Marcada la línea a seguir: ¿Qué busca el Córdoba?

Jorge Romero observa el trabajo del Córdoba junto a su cuerpo técnico | MADERO CUBERO

El mercado de invierno está a punto de abrir sus puertas de manera oficial. En apenas unos días comienza un período de fichajes menos atractivo que el estival pero a veces más necesario que ése. Destinado en ocasiones a realizar retoques en plantillas que funcionan o mejorar aspectos en otras que no lo hacen tanto, este nuevo tiempo para acometer altas y bajas tiene otro sentido muy diferente para el Córdoba. En este caso, para el conjunto blanquiverde es una ocasión dorada para reflotar -o intentarlo como mínimo- a un equipo en situación crítica. Más si cabe después de que tuviera lugar un cambio en la propiedad del club. Se esperan movimientos, y no dos o tres. Pero, en relación a las incorporaciones, ¿qué busca la entidad?

Tras rubricar la compra de la SAD (sociedad anónima deportiva), Jesús León y Luis Oliver, que ya cuentan además con el beneplácito de Prasa, asumen como su primer e ineludible gran reto la permanencia del cuadro califal en Segunda A. La intención es firme, motivo por el que ya tratan de encontrar la fórmula para ampliar el límite salarial de la entidad. La finalidad, lógicamente, no es otra que realizar fichajes que vengan a reforzar una plantilla con ciertas necesidades. En este sentido, los nuevos propietarios del Córdoba han trazado una hoja de ruta en el mercado de invierno en la que barajan entre cinco y seis contrataciones. Y las líneas en las que tienen planteado realizarlas son básicamente la defensa y la delantera.

La zaga es sin lugar a dudas la primera parcela en la que tiene puesta la mirada el club después del traspaso accionarial. Ahí pueden ser hasta cuatro los fichajes que se produzcan, y no sólo por dentro. El conjunto blanquiverde parte con sólo tres centrales puros y uno de ellos quizá salga. Porque Josema está en las quinielas de posibles bajas, si bien para ello el Córdoba espera una propuesta económica. De lo contrario, lo normal es que si le abre la puerta sea para una cesión. Sea como fuere, lo cierto es que el club tiene sobre la mesa la carta de incorporar entre uno y tres jugadores en esta demarcación. Por ahora, no existen nombres de futuribles.

Además, los dos laterales están abiertos también a refuerzos. Por el flanco izquierdo, debido principalmente a la realidad de Noblejas. Lesionado a mediados de diciembre, el canterano del Real Madrid apenas ha jugado 18 minutos -en Copa- en lo que va de temporada. Así, se postula como una más que probable baja. Mientras, en el perfil derecho se abre la vía de la cesión para Loureiro, por el que ya hay interés en clubes de Segunda B. De esta forma, también existen apuntes de necesidad en esa banda para ofrecer competencia a un Fernández indiscutible.

El centro del campo no es, ni mucho menos, una línea que preocupe al Córdoba. El número de efectivos es alto y la confianza en todos ellos, también. Aunque sí puede haber opción de realizar un fichaje para la banda derecha, donde la plantilla sólo tiene -como futbolista puro en esa demarcación- a Jovanovic. Otra cuestión es que haya salidas y se obligue a entradas. Prioridad es también, por tanto y junto a la defensa, la delantera. En punta de ataque está puesta gran atención por parte de los rectores entrantes, dado el escaso bagaje de un Jona cuya continuidad está en entredicho. La situación del hispano hondureño puede marcar la línea a seguir en este apartado. De entrada, la intención es reforzar la parcela ofensiva con al menos un jugador que dé más apoyo -en forma de competencia o para acompañarle- a Sergi Guardiola.

Etiquetas
stats