hiciera pública a lo largo de un domingo intenso y alocado. Hasta 28 futbolistas son los que ocupan el vestuario del Córdoba en este momento, después de que confirmara todos los fichajes y las renovaciones que fueran conocidas con anterioridad. Dicho de otro modo, el próximo vuelo, el de la temporada 2017-18, del conjunto blanquiverde presenta un claro overbooking. Una situación que tiene dos vías de solución. La primera no es otra que dar salida a como mínimo dos jugadores con contrato. Esa medida es además obligada, dado que la entidad baraja realizar nuevas incorporaciones: se producirán al menos dos más. La segunda opción para rebajar el número de pasajeros es, conocida y habitual, otorgar ficha del filial a algunos integrantes del B de cuantos recibieran su ascenso por parte de Luis Miguel Carrión.

Tenía el Córdoba la intención de anunciar su colección de fichajes el viernes. Ese día era 30 de junio y correspondía, por tanto, al cierre oficial del anterior curso y el inicio del venidero. Pero el inesperado giro en la contratación de David Rodríguez, cerrada casi al 100 por 100, retrasó el comienzo de la comunicación de novedades. El club fue capaz de reaccionar con rapidez y eficacia: cerró el traspaso de Jona y el domingo un tsunami en Twitter trajo consigo la oficialidad del conjunto de fichajes y renovaciones que se aguardaba. La sensación generalizada fue que el equipo estaba casi hecho a falta de dos o tres puntales. Y la realidad final es ésa, si bien la actual no es otra que la sobredimensión -calculada se entiende- de la plantilla. En el punto de partida, tras la rescisión de Guille Donoso, salieron nueve jugadores que acababan contrato. Antes, volvieron los cedidos Abel Moreno y Borja Domínguez y Carrión informó del nuevo rango de hasta cinco miembros del filial -con diferente situación, a priori, para Mena-. La presencia de Javi Galán en el primer cuadro califal el próximo curso era un hecho de facto.

La dirección de fútbol de la entidad califal, con Álex Gómez Comes al frente, arrancó su proceso de confección de la plantilla, por tanto, con 19 futbolistas. Aunque tres de ellos contaban ya con papeletas para cruzar la puerta de El Arcángel: son los casos de Borja Domínguez, Bijimine y Abel Moreno. Tanto el club como los propios jugadores, al menos los dos primeros, desean poner punto final a su vinculación. Sin embargo, hoy por hoy se hace necesaria, e incluso lógica, alguna salida más. En ese sentido, habrá que esperar acontecimientos en el centro del campo, parcela superpoblada y de la que tendrá que salir otro integrante del conjunto blanquiverde. Las miradas, tras la incorporación de Álex Vallejo -medio de prestaciones defensivas, apuntan a Luso Delgado. Por dos razones: Edu Ramos es un hombre importante para Carrión y el propio aragonés apenas cuenta para el técnico. La salida del segundo miembro más veterano de la plantilla cobró fuerza el domingo.

Otra posición en la que habrá que fijar la vista es la del lateral derecho, toda vez que el Córdoba formalizó las anticipadas contrataciones de Fernández, que al fin regresó, y de Loureiro. De esta forma, Antoñito queda en una situación delicada. Pero no tanto, pues el sevillano puede actuar como extremo y el recién llegado gallego puede ser de los jugadores que cuenten con ficha del filial. Todo se decidirá, no obstante, después de una pretemporada a la que el cuadro califal acudirá, más que nunca, como si fuera un casting. Las opciones en esa demarcación son, de este modo, la continuidad de Antoñito para una posición más adelantada -donde sólo está Alfaro-, esa posibilidad de seguir pero con Loureiro en el B o la salida del hispalense. Tanto ésta como la de la medular son las únicas dudas reales que existen a día de hoy en torno a las salidas para acabar con el overbooking y dejar asientos libres en el vuelo. Si son cinco las marchas, habrá dos fichas más para nuevas incorporaciones.

Pero la vía de la puerta giratoria no es la única que tiene el Córdoba. En efecto, la posibilidad de dar ficha del segundo equipo a alguno de los jugadores ascendidos del filial es más que posible. También incluso en lo que se refiere al propio Loureiro, como ya quedó mencionado. Este aspecto no fue extraño en las últimas temporadas, en las que el club otorgó plaza en el primer equipo pero con ficha del segundo a diferentes futbolistas. Campabadal, Fede Vico, Obiora incluso, Bernardo o Fran Cruz -al inicio- fueron algunos de los que jugaron ese papel. En la actualidad, Marc Vito y Javi Galán tendrán, salvo sorpresa, pasaporte principal. También Esteve y Quiles apuntan a ello. De esta forma, el círculo se cierra, al menos en principio, en torno a Esteve y, sobre todo, Víctor Mena. El lateral izquierdo cuenta para Carrión, pero con un rol distinto al de sus compañeros. Trabajará con el cuadro califal, pero formará parte del B. Ésa fue la lectura, al menos, que quedó de las palabras del técnico tras el duelo con el Girona.

Etiquetas
stats