¿Soñar en diferido?

El Córdoba CF vence al Villanovense en El Arcángel

0

En busca de una verdadera semana grande. Ese es el objetivo del Córdoba CF, que pretendía confirmar con hechos todos los pasos dados a lo largo de la temporada a fuerza de fe y talento. Y es que solo quedaba cumplir y creer. Y al menos, los de Germán Crespo querían dar el golpe que dependía de ellos mismos. Además, edulcorado con una dosis extra de venganza, al tratarse del único adversario que le ha ganado sobre el verde en lo que va de curso. En efecto, el Villanovense peleó con sus armas en El Arcángel, aunque acabó claudicando como una víctima más incapaz de sacar nada positivo de un feudo inexpugnable.

El encuentro, como se ha dicho, comenzó cargado de alicientes. Un ambiente de gala para una tarde propicia para soñar. Y sobre el césped, dos conjuntos dispuestos a darlo todo. Ya no es solo que los califas pretendían dar un golpe casi definitivo encima de la mesa, sino que el Villanovense buscaba demostrar que sabía donde se encontraban las costuras del mejor equipo del grupo. Ya lo hizo una vez y esa volvió a ser su intención, ya que fue el encargado de sumar la primera oportunidad del partido. Un disparo muy peligroso de Viñuela que despejó a córner Carlos Marín con una espectacular estirada. Los visitantes saltaron con una presión muy alta que dificultó la salida de balón del Córdoba, que poco a poco fue acumulando tímidos acercamientos, aunque ninguno con peligro real.

De hecho, la primera oportunidad de gol importante por parte de los blanquiverdes se dio superados lo diez primeros minutos, en un intento de Simo, cuyo remate de cabeza dio con el larguero. Con todo, fue al cuarto de hora realmente cuando todo El Arcángel se llevó las manos a la cabeza, tras un mano a mano de Willy, precedido de una gran triangulación entre Simo y Javi Flores. No obstante, el golpeo del ariete, con el meta totalmente vencido, se marchó alto. El aviso estaba ahí y el dominio, desde entonces, comenzó a ser claramente de los locales, que seguían merodeando el área de De la Calzada cada vez con mayor peligro. Es más, muy cerca del gol se quedó en una doble ocasión otra vez Willy, primero en una gran acción de De las Cuevas, que con sangre fría dribló a un defensa dentro del área y la colgó para que rematara el arquero. Sin embargo, su testarazo se estrelló con el larguero. Y justo en el rechace, un centro de Simo volvió a encontrar la testa del extremeño, pero en esta ocasión fue el portero visitante el que evitó el 1-0.

Parecía estar cada vez más cerca la ventaja cordobesa. Y se confirmó a la media hora, pero en una acción accidentada y con cierta fortuna. Pero merecida. Así es, ya que un centro de Javi Flores lo despejó la zaga villanovense. Eso sí, el rebote dio en uno de los futbolistas extremeños y el balón se fue directo a portería, pillando a contrapié al meta. Abierta la lata, la tranquilidad fue progresivamente mayor para los de Crespo. Pero el Villanovense era consciente de su necesidad de hacer un choque largo y evitar que el Córdoba lo rompiese cuanto antes. Asimismo, sus acciones también generaban mucho peligro. Nada desdeñable era su olfato ofensivo, y tal que así lo demostró Pajuelo en un golpeo lejano en segunda jugada y que obligó a Marín a volver a estirarse para evitar el empate. Un intercambio de golpes que, de momento, otorgaba la ventaja al conjunto blanquiverde. Por delante restaban tan solo 45 minutos minutos para seguir soñando.

Dominio total de la posesión, pues ya prácticamente no merodeaba el Villanovense el área califa. Todo se circunscribía a la media cancha defendida por éstos, y era el Córdoba el que basculaba e insistía en busca del segundo gol. Llegó y lo hizo, además, con un significado muy especial, pues De las Cuevas logró acertar con el remate tras un rechace de De la Calzada a poco de llegar a la hora de juego. Un tanto que servía, por si fuera poco, para sellar la renovación automática por objetivos para el alicantino, justo el día en el que cumplía cien encuentros oficiales defendiendo la elástica cordobesista.  

El 2-0 destensó completamente el duelo para el Córdoba. Pese a que los visitantes siguieron intentándolo, como es lógico, lo cierto es que la inercia ya era claramente local. Los de Crespo acumulaban un acercamiento tras otro, al tiempo que la grada disfrutaba, donde, además, se empezaban ya a escuchar cánticos relativos a la cercana promoción. Un ritmo que no cesó pues la entrada de Casas y Fuentes dio más frescura al ataque local, empeñado en seguir ampliando su cuenta goleadora. No le quedaba otra al Villanovense que achicar aguas y buscar sus oportunidades con paciencia, que las tuvo. No obstante, el cronómetro también jugaba en su contra. Pero los acercamientos también se producían, como fue un cabezazo tras saque de esquina que se fue desviado por muy poco. Sea como sea, era un día para festejar y nada parecía que podía enturbiar la jornada en clave blanquiverde. Y es que hubo tiempo para todo, incluso para otorgar una merecida ovación a De las Cuevas tras ser sustituido por molestias físicas.

De todo menos goles hubo en el tramo final del encuentro. Ocasiones, jugadas para el deleite de la afición, intentos fallidos del Villanovense e incluso un debut. Así es, ya que Crespo concedió los últimos minutos del choque al joven lucentino Manolillo, jugador del filial que se estrenó con la blanquiverde en un día muy especial. Una jornada para soñar (en diferido). Solo un paso queda hacia al ascenso, y puede darse este mismo domingo en caso de derrota del Cacereño.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
stats