José Antonio Camacho: “Contra Corea se veían cosas muy diferentes a lo que es un partido de fútbol”

Entrevista a José Antonio Camacho

Una eminencia tanto en el césped como en el banquillo. El deporte en general es una forma de vida para muchos que pueden dedicarse a ello plenamente conforme los años van pasando. Por ello, algunas de estas disciplinas se convierten en pilares fundamentales y en el día a día de algunos profesionales, como es el caso de este protagonista. José Antonio Camacho es un exfutbolista y exentrenador con una trayectoria increíble, siendo un referente como jugador en el Real Madrid y seleccionador de aquel combinado español que se quedó a las puertas de las semifinales en el Mundial de Corea y Japón. Tras llegar a Córdoba para estar presente en numerosos actos, Camacho atendió a CORDÓPOLIS con una sonrisa y repasando tanto su trayectoria como la actualidad de la próxima cita mundialista que se disputará en Qatar.

PREGUNTA. Has venido pocas veces por estas tierras, pero es digno de reconocer que Córdoba tiene una relación especial con el fútbol.

RESPUESTA. Sí, claro que sí. Desgraciadamente le pasa igual que al Murcia que están en una categoría en la que creo que no le corresponde por afición y por la ciudad en sí, pero están luchando por intentar salir de ahí que no es nada fácil. Esta semana juegan además contra un buen equipo que es entrenador por un buen amigo mío como es Cristóbal Parralo (la entrevista fue realizada el jueves 20 de octubre). Cuando se viene a estas categorías luego cuesta mucho salir de ellas. La afición y la gente del fútbol no saben verdaderamente lo que cuesta salir de aquí.

P. Se te conoce por la fama de entrenador, pero también tuviste una extensa carrera de futbolista que empezó en la localidad murciana de Cierza. ¿Cómo fueron esos inicios?

R. Soy de Cierza y he jugado en la selección murciana, que antes era Murcia, Alicante y Albacete. A los ocho años me fui a vivir al Albacete y ya jugaba con los juveniles del Albacete cuando jugábamos en la selección murciana y por aquel entonces cogían a los futbolistas de Murcia cuando estaba en Primera o Segunda División, al igual que el Hércules, pero también del Albacete que ahora está en Segunda División pero en mi época jugaba en Regional. Un chico joven que juega en juvenil internacional, estando en un equipo regional pues enseguida tiene la oportunidad de salir a cualquier equipo.

P. ¿Qué le dirías a ese joven si tuvieras la oportunidad de hablar con él?

R. El fútbol ha cambiado mucho. Yo aprendí a jugar en la calle y tenía que ir con el colegio para jugar, pero al final es lo mismo por mucho que haya cambiado. El chaval lo que tiene que tener es ilusión y ganas de jugar él, ni su padre, ni su abuelo, ni su familia. A estos hay que agradecerles que les puedan llevar a las escuelas de fútbol, pero el chaval tiene que tener la ilusión de jugar. A través del fútbol creo que hay un montón de cosas que le puede venir bien y que le puede ayudar a ser mucho más solidario porque ayudas al compañero cuando juegas o entrenas constantemente. Te enseña lo que son los valores de la vida: el trabajo, la disciplina, la educación... Todo esto se adquiere en un equipo de fútbol.

P. El fútbol te da muchas cosas, pero también te las quita. Es el caso de muchos futbolistas y gente relacionada con el fútbol que han sufrido de problemas derivados de la salud mental. Tú mismo te lesionaste y estuviste 20 meses sin poder jugar. ¿Cómo fue esa etapa de tu carrera?

R. Todo el mundo tiene su grado de dificultad en todos los oficios y en el día a día. Tienes que saber dónde estás y qué es lo que quieres. Cuando me lesioné venía de triunfar en el fútbol y me puse como objetivo volver a jugar, sin marcarme un objetivo de tiempo. Sabía que la lesión era muy grave, sé que era muy difícil salir, pero eso es lo que más me motivó, que ese grado de dificultad es lo mismo que cuando sales a un terreno de juego y empiezas a perder un partido que no te esperabas y tienes que remontarlo. En el día a día, trabajo constante, la disciplina y el orden. Eso es lo que me ayudó. Me mentalicé de que tenía que volver a jugar. Me tuve que operar otra vez, empezar de cero, pero son metas u objetivos que uno tiene que cumplir y yo lo cumplí.

