'Ramona', el libro que fue un perfil de Facebook

La artista cordobesa Rosario Villajos | PALOMA RODRÍGUEZ

¿Quién coño es Ramona Ucelay y por qué la tengo agregada como amiga en Facebook? Pensó más de uno cuando descubrió que detrás del perfil que había agregado unos meses antes lo que había era una novela en ciernes. Una novela con cientos de editores y lectores en tiempo real. Una novela por fascículos a la que les habían permitido asomarse, sin haberles avisado.

Todo estaba en la cabeza de Rosario Villajos (Córdoba, 1978), una artista y creadora que, si en su primer trabajo narrativo (Face, 2017) optaba por la novela gráfica, para el siguiente comenzaba a escribir una historia desde una red social. El pasado lunes, Rosario presentó a Ramona (Mrs. Danves) en El Astronauta.

PREGUNTA. De alguna manera, Ramona es tu debut como novelista, no así como narradora. Aunque tampoco es que Ramona sea una novela al uso.

RESPUESTA. Sí, como tú dices, me he permitido experimentar y escribir de una forma a la que no estaba acostumbrada y probar cosas nuevas. Ramona no tiene una trama al uso. Se trataba de pasármelo bien, sobre todo, porque no había ninguna expectativa. Y, bueno, surgió de un perfil falso que creé en Facebook, el de Ramona Ucelay y, a partir de ahí, desarrollé una infancia y una adolescencia contada por este personaje.

P. ¿Quién es este personaje, quién es Ramona?

R. Ramona podríamos ser todas y todos. Es una chica bastante normal, criada en los 80 y los 90, con anécdotas bastante peculiares sobre lo que la rodea y sobre cómo va superando la infancia y la adolescencia, como si de un viaje se tratara. Es una viajera.

P. ¿Surge de manera premeditada?

R. Sí. A mí me daba mucha vergüenza escribir y, como ya he dado bastantes palos diferentes, pues pensé que si empezaba a escribir con mi propio nombre nadie me iba a tomar en serio. Pensaba que la gente iba a decir: “¿Y ésta ahora se va a poner a escribir también?”. Entonces pensé en hacer un perfil falso e ir poniendo cosas, ir poniendo párrafos, frases, y ver lo que la gente responde. Porque el feedback en Facebook es inmediato, sobre todo si agregas a gente de forma aleatoria. Porque claro, nadie sabía quién era yo. Solo lo sabían un par de amigas a las que se lo había dicho para que la gente empezara a agregarme.

Y bueno, empezó a funcionar. Y me ha animado a terminar la novela. Estaba bastante calculado. Lo que no estaba calculado es que yo fuera a desvelar que era un personaje falso. Yo pensaba publicar con ese nombre. Pero después de año y medio pensé: Joder, yo también me merezco una medalla.

Las redes tienen un punto selectivo. En ellas escogemos qué mostramos y qué no. Y esto, claro, con un pseudónimo o un perfil falso, puedes saltártelo y mostrar lo que te apetece y punto.

P. En realidad, todos tenemos nuestro personaje falso en las redes, aunque solo sea por selección, por poder escoger bien lo que mostramos. Eso, con un perfil falso, no te ocurre. Puedes decir muchas cosas sin filtro.

R. Sí. De hecho, si tu te vas al perfil de Ramona Ucelay, ya decía ella: “Escribo textos largos, ¿estás seguro de que quieres ser mi amigo?”. Eso en una red como Facebook, en la que funciona bien lo inmediato, lo rápido... Pues funcionaba, y eso me animaba mucho a seguir con eso.

P. ¿Por eso huyes de Twitter no? Es la red que más protege el anonimato pero la que más te limita la expresión.

R. Sí, a mí es que Twitter no me interesa. Aparte que Twitter está lleno de odio, no me interesa.

P. ¿Instagram?

R. Instagram sí porque la protagonista también dibuja. Así que le creé un perfil. Pero vaya, Instagram es una cosa muy positivista. Yo creo que la cagaron cuando añadieron los comentarios. Cuando no se podía comentar era mucho mejor.

P. Seguro que hay alguno de tus seguidores que no sabe que Ramona no existe.

R. Yo creo que hay gente que se está empezando a enterar ahora. Y eso que hice un post con una fotografía mía, junto a un muñeco en el que explicaba porqué había creado ese personaje. Y lo colgué en su perfil y en el mío. Y claro, hubo quién no se lo creía y me decía: “Me caía muy bien Ramona”. ¿Y yo no?

P. Tu anterior trabajo fue una novela gráfica. ¿Te ha costado prescindir del trazo para contar la historia?

R. Pues no me ha costado nada. Lo he agradecido porque dibujar es pensar también lo que vas a dibujar. Yo creo que escribir es algo más económico. Te sientas y escribes lo que sale.

P. Imagino que querrás repetir.

R. Pues la verdad es que estoy escribiendo ahora mismo. Así que espero que sí.

Etiquetas
stats