Josan González: “Estoy satisfecho con el crecimiento y la filosofía del equipo”

Josan González, en el último partido de liga en Jaén

Todavía continúa muy presente el hito. No es para menos. Puede haber quien crea que una permanencia nunca es motivo de celebración porque es el objetivo mínimo en cualquier disciplina. Sin embargo, cuando quien la logra es un club humilde, con sólo ocho años de historia y después de una temporada tan compleja, es razón de absoluta felicidad. De ahí que la sensación sea inmejorable y la percepción tan positiva en torno al Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que de hecho tuviera que aguardar al último encuentro para evitar el play out tras vencer la friolera de 11 partidos. Quizá por el aire de euforia que dejara el choque final, con victoria en la pista del Jaén -que se dice pronto-, es necesario mantener los pies en el suelo. Y eso es lo que hace uno de los grandes artífices del éxito blanquiverde, su entrenador, Josan González. Recuerda el técnico lo complicada que es la máxima categoría nacional dentro de un balance, ya en frío, de una campaña memorable aunque sufrida.

De entrada, el preparador de Puente Genil, en conversación con CORDÓPOLIS, tiene a bien recordar que “ha sido una temporada muy dura y exigente, con muchísimos equipos, con esos parones sin que ninguno fuera por culpa propia”. “Ha habido un crecimiento muy grande del equipo desde mi punto de vista, desde que empezamos con esas jornadas en las que en teoría deberíamos llevar nueve puntos con Burela, Tudela (Ribera Navarra) y esa visita a UMA”, prosigue en su análisis. Hace mención el técnico del cuadro califal a los encuentros a priori asequibles para ganar o, más bien, vistos como esenciales por darse ante rivales directos. Con dos derrotas en casa y un empate en Antequera de repente la concepción varió en relación al curso. Como si la salvación fuera mucho más compleja de lo imaginado -en el fondo así fue-. “Creo que nos vino mal la consecución de la Copa de Andalucía para ese inicio de liga porque nos creó unas expectativas por encima de la realidad”, señala al respecto.

También aprovecha Josan González para incidir en una premisa en la que ya insistió durante el tramo final del campeonato: la atención ha de estar siempre en el próximo partido y no en las opciones clasificatorias. “Siempre que hemos estado pensando en algo más que en el momento presente nos hemos golpeado. Se decía: es que si le ganamos a Xota (Osasuna Magna, nos metemos en play off. Golpe”, expone. “Hemos demostrado que nuestro camino es ése (el duelo a duelo y no la gran aspiración), que con ese camino fuimos a Jaén, que era un partido muy difícil, y ganamos”, agrega. En cualquier caso, y esto es lo importante, considera que “ha sido una temporada muy buena a nivel grupal, en la que al final cada uno ha ido encontrando su sitio en la pista y fuera de ella, asumiendo su rol y sumando desde su parcela”. “Es una acumulación de todo, del que ha marcado los goles y del que ha participado en todo. Han ayudado todos”, expresa.

“Mención aparte merece el cuerpo técnico, que somos el equipo 24/7 (24 horas del día en cada día de la semana). Somos muy pesados trabajando. Yo soy un jefe pesado y a veces, un poco detestable, porque exijo mucho. No conozco otro camino para llegar a la excelencia”, continúa con el análisis del curso. También resalta la labor tanto de servicios médicos como de junta directiva, y no se olvida de otros dos factores de gran relevancia y que tras el triunfo en Jaén se le pasó por alto con la emoción del instante. “Hay dos cosas que son fundamentales. El mérito que tienen los 15 jugadores que hemos tenido más los chavales del segundo equipo. Y la afición, que es uno más del equipo. Se nota muchísimo tanto dentro como fuera. Ese día no hacía falta decir que jugábamos para una ciudad, la gente lo sabía”, destaca.

De vuelta al balance de la temporada, Josan González aborda la problemática de los aplazamientos -y la falta de ritmo competitivo durante gran parte del curso- o de la ausencia de público en muchos partidos. ¿Habría sido mejor incluso el campeonato de haber sido normal en su desarrollo? “No lo sabemos, no podemos jugar a ser adivinos. Obviamente, te quedas con esa sensación de que si tú al principio de la primera vuelta hubieras sacado esos ocho puntos que te faltaban… Que decíamos: bueno, le hemos ganado al Barça. No, no son los mismo puntos que contra Tudela (Ribera Navarra), porque es un rival directo”, explica en este sentido. “Te queda esa sensación de que al final te has quedado tocándolo (el play off). Te has quedado a siete puntos, que son dos partidos y medio en una liga de 34”, indica antes de considerar que hubo cierto déficit de puntos en la primera vuelta y que todo cambió en la segunda. Más aún tras la llegada de Caio César y Lucas Perin.

“Una vez que han empezado a entrar, han dado empaque al equipo. Sobre todo, Caio a nivel de líder silencioso. Y Lucas con un rol muy concreto de desatascador. Creo que cuando el equipo se ha ensamblado hemos hecho una segunda vuelta muy buena, con 24 puntos y algunos partidos que nos han escapado”, prosigue y realza las figuras de los brasileños. Por otro lado, el técnico del Córdoba Patrimonio de la Humanidad admite que “el acierto ha sido un poco el déficit”. Se refiere a la escasez de gol, ya que en puerta propia el dato es notable. “Somos el sexto equipo menos goleado. Eso dice mucho. Los números defensivamente son estratosféricos”, recalca. “Hemos tenido algún accidente, como el de Ferrol, que nos iba a dejar una tranquilidad. Y quién sabe si hubiéramos ganado, con 40 puntos y dos partidos más, qué hubiera pasado. Pero las cosas han sido como han sido y estoy satisfecho con el crecimiento y la filosofía del equipo”, subraya.

Al acabar en decimotercera posición y con una salvación en la última fecha, muchos pueden creer que no hubo el tantas veces repetido paso adelante. Pero no es tanto así y los guarismos lo dejan claro. “Hemos ganado 11 partidos y hemos plantado cara a todos los rivales, si no en un partido, en otro. Tenemos anecdóticamente el average ganado al Levante y el Barça. Creo que el equipo ha demostrado un crecimiento muy importante”, valora. Aun así, repite una idea en relación a la posibilidad de entrar en Copa de España o play off: primero va el uno y después, el dos. “Cada vez es más difícil. Creo que primero tenemos que consolidarnos poco a poco, mantenernos con cada vez menos apuros y desde esa comodidad de no tener que mirar para abajo ir creciendo deportivamente. Hay que ser sincero, honesto y estar con los pies en el suelo. Y si un día alguno se equivoca, ser nosotros los que estemos preparados para estar ahí”, asevera. Es justo antes de concluir con la fórmula, en su opinión, para no perder la dinámica de constante mejoría: “Saber lo que queremos como club, que creo que cada vez lo tenemos más claro, y desde ahí, crecer”.

Etiquetas
Publicado el
5 de junio de 2021 - 11:57 h