P. Y tanto que volviste porque seguiste jugando a un grandísimo nivel en el Real Madrid. ¿Con qué te quedas de esos tiempos?

R. Hubo momentos determinados donde la dificultad era grande y el club me ayudó muchísimo. Estaba de presidente Luis de Carlos y yo era un chico joven, recién casado y se juntan un montón de cosas que son difíciles de asimilar. También venía de una lesión importante, pero al final ellos fueron los que más me ayudaron, los que confiaron mucho en mí y yo no quería defraudarlos. Creo que fue la amalgama y lo que hizo que tuviese la confianza necesaria porque tenía el apoyo del club detrás.

P. Después de tu etapa como jugador comenzó tu periplo en los banquillos. ¿Qué te animó a dar ese paso?

R. Toda mi vida ha estado relacionada con el fútbol y tenía amigos como Del Bosque o Valdano o García Remón... un montón de jugadores que se han hecho entrenadores. Después está el caso del pobre Juanito que estábamos siempre cogiendo apuntes de los entrenamientos tanto de la selección como del Real Madrid y de lo que más nos gustaba, de lo que más nos divertía. Me gustó y después de estar desde los 15 años relacionado con el fútbol, cuando lo dejas con 34 pues si tienes una vía de salida, tienes que aprovecharla.

P. Una forma de vida.

R. Sí. El fútbol se ha abierto mucho. Hay muchos más caminos dentro de un club de fútbol, no solo el entrenador. Hay muchos más puestos que se pueden cubrir habiendo sido futbolista, sobre todo por la experiencia y los futbolistas que vas a tener o lo que les puedes transmitir. Eso es importante.

P. ¿En quién te fijaste para ser entrenador?

R. En eso no se fija uno. Lo que tu quieres es hacerlo lo mejor posible e intentar de alguna manera pues cuando eres entrenador quieres tratar como a ti te hubiera gustado que te tratasen, pero luego cada uno solventa las cosas de manera diferente, la manera de decir que sí o que no, la manera de tratar a los jugadores, de que tengan más suerte o menos suerte... Ten en cuenta de que esto sigue siendo un juego y depende de si entra o no entra el balón vas a ser mejor o peor. Eso tienes que compaginar y vivir el día a día. Como entrenador es lo mismo que como jugador, pero como entrenador tienes toda la responsabilidad de todo. Como jugador te dedicas a tu parcela y como entrenador tienes que conjuntarlo todo.

P. ¿Es más injusta la vida de entrenador que la del futbolista?

R. No injusta como tal. La profesión es así. Cuando aceptas ser entrenador tienes que aceptarlo todo. Cuando los resultados no funcionan pues a lo mejor viene otro entrenador y juego cuando antes no jugaba o al revés. Como entrenador no es así. La afición no se fija en un jugador, pero del entrenador se fija todo el mundo. El entrenador es la cabeza visible y la cabeza que rueda. Es muy difícil que de un equipo echen al director deportivo, al vicepresidente, al presidente o algún jugador. Ahora mismo el entrenador está en un segundo plano, sobre todo en equipos grandes porque tienen futbolistas que son muy grandes.

P. ¿Qué ha cambiado del fútbol de tu época al actual?

R. Esa es una de las cosas. El entrenador tenía un papel importante a la hora de la confección del equipo y eso ahora ha pasado a un segundo plano. Es muy difícil que ahora cuenten con un entrenador para planificar una plantilla. Eso es muy difícil. A dónde tú vas ya tienes una plantilla y ya te toca entrenar. Todas esas cosas han cambiado. Han cambiado también los métodos del entrenamiento, el fútbol en sí, la manera de jugar y el entrenador tiene que estar con ello, aceptarlo y vivir con los nuevos tiempos.

P. ¿Notas que ahora el fútbol es más táctico que técnico?

R. Lo que pasa es que cuando yo empezaba, empezó la revolución táctica. Antes de eso era salir al campo y jugar. Luego ya se puso la posición en el campo, a hacer ciertas jugadas ya premeditadas, a cambiar el entrenamiento... Ahora, cuando tienes 14 o 15 años ya lo sabes y llegas a tu equipo con eso ya aprendido. En mi época lo tuvimos que aprender nosotros. Con eso es lo que ha cambiado muchísimo. Ahora se juega de una manera u de otra, pero ahora esos chicos vienen ya con una educación deportiva y con una manera de entrenar que en mi época no existía.

