La negociación sin fin: nueva cita el martes mientras UFC cree en su ‘plan A’

Dirigentes de UFC e Infinity en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

El partido es realmente duro. De ahí que el mejor planteamiento, ahora, sea el del juego directo. Nada de florituras ni de preciosismo. Traducido al discurso periodístico, llega el momento de ahorrar en recursos y acudir directamente a la información. Una vez dicho esto, las dudas en torno al Córdoba no terminan de resolverse. Ni siquiera en el hipotético día trascendental, como lo es este lunes, por el fin del plazo de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) para la solicitud de inscripción de los clubes en competiciones estatales. Porque la reunión -que al final fueron dos- celebrada en esta ocasión de nuevo concluyó sin que existiera acuerdo por el Córdoba CF SAD, opción planteada hace alguna semana para asegurar la inclusión del conjunto blanquiverde, de sus equipos, en el organismo deportivo. Lo curioso es que las partes, con presencia de una más, se emplazan a nuevos contactos el martes. Mientras, Unión Futbolística Cordobesa (UFC) refuerza su plan A, que es el inicial, de la unidad productiva.

Las conversaciones acerca del traspaso accionarial de la SAD han seguido después de que el domingo se mantuviera la situación de estancamiento. En torno al mediodía, sobre las 12:00 aproximadamente, las han retomado UFC y Azaveco -mercantil de Carlos González-. El resultado de este encuentro ha sido el ofrecimiento por parte de esta segunda sociedad de la cesión de los derechos políticos y económicos para llevar a cabo la inscripción a través de la entidad original. Dicha opción ha tenido otro punto importante: la compraventa una vez que Carlos González recupere -si así es- de forma oficial la propiedad. El precio había de quedar fijado ya este lunes. Cabe recordar en este sentido, que la posesión del capital mayoritario del Córdoba CF SAD se halla en discusión judicial en Madrid tras el impago el pasado año de Aglomerados Córdoba -la empresa de Jesús León- de los últimos 4,5 millones de la operación cerrada con el tinerfeño en enero de 2018.

Si bien en un principio todo ha hecho indicar que el acuerdo estaba por cerrarse, una nueva sorpresa se ha producido. Ha sido, según han precisado las partes del diálogo, la irrupción otro implicado. En teoría se trata de un prestamista de Jesús León que ha dicho ser dueño de Aglomerados Córdoba y que, siempre en base a la información aportada desde el círculo de la negociación, ha realizado una petición económica que se ha entendido como desorbitada. En este momento la posibilidad de pacto no sólo ha perdido fuerza sino que se ha hecho altamente improbable. Tanto es así que UFC ha decidido reforzar la apuesta por su primer plan, que no es otro, claro está, que el de la inscripción en la RFEF por medio de los autos judiciales que autorizaron la venta de la unidad productiva de la SAD allá en noviembre -y que culminaron con el contrato de compraventa el 5 de diciembre-.

Aun así, aunque la incógnita era inmensa a primera hora de la tarde, los contactos no se habían dado por finalizados. Es decir, todavía no se había roto una negociación que parece no tener fin. Las partes han tenido después de las 18:00, aunque en principio estaba fijado a las 16:30, un nuevo encuentro. Éste ha sido tan veloz que ha llevado a pensar que no había tenido lugar. Y el resultado ha sido… Que el martes continúan las conversaciones. La prudencia ha dejado paso a un claro escepticismo, por mucho que alguna parte mantiene cierto optimismo. Conocida esta circunstancia, la verdad es que la única vía que por ahora tiene sobre la mesa UFC es la suya, sobre todo después de que selló su petición a la RFEF hace casi dos semanas. Del mismo modo porque nadie puede asegurar que el ente federativo vaya a flexibilizar el período de inclusión de los equipos más allá de las 23:59 de este lunes. Esta idea es la que manejan implicados como Azaveco o Bitton Sport -empresa de Luis Oliver y Joaquín Zulategui- y que también provoca que UFC no cierre la puerta del todo.

Por tanto, lo que queda claro a estas alturas es que el acuerdo por el Córdoba CF SAD se torna definitivamente improbable -que no imposible, menos si cabe visto lo visto y con los precedentes que existen en torno a la sociedad-. Como consecuencia, UFC cree firmemente -como no ha dejado de hacer en teoría en ningún momento aun cuando ha decidido negociar- en su inscripción a través de la posesión de la unidad productiva -cabe recordar que los autos no tienen firmeza jurídica-. Y como si fuera un efecto de reacción en cadena, también queda en manos, al menos por ahora, de la RFEF el futuro más próximo del conjunto blanquiverde. El colofón se pone, para no olvidarlo, el hecho de que Azaveco solicitó la inclusión de la SAD el pasado viernes. En este sentido, es necesario insistir en que la posibilidad sobre la sociedad original la tiene en realidad su administrador concursal, Francisco Estepa.

Etiquetas
stats