Un cruce con memoria

Shimizu, en un entrenamiento del Córdoba Patrimonio | ÁLEX GALLEGOS

De vuelta a donde todo empezó. El destino ha querido que, al menos en los últimos años, sea tradicional ya una visita del Córdoba Patrimonio de la Humanidad a Mengíbar. Sean cuales sean las circunstancias. Esté previsto o no, al final, en algún momento del curso toca hacer el equipaje para poner rumbo a la localidad jienense. Eso sí, a buen seguro no pesa para nada esa salida, teniendo en cuenta el peso histórico que tiene para la entidad blanquiverde. Así, desde su primera incursión en la Segunda División de la Liga Nacional de Fútbol Sala (ahora organizada por la Real Federación Española de Fútbol), el enfrentamiento entre ambos equipos ha sido un fijo cada campaña. Y en esta ocasión no iba a ser menos, pues, como ya ocurriera la temporada anterior, el sorteo de la Copa del Rey RFEF Futsal ha deparado una nueva repetición de dicho encuentro.

De este modo, el torneo copero entra en escena para el Córdoba Patrimonio. Los blanquiverdes, tras la dosis de moral que supuso la victoria del pasado sábado ante el Fútbol Emotion Zaragoza en Vista Alegre, se desplazarán hasta el municipio jienense para batirse el cobre con el Software Delsol Mengíbar, en la eliminatoria de dieciseisavos de final, que se disputará a partido único, y a puerta cerrada, este mismo martes (21:00 horas) en el Pabellón Sebastián Moya Lorca. El plantel rojillo, dirigido una temporada más por Francisco Javier Garrido, no conoce aún la victoria en lo que va de temporada en Segunda División, si bien tan solo ha podido disputar dos encuentros en el Grupo 1 de la categoría de plata a consecuencia del Covid-19.

Eso sí, no debe ser este un argumento para caer en una falsa motivación. Y mucho menos para menospreciar a un rival que año tras año pugna hasta última hora por el ascenso a Primera División. Es más, en el recuerdo aún sigue muy presente aquel encuentro del play off que supuso la confirmación del ascenso de los cordobeses a la máxima categoría. Por tanto, y pese a que el ambiente será totalmente distinto al habitual al no haber público, a buen seguro que entre las paredes del pabellón aún resonarán ecos de gloria para varios de los integrantes del plantel califa. Eso sí, el historial más reciente ya avisa de la dificultad de la contienda, pues los blanquiverdes cayeron en la misma eliminatoria ante el Mengíbar en la tanda de penaltis hace justo un año.

Con todo, la ambición es máxima para el Córdoba Patrimonio, que quiere dejar clara su condición de favorito, aunque sin correr ningún tipo de riesgo, al tiempo que recupera la confianza para encarar con mayores garantías las próximas semanas del campeonato liguero, donde el objetivo único y principal es la permanencia.

Josan González, con la clara intención de meter a su equipo en los octavos de final del torneo del KO, espera un choque complicado por lo que apenas variará la convocatoria respeto a partidos anteriores. Cristian Ramos –responde satisfactoriamente al plan específico- continuará siendo baja debido a las molestias en su rodilla derecha. Será la única ausencia obligada para un bloque que afrontará en Mengíbar el primero de los dos encuentros semanales. El segundo, correspondiente a la duodécima jornada liguera, llegará en Pamplona ante el CD Xota el próximo viernes. Para la siguiente semana quedarán los envites ante Real Betis Futsal (jornada 1) e Industrias Santa Coloma (jornada 13).

Etiquetas
stats