P. Estamos a un mes del Mundial y tú tuviste la oportunidad de dirigir a la selección en una grandísima etapa. ¿Cómo te llega esa oportunidad y qué fue para ti?

R. Como entrenador, cuando entrenas a equipos grandes y sobre todo cuando entrenas a la selección de tu país es a lo máximo que puedes aspirar. Yo estaba muy contento. La verdad es que me lo pasé muy bien en el Campeonato de Europa y el Campeonato del Mundo que jugamos. Yo creo que hicimos una buena medida, creo que la clasificación fue muy buena y en el Campeonato de Europa nos eliminó Francia porque fallamos un penalti y era la actual campeona de Europa y campeona del Mundo. Después también en Japón dimos una buena medida, pero tuvimos una circunstancia extradeportiva que nos tiraron cuando podíamos haber avanzado a la semifinal y dar un paso más. Aun así, estoy muy contento porque cambiamos muchas cosas de la selección. Algo diferente a lo que se estaba haciendo y cuando me lo recuerdan y vi que lo hice yo, pues eso gusta.

P. Ese Mundial fue especial. Conseguisteis la mejor posición de la selección española en la era moderna antes de la llegada del 2010, pero quedó empañado por esa eliminación ante Corea.

R. Sí. De todas maneras, ya se veían muchas cosas muy diferentes a lo que es un partido de fútbol por muy importante que haya sido. Afortunadamente, he tenido tanto de entrenador como de jugador la oportunidad de jugar muchas finales y de estar ahí y ver el ambiente que hay antes o después, pero son cosas que son iguales tanto para el contrario como para ti. En ese partido había cosas muy raras ya en el día anterior con el campo de entrenamiento, con la organización, en la prórroga con los linieres... Son cosas extradeportivas que ya en aquellos tiempos ya lo dijeron y nosotros pensamos que íbamos a tener problemas, porque no solo habíamos tenido problemas nosotros, ya que también los habían tenido otras selecciones como Italia o Francia. Todos los equipos que jugaron contra Corea tuvieron problemas.

P. ¿Cómo fue el día de después a la eliminación?

R. Cuando ves que pierdes una eliminatoria y ves que el contrario ha sido mejor que tú porque ha jugado mejor o ha tenido más oportunidades, pues te queda la resignación de que ha sido así, pero cuando pasa que tú has sido mejor o has tenido las mejores oportunidades y te tiran, pues en esos momentos piensas y se te viene todo encima, pero sí es verdad que tuvimos que estar muy atentos a los jugadores porque estaban muy nerviosos y alterados con el árbitro. Teníamos que tranquilizarlos porque, como seleccionador, yo lo iba a dejar, pero a los jugadores sí que les podía caer una sanción.

P. Aun así y ocho años después, fuiste partícipe, aunque esta vez de comentarista, en el éxito de la selección española que se alzó con el Mundial de 2010.

R. El protagonismo de técnico o jugador es muy diferente al de narrador, lo que pasa es que, lógicamente, se dio la primera vez que España ganó un Mundial y la alegría que se lleva uno como aficionado es indescriptible. Me vio todo el mundo porque estaba en la televisión. No sé tú la edad que tenías, pero echa la vista para atrás y recuerda qué hiciste tú porque yo dije eso allí y nadie me escuchó. Eso fue en la repetición porque todo el mundo dio rienda suelta a la imaginación e hizo todo lo que le vino a la mente.

P. A un mes de que comience el Mundial, estamos todos con esa energía de que España puede ser favorita, pero, ¿cómo ves a la selección?

