Nadie conoce a nadie, primer entreno y presentación del CCF

FOTO: MADERO CUBERO
El Córdoba de Pablo Villa arranca temporada en una cálida sesión vespertina arropado de tres centenares de personas

La grada tenía ganas de ver a los suyos. La primera sesión de entrenamientos del Córdoba de Pablo Villa ha estado caracterizada por tres factores. El primero, la afición, que pese a la hora y al enclave, ha querido arropar a un equipo cargado de incógnitas donde ha habido que atinar con la vista para diferenciar a los canteros y a los de reciente incorporación. El segundo, el calor, intenso y sofocante por momentos. Y el tercero, la presentación oficial de los siete primeros fichajes, incluidos el canterano Fran Cruz, el más aplaudido de todos.

Sobre esto último, cabe matizar que dicha puesta de largo se ha desarrollado de manera austera sobre el piso del estadio con unos jugadores que ni siquiera han lucido la elástica blanquiverde, aunque sí que han dedicado algunas palabras al respetable. Las más destacadas, la de Fran Cruz, que ha prometido “trabajo, trabajo y más trabajo”.

La presentación, que ha tenido lugar pasadas las nueve y media ha sido el último acto de una jornada que comenzaba para la afición a las 19.33 horas, instante en el que los primeros jugadores pisaban el césped de El Arcángel. Del entreno, caracterizar el empeño del míster en que sus pupilos se hicieran con el balón, protagonista de toda la sesión.

Sobre el tapete, las ausencias más notorias, las de Cristian y Alberto Aguilar. Entre otros de los desaparecidos, Paulinho, del que se dejó de tener noticias semanas atrás por parte del club. La mejor sorpresa, la del canterano Sebas, que ha destacado por rendimiento, apuntando grandes dosis de calidad.

El equipo, que volverá a los entrenamientos en doble sesión durante la jornada del miércoles, con entrenamientos a las 9.30 horas en la Ciudad Deportiva y a las 19.30 en El Arcángel, tiene por delante un largo trabajo. La primera misión, la conexión entre los hombres de campo porque, a fecha de hoy, por lo visto, a sabiendas de que es prematuro sacar conclusiones, nadie conoce a nadie.

Etiquetas
stats