La amplia agenda de Infinity y el Córdoba

Ariel Montenegro, en una entrevista a Cordópolis | MADERO CUBERO

Mira aquí y mira allá. Como en Maquillaje de Mecano se encuentra. Aunque existe una diferencia importante, todos observan cuanto hace en sus distintos departamentos. No sólo el club en sí, también en lo que se refiere a la sociedad que lo gestiona. El hecho es que tanto Infinity -y más propiamente Unión Futbolística Cordobesa (UFC)- como el Córdoba -por ende pero de manera diferenciada en distintos aspectos- atienden cada vez más asuntos, muchos de diversa índole. Resumida la cuestión el órgano rector del conjunto blanquiverde -que unifica- mantiene su vista en la evolución de la campaña de abonados, que arrancara hace una semana, al tiempo que contempla el desarrollo de los acontecimientos en materia judicial. Todo ello mientras procura cerrar lo antes posible el relevo en el banquillo del cuadro femenino y la afición aguarda movimientos nuevos dentro de un mercado en el que por ahora todo anuncio es de salidas. Por si fuera poco, la entidad trabaja para ultimar la presentación de la ropa deportiva. ¿Quién da más?

Así es la abultada agenda de Infinity y el Córdoba, que permanecen por igual y en su entorno pendientes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). El máximo órgano judicial de España tiene todavía que completar el proceso de sustitución del titular del Juzgado de lo Mercantil número 1, Antonio Fuentes, recusado en febrero. Sobre todo porque de la decisión que se tome en Madrid depende después el futuro de la entidad. Fernando Caballero, magistrado de la Audiencia Provincial y juez que supervisara el concurso de acreedores de la sociedad (SAD) original -sí, el Córdoba CF SAD- es el nombre propuesto por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Sea él o no quien asuma la responsabilidad, en El Arcángel y alrededor -no literalmente- existe un lógico interés por conocer si el auto que en diciembre determinara la venta de la unidad productiva del cuadro califal cobra firmeza jurídica o no.

En parte -la mayor-, de dicho dictamen, que también engloba el inicio de un segundo proceso concursal de la SAD, va a haber un posicionamiento de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) en cuanto a la inscripción de derechos de UFC. Lo cierto es que el pronunciamiento del CGPJ se puede dar tanto esta semana como de aquí al comienzo de septiembre -se espera que no después- dado que se habilita agosto, tal y como ya informó CORDÓPOLIS el domingo, para actividad judicial. Por otro lado y sin abandonar este ámbito, es probable que la Sala de lo Civil y Penal del TSJA tome una decisión sobre la querella contra los citados jueces de lo Mercantil. La sección del alto tribunal autonómico ha de admitirla o archivarla -abrir el proceso o darle carpetazo-. La denuncia la presentaron Luis Oliver y Joaquín Zulategui a través de Bitton Sport.

Fuera del apartado judicial, que desafortunadamente continúa en primer plano de la actualidad, otros muchos frentes tiene abiertos UFC. En lo que respecta al desarrollo normal del día a día, la entidad encara la segunda campaña de abonados de cara a la próxima temporada en su primer proyecto bajo el paraguas de Infinity. La primera llegó a su final con 1.247 carnés expedidos, una cifra que no es mala dada la restricción de afluencia a El Arcángel por el Covid-19 y el tormentoso transcurso del curso anterior. En este plano, el Córdoba aún no puede ofrecer la renovación on line, que con total seguridad va a generar un aumento -mayor o menor ya es imprevisible- en el número de adhesiones. Pero este tema es sólo uno de los muchos que están vigentes hoy por hoy. Porque el club también trabaja desde hace días para ultimar la presentación de la nueva ropa deportiva, con Givova como sponsor, que está fijada el 23 de julio.

Sobre las camisetas -y resto indumentaria- la expectación es máxima. También por la necesidad de conocer si el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que va a contar otra vez con el mismo atuendo que el conjunto de fútbol, luce o no su escudo -acompañado del propio en cualquier caso-. Aunque antes de finalizar con todos los detalles de este aspecto el cuadro califal tiene otra tarea más urgente que atender. Ésta no es otra que la contratación de un técnico para el conjunto femenino después de que el viernes el que lo era hasta ahora, Manu Agudo, anunció su adiós. La marcha del pacense se da, según el club, “por motivos personales”. Todo está encaminado, como ya se sabe tras la despedida del entrenador, a que Ariel Montenegro, recién salido del Ciudad Jardín después de seis años, se convierta en su relevo. El anuncio, si no se rompe el acuerdo aproximado los días anteriores, no debe demorarse en exceso. Principalmente porque hace falta un golpe de efecto en dicha sección tras las salidas también de Mery Martí y Kerlly Real, dos de sus grandes referencias.

Con todo, es muy probable que los aficionados sólo aguarden novedades en el último de los campos de acción, que en realidad es el primero en base al interés que genera. Más allá de la contratación de Ariel Montenegro, los seguidores blanquiverdes siguen ávidos de fichajes que llevarse a los ojos -mediante la lectura, claro-. También alguna que otra renovación, como la de Iván Navarro. La prolongación del vínculo del jugador sevillano, ya sí como miembro de pleno derecho de la primera plantilla -que no quiere que forme parte del equipo el próximo curso-, lleva cerrada unas cuantas semanas, al igual que la inclusión de Raúl Cámara en el área técnica del club. Todavía no existe una notificación oficial al respecto y éste es, quizá y precisamente, el hecho que más incertidumbre puede generar: la falta de comunicaciones en materia estrictamente deportiva. Hasta ahora sólo se sabe de salidas, como la de Luis Garrido o las de Fidel Escobar, Chus Herrero, Imanol García y José Antonio González hace ya dos meses.

Etiquetas
stats