Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

El Córdoba paga demasiado caros los goles ajenos

Uli y Pacheco, los últimos refuerzos de ataque. FOTO: MADERO CUBERO

Rafael Ávalos

0

A pesar de que el conjunto blanquiverde sólo ha encajado dos tantos, estos han tenido un coste excesivo debido a la falta de efectividad en ataque

En la cuarta jornada llegó lo que en algún momento se debía de producir. Sucedió en un campo que vuelve a aparecer como punto negro para el Córdoba. El conjunto blanquiverde cedió por primera vez en la presente temporada en Ipurua. El Éibar no falló a la tradición y ahogó las ilusiones de un equipo que hizo méritos para al menos arañar un punto en territorio armero. Lo hizo con un gol en las postrimerías del partido, el primero que ha encajado la escuadra califal en la segunda parte y por el que se ha pagado un alto precio. Los de Villa sucumbieron cuando todo parecía indicar que una vez más dejarían su portería a cero y sumarían otro punto, que en terreno ajeno nunca deja de ser bueno. No es cuestión de acudir al lugar común de la falta de gol, pero sí es cierto que la escasa efectividad mostrada hasta el momento en ataque costó en este caso un tropiezo del que ahora toca levantarse.

Los blanquiverdes rentabilizan al máximo sus goles, pues con apenas tres en su cuenta anotadora han logrado dos triunfos por la mínima y un empate. Sin embargo, los tantos ajenos, que son todavía menos, tienen unas consecuencias considerables. El Córdoba es a día de hoy, tras cuatro jornadas transcurridas, el segundo equipo menos goleado de la Liga Adelante, acompañado por Alcorcón y Deportivo. Sólo el Mirandés ha recibido menos. Los burgaleses vieron perforada su portería únicamente en una ocasión, en la primera fecha del campeonato, y respondieron con dos tantos que les otorgaron la victoria. Diferente fue la situación para los de Villa en los dos encuentros en que Saizar hubo de recoger el balón del fondo de la meta que defiende, pues en ambos casos se escaparon puntos.

Fue el Alavés el primero que consiguió batir a una defensa que, a pesar de algún error puntual y haber recibido ya el castigo del gol, se mantiene segura y ofrece garantías a un equipo que en aquella ocasión supo contestar. Los vitorianos vieron neutralizada su ventaja merced a un tanto de estrategia del cuadro califal. Pero no hincaron la rodilla. Y ocasiones tuvo el Córdoba para dar la vuelta al marcador, aunque al final se hubo de quedar con un punto y vio volar dos de su propio terreno de juego. Faltó efectividad en el tercer encuentro de la temporada para evitar que el primer gol recibido tuviera ese coste y volvió a faltar en Éibar, donde encima apenas dio tiempo a reaccionar ante el golpe del rival. Los armeros pudieron llegar al descanso con el marcador en contra, lo que quizá hubiera supuesto un nuevo triunfo para el conjunto blanquiverde, que se hace fuerte cuando se encuentra con una renta favorable. No hubo acierto frente al marco rival y se pagó.

Los de Villa gozaron de las mejores ocasiones del encuentro, pero fue el equipo que dirige Gaizka Garitano el que esta vez sacó máxima rentabilidad a un único tanto. Urko Vera se apareció en el tiempo de añadido para convertir en inevitable la primera derrota del Córdoba. Con ese gol, el conjunto blanquiverde ha dejado escapar tres puntos -dos el día del Alavés y uno este domingo en Ipurua, o tres, según se mire y se quiera mirar- con sólo dos goles en contra. Está claro que cuando pone el electrónico a su favor sabe manejar la situación, pero que cuando lo tiene en contra pesa que no se materialice con facilidad en la meta rival. Así las cosas, al igual que la escuadra califal es capaz de rentabilizar sus tantos todavía ha de encontrar el antídoto para que los pocos que recibe tengan tan alto coste. No se trata, con este dato por delante, de caer en el desespero, sino de seguir con paso firme en las propias convicciones para que la tarea de marcar no resulte tan complicada. Llegará a buen seguro, pues mimbres hay en la línea de vanguardia.

Etiquetas
stats