Sin descanso, pero sí para el césped de El Arcángel

Entrenamiento del Córdoba en la Ciudad Deportiva

Es inevitable. Al igual que resulta lógico. Las circunstancias condicionan el trabajo del primer equipo. No de forma que los entrenamientos se desarrollen con problemas, ni mucho menos, sino por el terreno en que han de desarrollarse. Continúa sin descanso la pretemporada de la plantilla dirigida por Germán Crespo, pero sí se ofrece respiro al césped de El Arcángel. Porque el Córdoba apuesta por utilizar los campos de hierba artificial de la Ciudad Deportiva transcurridos unos días para aliviar la carga sobre el verde del estadio. De esta forma, la entidad procura un mantenimiento correcto en el coliseo ribereño aunque también otorga a sus jugadores la posibilidad de arrancar con la adaptación al otro tipo de superficie. Todo, mientras siguen las labores de mejora de los tapetes naturales de las instalaciones del Camino de Carbonell.

Ha sido en la mañana de este jueves cuando el club ha decidido variar el escenario del ya quinta sesión estival, una vez que el día de antes se abrió un capítulo de dobles prácticas que esta semana sólo tendrá segunda parte el viernes. La razón no es otra que evitar el deterioro del césped del estadio con la acumulación de entrenamientos. Tal riesgo se hizo presente durante el tercer día de pretemporada del cuadro califal. Porque el miércoles el verde comenzó a sufrir y levantarse, tal y como resaltó el diario digital Cordobadeporte. Con el traslado a la Ciudad Deportiva, el Córdoba plantea un oportuno tiempo de recuperación entre uso y uso al terreno de El Arcángel. Aunque la situación obliga a utilizar el mismo, resulta evidente que es necesaria la moderación en este sentido de cara a la conservación para el campeonato.

Pero tampoco supone un enorme contratiempo esta modificación del planteamiento de inicio, que marcaba una tanda completa de entrenamientos -hasta el sábado, ya que el domingo llega el primer asueto- en el coliseo ribereño. El conjunto blanquiverde sabe desde hace semanas que la próxima temporada ha de visitar varios campos de hierba artificial, por lo que también es requisito durante la 2021-22 la adaptación a un terreno inusual. Así lo señaló el director deportivo del Córdoba, Juan Gutiérrez Juanito, en una rueda de prensa el pasado viernes. “Los campos de césped natural van a necesitar un tiempo para recuperarse, pero eso nos permite trabajar en artificial para adaptarnos”, afirmó entonces el gaditano.

Claro está que la inexistencia de terrenos naturales para trabajar más allá del verde de El Arcángel es un factor adverso. O como mínimo, un hecho indeseado. El motivo de que suceda esto, cabe recordar, es la pérdida de los principales campos de la Ciudad Deportiva. Y el estado de los mismos es consecuencia de la falta de cuidado durante un mes por el lanzamiento por vía judicial del club de las instalaciones del Camino de Carbonell -el desahucio se efectuó el 16 de junio-. Un problema al que pone remedio el Córdoba desde hace días con el fin de que los espacios habituales de práctica de la entidad “puedan estar disponibles a la mayor brevedad posible”.

Aun así, no hay mal que por bien no venga. Es la concepción del asunto que tiene el conjunto blanquiverde, sabedor de que entre las dificultades que afronta en su retorno a cuarta categoría 36 años después está la disputa de partidos en campos de hierba artificial. Y el primero de esos encuentros llega relativamente pronto pues se va a dar en la quinta jornada del campeonato del Grupo IV de Segunda B, fechada para el fin de semana del 2 y 3 de octubre. La escuadra califal visita entonces al Tamaraceite, un terreno que conoció el pasado curso dentro de la fase de acceso a Primera RFEF. Por cierto, aquel duelo terminó con victoria, aunque fuera in extremis -con penalti detenido por Isaac Becerro en los últimos instantes-, del conjunto blanquiverde.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
22 de julio de 2021 - 11:07 h
stats