Un alemán con sombrero cordobés en un horno

El ganador con sombrero cordobés | MADERO CUBERO
John Degenkolb gana la etapa de la Vuelta a España que acabó en el Paseo de la Victoria de Córdoba, en la que las altas temperaturas hicieron sufrir a los ciclistas

Antes de empezar la carrera lo advertía el ciclista marbellí Luis Ángel Maté: Las autoridades sanitarias dicen que cuando hay aviso amarillo por calor no se debe ni salir al exterior, ni hacer grandes esfuerzos ni ponerse al sol. “Nosotros vamos a hacer las tres cosas”. Antes de empezar la cuarta etapa de la Vuelta a España entre Mairena del Alcor (Sevilla) y Córdoba, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) activaba el aviso amarillo por calor intenso. A la sombra se esperaban temperaturas de 38 grados. Al sol y sobre un asfalto recalentado pero especial (el de los países del centro de Europa se derrite con más de 35 grados), el termómetro se disparaba por encima de los 40 grados. Fiebre.

Aún así, en el lugar de España en el que más estaba apretando el lorenzo (y probablemente de Europa), sobre el achicharrado Paseo de la Victoria levantó los brazos en una brutal exhibición un alemán de 25 años, John Degenkolb, del equipo Giant Shimano. Sobre el pódium de vencedor de etapa y con sombrero cordobés, el alemán parecía más uno de esos guiris colorados y boqueantes que se pasean por las Tendillas en plena ola de calor a las 17.00 de la tarde. Pero no, era el vencedor de una etapa desarrollada en el epicentro del calor, en Córdoba, a la hora de la siesta y en que la que estuvo apunto de alzar los brazos un ciclista carismático, de los que sí que están acostumbrados a estas temperaturas: el murciano Alejando Valverde (Movistar Team), que lo intentó en una escapada en la carretera de las Ermitas, que ayer no fue zona de paz, sino de guerra.

La Vuelta regresó a Córdoba con una etapa clásica. De hecho, si en Córdoba se disputara una clásica de ciclismo (provincial, regional o nacional, no nos pongamos estupendos) en Sierra Morena habría sitio de sobra para formar una buena escabechina. Se subieron dos puertos (clásicos también): el Alto de San Jerónimo y la Cuesta del 14% (clasicaza). Pero la etapa se deslució por culpa de un extraño intento por procurar afectar al tráfico lo menos posible (un martes de agosto a la hora de la siesta no es precisamente un día en el que mucha gente coja el coche). Los organizadores trazaron un rodeo desde los cerros de Sierra Morena hasta el centro de la ciudad por la Ronda de Poniente. Una calzada llana y ancha como un día sin pan que, los que entienden de ciclismo lo saben, hace que un pelotón se zampe a una escapada en cero coma. Y pasó.

El pelotón subió casi a ritmo el Alto de San Jerónimo. Amets Txurruca, del Caja Rural, pasó primero. El pelotón se cortó en el siempre descenso de la Trassierra pero se reagrupó fácilmente en la Ronda de Poniente, destroza espectáculos ciclistas. Pasaron por primera por meta en el Paseo de la Victoria (donde había público, no demasiado pero sí bastante para estar soportando el auténtico infierno de calor sobre sus cabezas) y encararon el Brillante y San José de Calasanz para el tremendo 14%. Fue en sus primeras rampas donde cazaron a Txurruca.

Todo aquel ciclista aficionado en Córdoba sabe que tiene un paraíso a cinco minutos de su casa. Las subidas y bajadas a Sierra Morena son el gran tesoro para los deportistas locales, que además tienen categorizados sus puertos. El más bestia de todos, donde pocos se atreven y los pocos que lo hacen muchos tienen que poner pie a tierra (que tire la primera piedra el que esté libre de pecado), es el 14%. Arriba del todo, cuando uno va ya castigado, la cosa se convierte en una pared que ayer sufrieron los mejores del pelotón internacional. Por la tele, muchos aficionados se sonrieron al ver retorcerse en las curvas del 14% a ganadores de Tours como Alberto Contador, Giros como Nairo Quintana, supercampeones que se quedaron como Fabian Cancellara, y tantos y tantos otros. Parece ser que el 14%, como la muerte, iguala a los hombres.

Pero la batalla se desató en la carretera de las Ermitas, en ese tobogán constante que es su carretera. El murciano Valverde saltó del pelotón con otros tres ciclistas más para intentar la victoria en Córdoba. En ese constante sube y baja, esa carretera “pestosa” de la que hablan los grandes globeros, el murciano llegó a sumar 30 segundos de ventaja. Pero su nombre es aún demasiado importante como para dejarlo ganar y fue el Katiusha de Joaquim Rodríguez el que finalmente le echó mano poco antes de llegar a la Ronda de Poniente.

Muchos pensaron que un descenso directo hacia el Paseo de la Victoria sin hacer ese giro extraño habría facilitado el espectáculo y, quizás, que la corona en forma de sombrero cordobés fuese para uno de los grandes favoritos a ganar la Vuelta a España. Otro año será.

John Degenkolb

CLASIFICACIONES

ETAPA

1. DEGENKOLB, J. GIA 4h 02' 55''

2. REYNES, V. IAM + 0''

3. MATTHEWS, M. OGE + 0''

4. CARUSO, D. CAN + 0''

5. MARTIN, D. GRS + 0''

6. KOLOBNEV, A. KAT + 0''

7. MONDORY, L. ALM + 0''

8. CONTI, V. LAM + 0''

9. JUNGELS, B. TFR + 0''

10. ARU, F. AST + 0''

GENERAL

1. MATTHEWS, M. OGE 13h 30' 44''

2. QUINTANA, N. MOV + 8''

3. VALVERDE, A. MOV + 15''

4. URAN, R. OPQ + 19''

5. CARUSO, D. CAN + 21''

6. CHAVES RUBIO, E.OGE + 21''

7. BENNETT, G. CAN + 24''

8. ZUBELDIA, H. TFR + 24''

9. CONTADOR, A. TCS + 27''

10. KELDERMAN, W. BEL + 27''

Etiquetas
stats