Ley del fútbol: larga vida al gol

.

Larga vida al gol. La esencia del fútbol. El motivo único y principal por el que todos juegan a eso del once contra once. No hay más premio que el de estrellar el esférico con las mallas rivales. Y de eso ha tomado buena cuenta el Córdoba en su segundo compromiso liguero de la temporada. El conjunto de Juan Sabas mostró su lado más incisivo de cara a portería, con un Piovaccari que sigue demostrando estar en un tono ideal en el arranque de competición. No tuvo prácticamente opción el Yeclano Deportivo, que se vio superado desde muy pronto por un cuadro califa seguro atrás y que desató todo su potencial en campo contrario (1-3).

Hay algo que parece definir al menos en cierta medida al conjunto blanquiverde (hoy de rojiblanco) en este inicio de temporada, y es que los pupilos de Juan Sabas tratan de adelantar sus deberes lo antes posible. No hay que dejar margen a la sorpresa, o al menos a la necesidad de apurar el tiempo para alcanzar el botín, y eso es lo que el Córdoba está queriendo transmitir. Lo cierto es que el ritmo en el estadio de La Constitución de Yecla comenzó mucho más parsimonioso que el de la jornada inicial en El Arcángel. Sin embargo, la presencia sobre el terreno de juego ya evidenciaba que el nivel cordobesista se encuentra en un excelente punto de cocción. Los visitantes salieron algo más incisivos que su rival, haciéndose dueños de la posesión, aunque las dimensiones del campo impedían conjugar a un ritmo tan endiablado como el del arranque en el día del debut.

Resultaba muy difícil, y así se vería durante todo el encuentro, coger las espaldas de la defensa para montar un contragolpe a campo abierto. Por ello, la efectividad del Córdoba llegaría en esta ocasión en una combinación por el centro. Fue a raíz de un saque de esquina cuando el balón cayó a los pies de Mario Ortiz, quien la puso en el borde del área para que Bernardo Cruz la dejara en profundidad de una forma poco ortodoxa, aunque Piovaccari supo aprovechar perfectamente el pase para revolverse e impactar un disparo cruzado imparable para Gianni.

El italiano parece haberse reencontrado con el gol. Es precisamente en el cuadro cordobés donde ha vivido sus mejores años en la parcela ofensiva y, después de un tramo final amargo en el curso anterior, la puesta en escena de este no ha podido darse mejor para el de Gallarate, que minutos después sería igualmente decisivo para el segundo de la tarde. Así es, una llegada por banda izquierda de Alain acabó en un pase atrás que el ariete dejó pasar para que Mario Ortiz chutara un golpeo directo a la misma escuadra yeclana. Prácticamente había un único equipo sobre el campo, y eso lo acusó en demasía el cuadro local, que se veía con dos tantos de desventaja al cuarto de hora de partido. Sandroni se vio entonces en la necesidad de realizar un cambio táctico, dando entrada a Iker Torre con la idea de ganar mayor pegada e impedir que el Córdoba pudiera salir tan fácilmente con el balón jugado.

Un movimiento que se hizo notar, pues los murcianos fueron poco a poco ganando el control de la posesión, y de ahí saldría la primera oportunidad clara en clave local. Un doble intento dentro del área, en el que primero es Vaquero el que prueba y cuyo rechace acaba en los pies de Víctor Fenoll, quien conectó un disparo que se marchaba alto. El aviso ya estaba ahí, y la posesión se fue haciendo cada vez más para el bando levantino. De hecho, el Córdoba apenas logró hilvanar una jugada por dentro durante lo que restaba de primer tiempo, notando la ausencia de Javi Flores y De las Cuevas en el once inicial, y teniendo que recurrir a las constantes llegadas por banda con Del Moral, Samu Delgado y Alain Oyarzun. No obstante, ya no rondarían tanto la portería del Yeclano, que sí que gozó del acierto para recortar distancias. Un centro por banda derecha acabó en una prolongación de cabeza de Iker Torre, la cual se topó en segunda jugada con Djetei, quien no pudo impedir que el esférico se colara en la meta defendida por Edu Frías.