R. La selección tiene su personalidad. Todos los equipos que jueguen contra la selección tienen que tomar sus medidas y ninguna saldrá a jugarle de tú a tú. Van a tomar mucha precaución porque saben que a España le gusta dominar los partidos y le gusta tener el balón constantemente. Yo creo que los equipos van a tener que amoldarse a cómo juega España y eso ya es un punto positivo. También te digo que hay equipos que, en momentos determinados, también son muy fuertes como Francia o Brasil. También hay que ver cómo esta Messi para Argentina, pero espero que España esté ahí con sus posibilidades. Dentro de todo esto, hay una cosa muy importante, además del estado de forma de los jugadores, y son los cruces. Muchos dicen: “van a jugar la final Francia y España”, pero a lo mejor se cruzan en octavos o cuartos. Cuando empieza el Mundial, se empiezan a ver cosas. Ahora mismo está todo en interrogante porque hay que ver cómo llegan los jugadores, cómo se les da, cómo se adaptan al clima... Hay muchas cosas que cuando hay tanta igualdad pues cualquier cosita de ellas hace que se vaya para un lado o para otro.

P. Es también importante que el Mundial se vaya a celebrar en invierno.

R. Efectivamente. Es un interrogante. Yo particularmente es una cosa que no la sé. He estado jugando con la selección de China allí más o menos durante esta época y yo dije que el Mundial no se iba a jugar allí en junio y efectivamente no va a ser así. También no entiendo bien lo que va a pasar porque los aficionados irán, el tema de bebidas será un interrogante porque no sabrán si te dejarán, si van a usar salas para los que vayan medio borrachos... pero también hay que tener en cuenta que van a estar todas las aficiones, todos los equipos, todos los periodistas en la misma ciudad. Eso es la primera vez que se va a hacer porque cuando se juega un partido pues el siguiente será en tres días en otro punto. Además, se llevan a la afición y a toda la prensa. Pues no será así. Allí cuando termine un partido, habrán dos partidos más y a la vez habrán diez entrenando, a la misma vez que estén todos en la misma ciudad. Cuando haya líos y quieran pegarse o citarse, pues no se pueden marchar, se tendrán que quedar en la misma ciudad. Yo tengo ese interrogante de no saber lo que va a pasar.

P. Es una cita desconocida.

R. Sí, claro. Tienes que pensar que todas las aficiones van a estar en el mismo sitio y hay aficiones que no se llevan bien de historia. También dependerá del partido porque si hay lio en el partido pues seguirá en la calle porque no se podrán ir a ningún lado o al día siguiente. Eso es a lo que yo me refiero y no sé cómo lo van a solucionar.

P. Volviendo al apartado futbolístico, quisiera hablar sobre el Madrid. Aún todavía con la resaca de la gala del Balón de Oro, con mucha representación merengue. ¿Cómo ves al equipo para este año?

R. Es muy importante lo que tú acabas de decir. Al final el Balón de Oro es por unas consecuencias y porque, a fin de cuentas, es el mejor en teoría, pero para el equipo es que tienes a Courtois, Vinicius, Benzema y a Modric entre los mejores. Cuando hablas de que están cuatro o cinco jugadores entre los mejores del Balón de Oro, quien lo gane es secundario, lo importante es que estén esos jugadores. Si tú en el top 20 del mundo del fútbol tienes a diez de tu equipo, pues eso quiere decir que eres el mejor. Eso es lo que le pasó al Barcelona en sus tiempos cuando estaban Xavi, Iniesta y Messi entre los mejores. Sin embargo, en mi época no había ninguno y eso es significativo. Cuando tienes muchos jugadores entre los mejores, da igual que estén terceros, cuartos o quintos. Son pequeñas cosas que lo único que demuestran es que son buenos jugadores y que por eso están ahí.

P. Para terminar, te voy a hacer una pregunta que siempre suelo hacer a mis entrevistados. ¿Dónde te ves en un futuro a corto plazo?

R. A mi que me dejen como estoy. Tranquilamente con la familia porque hasta el año pasado siempre he estado por ahí en Gabón o China. También mi vida futbolística empezó muy joven, me tuve que ir de casa con 16 años, lejos de mis padres y hermanos. Afortunadamente he jugado en el Real Madrid o la selección española y siempre he estado de viaje o concentrado. Después de eso, uno tiene que tener la tranquilidad necesaria para estar con los amigos, para venir aquí o por ejemplo tengo una reunión con 300 médicos, otra para ver un especie de metaverso con los médicos de la FIFA...Me entretengo y no me dejan tiempo de aburrirme con mis nietos. Estoy de puta madre ahora.

Etiquetas
stats