Lucas Alcaraz, otra vez frente a frente

Lucas Alcaraz, en el banquillo de La Romareda | LFP

Aunque es poco habitual, no es la primera vez. De nuevo, Lucas Alcaraz aparece en medio del camino del Córdoba. En apenas unos días, el conjunto blanquiverde va a estar frente a frente con el granadino. En esta ocasión, en una situación límite para los dos. Porque el cuadro califal visita La Romareda con una necesidad de puntos casi transformada ya en urgencia. Su rival, el Zaragoza al que dirige el preparador nazarí, tampoco está mucho mejor. De hecho, los aragoneses ocupan plaza de descenso y tienen también la obligación del triunfo. El domingo (20:30), el equipo de Curro Torres y el que fuera su técnico, justo antes de que Carlos González llegara a El Arcángel, se miden en un duelo de vital importancia.

Lucas Alcaraz, a sus 52 años, es uno de los entrenadores más experimentados del panorama nacional. Sin embargo, en las últimas temporadas no consigue encabezar proyectos desde su punto de partida. De ahí que, al igual que sucede con otros como Enrique Martín o el propio José Ramón Sandoval, hoy por hoy desempeñe el rol de solucionador para los clubes -ya sea de Primera o de Segunda A-. Otro asunto es que resuelva los problemas, lo cual por el momento no hace en un Real Zaragoza en uno de sus momentos más delicados. El conjunto maño arrancó esta campaña con el reto de regresar a la máxima categoría del fútbol español, pero en la actualidad habita en la zona que conduce a Segunda B.

El panorama de los aragoneses es incluso peor tras la contratación del granadino. Los números hablan por sí solos en este sentido. Lucas Alcaraz firmó con la entidad de La Romareda tras la destitución de Idiakez. Corría la décima jornada del campeonato de Liga y el Zaragoza era decimosexto. La realidad era difícil, pero el equipo se mantenía dos puntos, con 11 en su casillero, por encima del descenso. El expreparador califal encadenó dos derrotas, tras las cuales sumó su primer triunfo ante un rival directo -los maños ganaron por 1-3 al Nàstic-. La reacción fue efímera, pues al siguiente choque su equipo empató con el Mallorca (2-2). Fue antes de acumular dos tropiezos más. Y los zaragozanos se metieron en más problemas si cabe. Tras seis encuentros con el nuevo técnico, están decimonovenos y, por tanto, en posición de descenso con 15 puntos. Ven la permanencia a uno.

De ahí que el duelo de La Romareda tenga gran trascendencia para el Córdoba, pero también para el Zaragoza. La figura de Lucas Alcaraz sobresale, de esta forma, en un escenario realmente complejo. El conjunto blanquiverde espera ganar crédito a costa del que fue último entrenador que le dirigió dos temporadas completas. El granadino estuvo al frente del cuadro califal en las campañas 2009-10 y posterior, en una etapa de gran convulsión -cómo no- en el club. Falta de liquidez, concurso de acreedores a la vista y deseos de venta acompañaron al preparador en sus dos temporadas en El Arcángel. Consiguió sellar la permanencia de los cordobesistas en ambas sin apuros, por mucho que no lo certificó en una y en otra hasta la penúltima jornada. Su intención era continuar, pero la llegada de Carlos González en verano de 2011 no tuvo opción.

Había terminado contrato, eso sí. Lo cierto es que Lucas Alcaraz tiene el mérito de ser uno de los cuatro entrenadores que lograron cerrar dos campañas completas al frente del Córdoba. Antes sólo lo hicieron Pepe Juncosa (1956-58), Roque Olsen (1961-63) y por último Iosu Ortuondo (1984-85). La diferencia entre él y sus predecesores es que permaneció en el cargo sin haber un ascenso de por medio -los anteriores llevaron al equipo de Tercera a Segunda, de Segunda a Primera y de Tercera a Segunda B, respectivamente-. El granadino dirigió así 92 encuentros oficiales de un conjunto, el blanquiverde, al que, tras su salida, ya se enfrentó por dos ocasiones. La primera fue meses después de abandonar El Arcángel y con éste como escenario. Regresó con el Almería, que arañó un punto (1-1). La segunda ocurrió el pasado curso, de nuevo al frente de los rojiblancos: el choque se disputó esa vez en el Juegos del Mediterráneo y terminó con victoria por 2-1 de los del Poniente andaluz.

Etiquetas
stats