'The Passion of Andalucía', rodado parcialmente en Córdoba, se impone en los Travel Video Awards

.

El vídeo The Passion of Andalucía, cortometraje documental dirigido por el cineasta honhkonés Brandon Li sobre la cultura del flamenco en Andalucía y grabado en lugares emblemáticos como Granada, Sevilla, Estepona, La Alpujarra y Córdoba, ha sido reconocido como mejor producción en los Travel Video Awards.

Aunque en el vídeo Córdoba solo aparece unas pocas veces, la portada que ilustra este cortometraje es la de una bailaora en la Mezquita. Brandon Li, que, con anterioridad, había hecho un pequeño corto sobre la Semana Santa y un par de ellos más en Barcelona, explica que con The Passion of Andalucía -que ha sido reproducido más de 470.000 veces

quería centrarse en la cultura del flamenco, a la que considera “el corazón de España y especialmente de Andalucía”.

Así, lo que empezó con visitas a espectáculos para guiris en Sevilla, acabó con una breve amistad con el propietario de la Taberna Gonzalo Molina, que, desde la calle Relator de Sevilla, organiza espectáculos de flamenco de los que no suelen salir en las guías habituales. Este contacto con la escena más purista, de tabernas y peñas, fue el resorte que echó a andar este vídeo, que contó con con la ayuda desinteresada de bailaores, cantaores y artistas.

El resultado son espectaculares tomas de steadycam y aéreas de lugares como el Sacromonte, El Rocío, Setenil de las Bodegas (Cádiz), Sevilla, la procesión de la Virgen del Carmen en Estepona, La Alpujarra o la Mezquita-Catedral. “Quería que fuera como un espectáculo flamenco, con partes más reposadas y otras explosivas”, explica el cineasta sobre el método de edición, en el que destacan las transiciones fluidas que aportan un narrativa particular, como si de un moderno videoclip promocional se tratara.

Todo ello pivotando sobre una banda sonora que mezcla flamenco y ritmos electrónicos actuales, como es la canción L’ambôccá, del grupo Califato 3/4, convenientemente remezclada y adaptada orquestalmente por el músico Steven Richard Davis.

El resultado, es un vídeo impactante por la belleza de las imágenes y por el respeto a una peculiar manera de vivir, hecho por alguien que evidentemente se ha quedado prendado de ella.

Etiquetas
stats