La ciencia del 11 contra 11: la ropa como segunda piel

.

En los últimos años la industria ha introducido materiales cada vez más innovadores en la fabricación de las equipaciones de los jugadores de fútbol. El algodón que se utilizaba en la fabricación de las camisetas se sustituyó por poliéster, material con una baja absorción de agua, que favorece una mejor transpiración y permite una evaporación más rápida del sudor. También se emplean otros componentes como el elastano, comúnmente conocido como lycra, que es una fibra sintética de enorme elasticidad y resistencia o el poliuretano, material que actúa como buen aislante térmico y resistente al agua.

Desde aquellos modelos que utilizaban el algodón para las camisetas se ha pasado al uso de las tecnologías que escanean en 3D el cuerpo del deportista, de tal manera que la ropa se ajuste como una segunda piel mejorando la comodidad del jugador. La tecnología textil denominada Dry Fit emplea microfibras de poliéster en el desarrollo de un tejido que repele el sudor hacia la superficie del tejido, donde se evapora, aportando así frescura durante el ejercicio físico.

Las zapatillas también han experimentado cambios en su composición. Existen diseños que incorporan una especie de calcetín a la altura del tobillo que se integra con la bota y con los cordones, adaptando la zapatilla como una segunda piel. Este material contiene fibras Brio tejidas directamente a la lana para fortalecer el tejido y conseguir una mayor resistencia y sujeción. Además, el material es resistente al agua.

La infografía adjunta es la décima entrega del estudio de la Universidad de Cultura Científica y de la Innovación de la Universidad de Córdoba (UCO). El proyecto está incluido en el IV Plan Anual de Divulgación Científica de la UCO y cuenta con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

Etiquetas
stats