La Universidad forma a los futuros comisarios de arte

.
El Grado de Gestión Cultural, puesto en marcha este curso, trata de encontrar una salida laboral para los estudiantes en el emprendimiento

La gestión cultural, como tal, ha sido una de las grandes olvidadas en los estudios de arte. Pero a partir de este curso, se ha puesto en marcha el grado de Gestión Cultura, impartido por vez primera en Córdoba, que cierra en junio su primer curso. Entre otras salidas, este Grado ofrece la formación en el comisariato artístico, aunque esta disciplina se enseña, sobre todo, en el Grado de Arte. Rafael Cejudo, profesor del área de Filosofía de la UCO y coordinador del Grado, cuenta que el grado está enfocado a buscar prácticas extracurriculares: “A medio camino entre las Humanidades y las Ciencias Sociales, este Grado no es como otros que buscan acercarse más a la docencia; en Gestión Cultural se trata de encontrar carácter práctico al emprendimiento, palabra tan de moda”. También señala la necesidad de aprovechar el turismo de servicios característico de la ciudad “pero con un matiz de vital importancia: convertir el turismo cultural en la causa del turismo de servicios”, señala Cejudo. El nuevo Grado solo se puede cursar en Córdoba y en Huelva. El plantel de integrantes de este primer curso se cierra con unos 40 matriculados, un número nada pesimista al ser el Grado una novedad, tanto en la universidad como en la ciudad.

Asimismo Cejudo reconoce que el sitio escogido, la Facultad de Filosofía y Letras (Antiguo hospital del Cardenal Salazar, en plena Judería y centro histórico), es el idóneo para impartir el Grado: “El edificio es uno de los más atractivos en Córdoba y en su interior se encuentran la Capilla de San Bartolomé del siglo XV o la botica histórica. Recientemente además hemos habilitado la Galería del Cardenal Salazar, espacio que acoge exposiciones continuamente. Todos estos hechos convierten esta universidad en una de las más visitadas por los turistas, además de en cuna perfecta para el Grado”.

Por otra parte, Jose María Manjavacas, que imparte la asignatura Antropología y gestión cultural en el primer curso, alaba el amplio abanico de asignaturas en el Grado: “La diversidad de asignaturas proporcionará formas necesarias de entender la realidad de distintas maneras”. Para él son remarcables las ideas de compromiso con Córdoba y con lo que se mueva próximamente en la ciudad. Las asignaturas ofertadas están organizadas desde contenidos más abstractos hasta los más prácticos, incluyendo Antropología y Gestión cultural, Dirección y Gestión de empresas, Historia de España I-II, Ética y responsabilidad social de la Gestión cultural, Crítica y mercado del arte, Lenguajes artísticos: introducción al lenguaje de la música y al análisis de la fotografía y el cine… Sin obviar, tampoco, la enseñanza de un idioma moderno (a escoger entre inglés, alemán, francés, italiano y árabe).

Mientras, a José Álvarez (que imparte la asignatura Concepto y método de la Historia del Arte) y Pedro Ruíz Perez (Literatura Hispánica y su contexto) les parece “muy necesario” el Grado para la ciudad. A ello se suman las palabras de Pedro Ruiz, que impartirá su asignatura el próximo curso: “La manera en que los contenidos de materias como Literatura se pueden adaptar al Grado es solo parcialmente claro, en la medida en que ayuden a entender la forma en que se dialoga entre pasado y presente. Es necesario que los alumnos entiendan la herencia de la ciudad para, de ahí, que ellos mismos reflexionen qué se puede hacer en la ciudad, cómo desarrollar el patrimonio cultural existente”.

Pedro Ruiz puntualiza, asimismo, la necesidad de dinamización: “Mi objetivo principal en el curso es que los alumnos entiendan el concepto y luego que sean capaces de llevarlo a la dinamización. En Córdoba se debe dar una nueva mezcla de creación de infraestructuras más hábitos culturales. Por ejemplo: la gente va a visitar Madrid y Barcelona porque quiere ver qué se mueve en Madrid y Barcelona, qué está pasando en esas ciudades. Compárese qué está pasando en Córdoba y qué debería pasar, en cambio”, concluye Pedro Ruiz.

Por último, los alumnos del Grado, entre los que se da una multiplicidad de edades y procedencias, parecen estar contentos con las asignaturas que han recibido de momento en este primer curso y definen el Grado como en suma interesante y de vital importancia local. Algunos de ellos colaboran ya abiertamente con la cultura en la ciudad. Un alumno es community manager, otro participa en la galería del Cardenal Salazar y varios han sido voluntarios en el Festival del Cine Africano.

Etiquetas
stats