Un idilio demoledor

Córdoba - El Ejido 2012 (4-0) en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Se ha escrito y se ha dicho mucho, y no es para menos, sobre el efecto que ha tenido Pablo Alfaro en el Córdoba. Desde su llegada, todo son victorias. Y no solo eso, sino que el preparador zaragozano ha logrado sacar el lado más óptimo de rendimiento de un plantel que andaba herido antes de su llegada. En efecto, la consecución del pase para la siguiente ronda de la Copa del Rey tras superar al Getafe (1-0) ha hecho que sean nada menos que cuatro victorias consecutivas las que suma el equipo. Y no es poco, teniendo en cuenta que antes de eso, el conjunto blanquiverde, por entonces con Juan Sabas al mando, apenas había podido sumar dos triunfos en seis partidos. Sin duda, el idilio entre técnico y plantilla ha sido demoledor, lo que se ha visto reflejado no solo en liga, sino también en el torneo del KO, donde el club ya ha conseguido dejar atrás a dos rivales de superior categoría.

La incorporación de Alfaro llegó en el peor momento de los califas. Tras caer por 2-0 ante el Linares, el Córdoba quedaba en sexta posición del Grupo IV-B y al borde de los puestos de play off de descenso. El consejo de administración puso fin a la etapa del madrileño e incorporó al maño, que llegaba avalado por su buen trabajo en la UD Ibiza, entre otros equipos. Y fue llegar y besar el santo, como suele decirse. Un enfrentamiento vital ante el Real Murcia, otro de los conjuntos llamados a pelear por la promoción, que se resolvió con 1-0, consiguiendo no solo volver sumar de tres, sino también estableciendo una solidez defensiva que se ha prolongado en el tiempo.

Así es, pues la siguiente cita tuvo lugar en El Arcángel ante el CD El Ejido 2012, donde se terminó de desatar el máximo nivel del equipo con un contundente 4-0, el cual le permitió volver a situarse en la zona de privilegio de la tablas. Días después llegaría el estreno en la Copa frente al Albacete, y de nuevo se logró vencer por la mínima y dejar la portería inédita (1-0), un resultado que se repitió este mismo martes en la eliminatoria contra el Getafe, club de Primera División. "Estoy tremendamente satisfecho del partido que ha hecho el equipo. Muy contento por el esfuerzo y el cómo hemos competido contra un Primera División. Te da un chute de autoestima importante y con nuestra gente", aseguraba el técnico al término del partido.

Esa misma gente que ahora corea su nombre y con la que, pese a las distancias, también se ha ganado una relación idílica. El máximo rendimiento para una plantilla de la que se era consciente que atesoraba cantidad de talento, pero había que saber exprimirlo. Y Alfaro lo está sabiendo hacer a la perfección. En apenas cuatro encuentros ya se codea con la zona de privilegio en cuanto a entrenadores históricos de la entidad. No obstante, su repercusión inmediata puede ser aún mayor, pues el Córdoba visita al Betis Deportivo el próximo domingo (15:45 horas) y, en caso de victoria, el entrenador protagonizará el mejor arranque de un técnico en el banquillo califa nunca visto.

Etiquetas
stats