En la desesperación, aferrados a la esperanza

El debutante Soler en un lance del duelo con el Huesca | LOF

Cada nueva jornada es una más con derrota. Y es otra menos en un largo camino que se acorta a mandobles de un desasosiego creciente. El Córdoba es colista. No resulta novedosa esta circunstancia, pues ya son cuatro semanas las que acumula en lo más bajo de la tabla. Es último y sigue sin conocer la victoria tras nueve partidos, siete tras el relevo en el banquillo. Los errores persisten, los problemas aumentan. Al tiempo, las explicaciones, poco a poco, se agotan. Es así como en la desesperación los jugadores del conjunto blanquiverde permanecen aferrados a la esperanza en medio de una gran desesperación. En este sentido no hay más opción que, como suele decirse, mirar al futuro y nunca atrás.

“Este partido ya se queda atrás. No nos sirve mirar atrás, tenemos que pensar en el siguiente partido en casa”, indicó Caro después de que el Córdoba cediera en Huesca. Los califales cayeron por 3-1 y el de Estepa no supo muy bien encontrar explicación a la realidad del equipo. Por eso optó en insistir que lo importante ahora es pensar en el Rayo. “Quizá nosotros en los metros finales no hemos sido capaces de materializar nuestras ocasiones. Ellos sí, y te vas al descanso con un resultado adverso”, aseguró. El sevillano, además, recordó otros factores. “Veníamos a casa del líder y sabíamos que era jodido, pero sabes que en esta categoría no hay que mirar los puestos, que cualquier equipo puede ganar a cualquiera”, apuntó antes de abordar la posibilidad de que los dos primeros tantos aragoneses llegaran en posición antirreglamentaria.

Esta idea fue precisamente la que también comentó Juan Merino en sala de prensa tras el duelo. “Ellos nos han hecho los dos primeros goles, creo que el primero ha sido en fuera de juego y el segundo no lo sé”, dijo. “No nos sirve de excusa, pero sí que cambia, y mucho, el transcurso del partido”, agregó después. Para escapar de las justificaciones lo que toca hacer es ganar, y eso también lo saben en el vestuario. “No es consuelo. Todavía queda mucha Liga, pero tenemos que comenzar ya a puntuar y sumar tres puntos, sobre todo en casa. A raíz de la primera victoria seguro que vamos hacia delante, y tiene que ser cuanto antes”, expresó el estepeño, en relación también a la cantidad de jornadas que quedan por delante. Algo en lo que la afición puede jugar un papel importante según él. “Que tengan paciencia y, sobre todo, que estén con el equipo. Con la afición y el equipo divididos no sumamos ninguno, y juntos será más fácil”, aseveró.

La línea discursiva fue muy parecida en uno de los protagonistas del choque. Lo fue por su estreno con el primer conjunto blanquiverde. Soler tuvo ocasión de debutar con el Córdoba en Segunda A debido a las bajas por lesión y sanción, pero no resultó muy grato. “Cuando han dado la alineación estaba muy feliz, pero acabado el partido no estoy nada contento de cómo ha ido la cosa”, confesó. Después, afirmó que “el equipo está con convicción de revertir la situación”. Una mentalidad ésta en la que manda el hecho de que restan casi dos tercios completos de competición. “Queda muchísima liga. Es verdad que la situación no es buena, obviamente. Éste campo era complicado para cambiarla, pero ya estamos pensando en el partido del Rayo, para que sea un antes y un después”, señaló.

Etiquetas
stats