El Córdoba toma el camino de la estabilidad

Emilio Vega, González y Oltra, en la sala de prensa de El Arcángel. | MADERO CUBERO
Con la continuidad de Emilio Vega y Oltra, el club mantiene por primera vez en la era González a un director deportivo y un técnico de un curso para el siguiente tras completar el primero

La remodelación de la plantilla es cosa segura una vez más. Un proceso tan habitual cada verano en el Córdoba de la era González como lo ha sido el del cambio en la dirección deportiva y en el banquillo. Sin embargo, el club romperá con ese método de cara a la próxima temporada, en la que ofrecerá continuidad a esas parcelas. Emilio Vega y José Luis Oltra compartirán de nuevo responsabilidades en lo que supondrá el más claro trayecto hacia la estabilidad de la entidad en ese sentido desde la campaña 2011-12. Por vez primera desde entonces comenzarán el curso en los despachos y al frente del equipo quienes concluyeron el anterior, con el matiz de que también lo iniciaron. Es decir, el conjunto blanquiverde abordará un nuevo reto de ascenso a Primera con la opción inédita en los últimos años de que un director deportivo y un entrenador tengan la oportunidad de seguir adelante tras un ejercicio completo.

Es la primera vez ésta en la que el Córdoba encara otra campaña con continuidad total en dirección deportiva y técnica. La única realidad asimilable a ésta corresponde al curso 2014-15, el de Primera, cuando Pedro Cordero y Albert Ferrer siguieron en sus respectivas posiciones dentro del club. Aunque en ese caso, tanto el cartagenero como el barcelonés recalaron en el conjunto blanquiverde con la temporada anterior en marcha. Fueron parte de una renovación en el organigrama que puso punto final a la ausencia oficial en los despachos, en la parcela deportiva, y a la aventura de Pablo Villa en el banquillo, con paso provisional por el mismo de Luis Carrión. Diferente fue el caso de Luna Eslava, quien tras completar en la secretaría técnica la campaña 2011-12, la primera con Carlos González como propietario y presidente, continuó en sus labores la siguiente. Eso sí, no la terminó y el preparador cambió: Paco Jémez salió y llegó Rafa Berges, que tampoco concluyó el campeonato 12-13.

Desde entonces hasta la fecha el cambio de rumbo fue una constante en el Córdoba. La dirección deportiva llegó, tras la salida de Luna Eslava, a quedar descubierta de manera oficial. Eran tiempos en los que aportaba en materia de fichajes el periodista Alfredo Duro, director de comunicación en la 12-13, y en los que las decisiones se tomaban de forma coral, con Cándido Cardoso muy presente en la materia. En cuanto al banquillo, muchos fueron sus inquilinos. Sobre todo tras la primera destitución de Carlos González, la de Rafa Berges. Sólo repitió de un curso para el siguiente Albert Ferrer, con el matiz mencionado de que no había iniciado el primero. La continuidad de Emilio Vega y de José Luis Oltra supone por tanto un paso adelante en el camino hacia la estabilidad en la parcela deportiva del club. Los dos renovaron meses atrás, lo cual demuestra, también, que la confianza puesta en ellos es máxima por parte de la entidad.

Etiquetas
stats