Se avecina reforma profunda en el vestuario del Córdoba

Jugadores del Córdoba en un entrenamiento

Aunque los primeros pasos han de darse en otras parcelas, resulta indudable que se avecina una reforma profunda en su plantilla. Probablemente la mayor conocida en los últimos tiempos, y es difícil después de años con continuas entradas y salidas. Salvo sorpresa, más de la mitad del vestuario va a ser diferente la próxima temporada. Y no sólo por la situación contractual de muchos de los futbolistas o por la reformulación del proyecto sino porque en Segunda RFEF se hacen necesarios recortes presupuestarios de primer orden. En cualquier caso, el Córdoba tiene ante sí un verano intenso de cara a la configuración de su equipo para la próxima temporada. De entrada, una nueve jugadores termina contrato y de la docena restante que sí tiene en vigor es posible que muchos no continúen por diferentes motivos propios y ajenos.

Lógicamente, el club trabaja en primer lugar en la reestructuración de su área técnica. Se da por hecho que la dirección deportiva va a cambiar por completo en relación al primer equipo. Antes ha de solventarse la salida tanto de Miguel Valenzuela como de Juan Gutiérrez Juanito tras la ya conocida del secretario técnico, Rafa Sánchez -quien por cierto firma con el Albacete, donde va a coincidir con Alfonso Serrano-. Después toca tomar una decisión para el banquillo, y ahí las opciones de Germán Crespo van a menos con la citada reorganización. Pero tampoco pierde de vista la entidad califal la compleja situación de su plantilla, con un coste en que en la cuarta categoría del fútbol español resulta inasumible. Precisamente esta circunstancia va a ser una de las que marquen el devenir de los acontecimientos en los próximos meses. A ello se une la decepción por el rendimiento de la inmensa mayoría de los futbolistas.

Por estas dos razones es improbable que la docena de integrantes del primer plantel que cuenta con contrato siga el curso venidero. La lista en este sentido la conforman Edu Frías, Manu Farrando, Bernardo Cruz, Djetei, Alberto Espeso, Mario Ortiz, Alberto del Moral, Djak Traoré, Javi Flores, Nahuel Arroyo, Samu Delgado y Willy Ledesma. El último tiene vinculación más allá de junio tras una renovación automática por el logro de objetivos. Con los nombres sobre la mesa, el rango o la cuantía de la ficha dificulta la continuidad de algunos como Mario Ortiz, Javi Flores o el propio Willy, así como el extremo Nahuel, quien llegó el pasado mercado de enero. Dentro de la intervención externa, cualquiera de estos futbolistas puede tener cabida en superior división, sobre todo Djetei y Alberto del Moral. Por tanto, son posibles bajas no deseadas a priori pero inevitables por el interés de otras entidades.

Otro asunto es la intención del Córdoba según el rendimiento de los jugadores, lo que puede tener peso relevante a la hora de decidir en determinados casos concretos. Por ejemplo, parece claro que Djak Traoré no convenció pese a ser una incorporación con cierta importancia en verano de 2020. De igual modo, la irregularidad en cada una de sus intervenciones en el césped provoca que Edu Frías esté con la puerta entreabierta al menos sobre el papel. ¿Qué va a suceder en este sentido con Manu Farrando y Alberto Espeso? Todo ha de verse en las próximas semanas, una vez que el club ya cuente con equipo de trabajo en los despachos. Desde los mismos ha de abordarse también la posibilidad de plantear la continuidad de alguno de los nueve futbolistas cuyo contrato finaliza esta temporada. En este caso se trata de Isaac Becerra, Jesús Álvaro, De las Cuevas, Moutinho, Carlos Valverde y Piovaccari.

Faltan dos en esta lista y son los dos cedidos, Álex Robles y Sidibé, que de entrada tienen asegurada su salida. De los ocho anteriores parece complicado que exista idea de mantener la relación salarial. Claros son los ejemplos, sin ir más lejos, de Carlos Valverde y Piovaccari, muy señalados en el tramo final del campeonato. Quizá con opciones puedan contar Isaac Becerra, Jesús Álvaro y De las Cuevas, aunque la edad de este último es un condicionante significativo. Con todo, dos nombres han de darse también en esta revisión de la plantilla del conjunto blanquiverde. Son los de Darren Sidoel y Alberto Ródenas, quienes firmaron por una campaña con posibilidad de una segunda. La lógica, por lo visto a lo largo del curso, establece que ninguno de los dos va a seguir, si bien parece necesaria una confirmación. Más si cabe, por cierto, en lo que al neerlandés respecta: su baja se da por garantizada toda vez que en enero salió cedido al Hércules.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
14 de mayo de 2021 - 13:00 h
stats