No perdió la compostura el Córdoba, aunque sí comenzó a pecar de ineficacia en la construcción. Un problema que se incentivó aún más con el gol, que permitió crecer de manera progresiva al Yeclano en el partido. Sin embargo, todo se quedaba en las inmediaciones del campo. Poco trabajo tuvieron los arqueros en la recta final del primer tiempo, aunque la inercia favorable para el cuadro local se mantendría también tras el reinicio del partido. Eso sí, al final manda la ley del gol, y ahí es el Córdoba el que demostró mayor atino. La chispa que da vida a este deporte y que brota, en determinadas ocasiones, del talento individual de los protagonistas sobre el césped. En esta ocasión la firma fue -otra vez- de Piovaccari, que demostró que atraviesa un formidable estado de forma. El delantero protagonizó una espectacular jugada por banda, marchándose de hasta tres rivales y dejando para Alain, cuyo disparo acabó estrellándose en el larguero, y fue Willy quien acertó de cabeza en segunda instancia.

Por fin se destapaba además el corcho para los dos delanteros cordobeses, que han conseguido ver puerta en el arranque de la competición. No había mejor noticia para un Córdoba bien armado atrás y que supo aprovechar a la perfección cada ocasión franca que tuvo. Y también supo sufrir. La diferencia en el electrónico obligó al Yeclano a irse con todo arriba, empujando hacia su área a un Córdoba que se veía con una clara renta a su favor. Eso sí, la defensa tuvo que intervenir también para que el desenlace no se diera con más emoción de lo previsto. En concreto, fue Bernardo Cruz el encargado de sacar un balón en línea de gol. Hay armas de sobra para seguir auspiciando el sueño deportivo. Juan Sabas dio entrada entonces a Javi Flores con la idea de recuperar la posesión, y el juego entró en su fase más desequilibrada, con un Yeclano que se lanzó al ataque a pecho descubierto, y un Córdoba comedido y que buscaba generar al contraataque cada vez que veía algún hueco. La situación se resolvió con oportunidades para uno y otro bando. Primero Willy probó a Gianni con un disparo por alto, y a continuación es Iker Torre el que sorprendió a Edu Frías con un tiro lejano que se estrella en el larguero.

No iba a estar exento el Córdoba de sufrir, pero supo manejar la situación y neutralizar una y otra vez cada intento murciano. La entrada de Julio Iglesias y Moutinho otorgó mayor presencia en el centro del campo y el encuentro fue muriendo poco a poco entre balones en largo y entradas por banda que acababan en ningún sitio. Así, otro tres puntos más para el casillero blanquiverde, los cuales, unidos a las constantes suspensiones de partidos en el Grupo IV-B, dejan a los de Sabas como flamantes líderes. Un merecido puesto generado tras un arranque de vértigo. Es la ley del fútbol, y el Córdoba parece haberse abonado al dulce sabor del gol.

FICHA TÉCNICA

YECLANO DEPORTIVO, 1: Gianni, Marcos (Álvaro Navarro, 45’), Ayoze, Manu castillo, Bonaba (Iker Torre, 26’), Vaquero, Selfa, Oca, Luis Castillo, Fenoll (Javi Saura, 64’) y Aboubakar (Donete, 77').

CÓRDOBA CF, 3: Edu Frías, Djetei, Farrando, Espeso, Bernardo Cruz, Del Moral, Mario Ortiz (Julio Iglesias, 78'), Alain Oyarzun (Javi Flores, 67’), Samu Delgado (Álex Robles, 78'), Willy (Moutinho, 85') y Piovaccari (Xavi Molina, 67’).

ÁRBITROS: Iván Caparrós Hernández (Comité Valenciano).

GOLES: 0-1 (10’) Piovaccari. 0-2 (15’) Mario Ortiz. 1-2 (40’) Djetei, p.p. 1-3 (55’) Willy.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la segunda jornada de Liga en el Grupo IV-B de Segunda B, disputado en el estadio de La Constitución de Yecla a puerta cerrada.

Etiquetas
stats