Una dulce despedida

.

A veces, los triunfos saben doble. O incluso triple. Esa es la sensación que le queda al Balonmano Adesal, que cierra el 2018 con una sufrida e importante victoria en la pista del Club Balonmano Getasur. No sólo por lo difícil del encuentro y por dejar atrás la mala racha de resultados, sino también por demostrar que -pese a la multitud de problemas que han tenido que superar- las de Paco Bustos están hechas de otra pasta. Esa que guarda a un equipo grande en condiciones muy humildes.

El cuadro fuensantino, después de tres derrotas consecutivas, buscaba marcharse al descanso navideño con buenas sensaciones. El duelo en suelo madrileño comenzó con un claro dominio local, aunque no tardó mucho en reaccionar el cuadro cordobés, pues del 4-1 en el diez de juego se pasó al 4-5 en apenas cinco minutos. Un ritmo frenético y con ambas plantillas dándolo todo.

A partir de ahí llegaron los mejores momentos del Adesal, que supo mantener una renta de dos goles durante buena parte del partido. El buen hacer de Lucía Vacas (máxima anotadora de su equipo con 5 goles) y Alicia Torres (4) brindaron un transcurro positivo para las cordobesas. Eso sí, el Getasur aún no había dicho su última palabra y la recta final del encuentro iba a ser de auténtico infarto. Las locales consiguieron devolver de nuevo las tablas al marcador, aunque tres tantos consecutivos de las visitantes pusieron la sentencia definitiva. El cuadro madrileño intentó el empate hasta el último segundo, aunque la victoria se decantó para el Adesal por un ajustado 20-21.

Etiquetas
stats