Tamara Renée: “Ser mujer es placentero y también a veces difícil”

La cantante norteamericana Tamara Renée

Tiene sólo 28 años, aunque ella clama ser “un alma vieja recién plantada”. Lo dice en su disco debut, Conjur Woman, un trabajo que sorprende al oyente por la madurez compositiva que demuestra la norteamericana Tamara Renée (Nueva York, 1989) en su primera puesta de largo. Ya había grabado algún pequeño caramelo de RnB, aunque lejos de la riqueza lírica y rítmica de su álbum debut.

Un debut que ha compuesto y producido ella misma y con el que ha querido hacer algo de Soul y Jazz a la antigua usanza pero con un sonido moderno y contemporáneo. El resultado es un caramelazo de black music ejecutado por una cantante que parece destinada a dar muchas más alegrías a los amantes del sonido negro en un futuro próximo, sino inmediato.

La norteamericana estará este sábado en MODO presentando este disco y nuevas canciones, invitada por Jukebox Jam! y Cervezas Califa, y ha aprovechado para charlar con Cordópolis.

PREGUNTA. Hola Tamara. Empiezo por lo obvio. Hay gente que se pregunta qué relación tienes con España y por qué has parado en Córdoba para presentar Conjur Woman.

RESPUESTA. Bueno, llevo en Barcelona unos meses estudiando y haciendo investigación para un proyecto. Lo cierto es que ésta va a ser mi primera vez en Córdoba. Se que es un ciudad muy bonita y estoy deseando darme un paseo por ella y comprobarlo por mí misma.

P. Estoy seguro de que te va a gustar. Es una ciudad histórica. Me gustaría saber qué tipo de mujer es la que da título a tu disco. ¿Quién ese esa Conjur Woman?

R. Una Conjur Woman es una mujer que se siente cómoda en soledad y ella misma es un todo. Una Conjur Woman es una hechicera y una bruja. Es un recipiente.

P.

Son sin duda cualidades atribuibles al disco. Añadiría que también es una obra muy sofisticada. ¿Escribiste todo este material para el disco propiamente o eran canciones que has ido recopilando?

R. Empecé a escribir estas canciones hace unos siete años, con mi guitarra. Son canciones muy personales y que muestran un momento específico de mi vida. En aquel momento yo estaba tocando con una banda y les enseñé las canciones con la idea de desarrollarlas en vivo. Así fueron creciendo. Las tocamos en Nueva York y después de algunos años decidimos entrar al estudio. Lo cierto es que siempre quise que Conjur Woman fuera un disco clásico de Soul, aunque con sorpresas, por supuesto.

P. ¿Dónde lo grabaste?

R. Pues la mitad lo grabamos en Richmond, Virginia, con Devonne Harris, que es un excelente ingeniero de sonido y productor. Y el resto lo grabamos en Bushwick, Brooklyn. Prácticamente lo grabamos en directo, de ahí la textura que tiene. Fue toda una gran experiencia de aprendizaje para mí y es solo el comienzo

P. En algunas canciones dibujas un retrato de una mujer afroamericana un poco atrapada en un rol tradicional. ¿Crees que es una realidad predeterminada?

R. Creo que las mujeres pueden hacer y vivir como se sientan y cada mujer individual debe vivir su propia experiencia. Las mujeres se asocian tradicionalmente con las familias y por supuesto que hay presiones sociales para que la mujer sea “tradicional”, pero creo que depende de las mujeres decidir y definirse a sí mismas.

P. Lo preguntaba porque tú transmites una imagen muy lejana del rol tradicional.

R. Bueno, a lo largo del álbum, hay varios tipos diferentes de roles sobre los que canto. En algunas de las canciones hablo sobre tener bebés, hablo sobre corazones rotos, hablo de sexo por diversión, hablamos de enamorarnos, hablo de relaciones tóxicas y hablo de la llamada femmes fatale. A lo largo del álbum puedes sentir la complejidad de lo que significa ser una mujer. Es que ser mujer es complejo, dinámico, placentero y a veces difícil.

P. ¿Y también inspirador, no?

R. Pues de hecho el álbum está inspirado en la artista de Carolina del Norte Romare Bearden, que vivió la mayor parte de su vida en mi barrio, alguien realmente importante en el resurgir de Harlem. Era una artista de collage y pintora e hizo un trabajo del que he tomado prestado el título del disco y que es muy hermoso. Todo su trabajo es muy llamativo, surrealista, negro y sureño. Me imagino que estas imágenes y colores coinciden la experiencia sónica de este álbum. También es un homenaje a mis raíces históricas como Harlemita.

P. Ahora que mencionas los colores. ¿Qué pasa con ellos en el disco?

R. Son una serie de canciones que produje. Como artista, estos colores coinciden diferentes estados de ánimo, texturas, sentimientos y chakras. El azul puede ser un poco más melancólico y está profundamente conectado con mi voz, con el blues. Y el amarillo tiene un poco más de calor y está conectado a mis instintos intestinales.

P. ¿Y esos interludios qué papel juegan?

R. Son composiciones más recientes, que sentía que conectaban bien con el resto del material. Son pistas con un sonido más electrónico y futurista que también me flipa.

P. De hecho, tus primeros trabajos eran más RnB electrónicos. Este álbum es, sin embargo, mucho más rico. Me recuerda especialmente a una banda que me encanta, que es Hiatus Kaiyote.

R. Alguna vez me lo han dicho y yo encantada. Soy super fan.

P. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

R. He estado haciendo mucha música nueva que estoy deseando lanzar. Para mi es importante no quedarme en un único genero. Lo cierto es que siempre estoy buscando algo nuevo y mucho de ello va a sonar este sábado en Córdoba.

P. La última y no menos importante, al menos para mí, ¿algún plan para lanzar Conjur Woman en vinilo?

R. A mi me encantaría. ¡Yo creo que sí, espero que salga en algún momento!

Etiquetas
stats