Una labor de ingeniería: toca recomponer la zaga

Pantic, que fue expulsado en Anoeta, será baja ante el Atlético | ÁLVARO CARMONA
Después de sufrir tres expulsiones en Anoeta, José Antonio Romero tendrá que buscar soluciones para la defensa de cara al choque con el Atlético de Madrid

El parón liguero por los compromisos de las selecciones ofrece algo de respiro. Por delante tiene más de una semana. Es tiempo más que suficiente para dar cuantas vueltas sean necesarias a las opciones con que cuenta. También es un buen período para recuperar alguna de las piezas del puzle que faltaron este fin de semana. Lo que está claro es que la labor que debe de afrontar José Antonio Romero de cara al duelo con el Atlético de Madrid del próximo sábado 4 de abril es propia casi de ingeniería. El amargo estreno del técnico al frente del Córdoba en San Sebastián tendrá ante los rojiblancos una segunda parte en forma de problemas. Como si tuviera pocos ya el conjunto blanquiverde. Para ese choque, el preparador califal habrá de encontrar una solución a la complicada situación que generó la facilidad de expulsión que tuvo en Anoeta Velasco Carballo. El árbitro le tomó gusto a eso de enseñar la cartulina roja y dejó a los cordobesistas con tres futbolistas menos, lo cual es una grave consecuencia para el siguiente encuentro ante la escuadra madrileña. En ese partido no podrán ser de la partida Pantic, Íñigo López y Pinillos. Es decir, tres tercios de la zaga que actuó en tierras guipuzcoanas.

De entrada, debutó José Antonio Romero con una convocatoria plagada de ausencias debido a las molestias físicas. En ese sentido, la defensa fue la parcela más afectada, pues a la baja de larga duración de Iago Bouzón se sumaron las de Crespo, Fede Vico y Edimar. Tocó viajar con lo justo a San Sebastián, donde Velasco Carballo decidió mermar todavía más si cabe al conjunto blanquiverde en su línea de retaguardia. Las expulsiones mencionadas a los centrales serbio y riojano, así como al lateral izquierdo, hacen que el técnico cuente en principio para la zaga con Deivid y Campabadal. Pero de aquí a que el Atlético de Madrid visite El Arcángel hay tiempo para recuperar algún efectivo. Ésa es la esperanza que tiene el cuadro califal de cara a ese choque, poder contar con cualquiera de los tocados que no pudieron formar parte de la expedición a Anoeta. Con todo, necesitará el entrenador pensar y repensar otras opciones, por todo lo que pudiera suceder a lo largo de los más de diez días que quedan por delante para preparar el choque con los rojiblancos.

Entre las posibilidades está quizá la de retrasar al eje central de la zaga a Luso, que ya jugó en la parcela defensiva en Málaga. Entonces lo hizo como lateral derecho en una de las últimas variantes que utilizó Djukic en su fallida búsqueda de soluciones a una situación que se agrava un poco más cada semana que pasa. Debido a su condición de pivote defensivo, también podría ocupar un lugar en la defensa Rene Krhin, si bien el esloveno pasa por ser una de las piezas clave en el centro del campo blanquiverde en los últimos encuentros. Probablemente, el mayor problema esté en el lateral izquierdo, pues si Edimar y Fede Vico repitieran ausencia por molestias físicas Romero habría de reinventar en esa posición a algún jugador de la parcela de medios. ¿Quizá López Silva? Suena arriesgado de entrada colocar al interior en la línea de retaguardia para acometer labores defensivas. Quién sabe si el técnico optaría por tirar del filial, donde Sergio Díaz ocupa desde hace semanas esa posición. Muchos son los interrogantes y pocas las respuestas con que contestarlos por el momento. El tiempo puede ser un aliado.

Etiquetas
stats